RSS

NUESTROS BLOGS

 
PÁGINA WEB
de Mª Esther García López
 
 
 
 
ALONSO PALABRAS
Blog de poesía de Agustín Alonso Biscayar
 
 
 
  PÁGINA WEB
de Pepe Monteserín
 
 
 
 
 VIRGINIA GIL
 
 
 
de Armando Murias
 

 

de Jorge Ordaz
 
           
 
  Francisco Priegue     http://franciscopriegue.wordpress.com
 
   
 
de J.Á. Ordiz
 

 

de Julio Rodríguez
 
 

NIEVES VIESCA

WEB OFICIAL

  

 Manolo D. Abad
 
 
 
 
Celia Álvarez Fresno
 
 
Fco. Álvarez Velasco
 
 
  
Fernando Beltrán 
 
 
  
Raúl Castañón del Río 
 
 
 
 BLOG
de Luis Díez Tejón 
 
 
de Fernando Fonseca
 
 
de David Fueyo Fenández
 
  
 
Alfredo Hernández García
 
 
 
 
 

 
M.Matas de Álvaro
 
 

 

 
   
REVISTA DE LITERATURA, ARTES Y OPINIÓN DE LA AEA
literarias.aea@gmail.com
 

Hazte socio

 No lo pienses más y hazte socio de la Asociación de Escritores de Asturias.

Tu obra literaria estará arropada por tus compañeros y será divulgada en esta revista.

Además, estarás en contacto con escritores de diferentes características y estilos.

Participarás en las Jornadas Literarias y en los Premios de la Crítica y Letras de Asturias

Tarifa anual:

Tarifa normal: 72 €

Desdempleado: 36 €

Hasta 25 años o mayor de 80: 0 €

De 25 a 30 años: 9 €

Contactos: asociacionescritoresdeasturias@gmail.com y tfno. 696 71 32 56 (Esther)

¿Qué es CEDRO?

   

  

¿Todavía no estás en CEDRO? El Centro Español de Derechos Reprográficos  es la asociación de autores y editores de libros editados en cualquier medio y soporte, encargado de defender los derechos... »Leer más

 

 

 

 

 

 

 

Actividades del mes

Feria del Libro de Xixón FELIX 17

  

Feria del libro de Xixón

Después de 18 años de ausencia en la ciudad se  celebra la Feria del Libro de Xixón, con un nutrido programa de actividades, que convirtieron el paseo de Begoña en un paseo literario y cultural.

Vermut literario en el DindurraEn su organización  colaboraron distintas  entidades, entre ellas la Asociación de Escritores de Asturias. Agradecemos a la  Fundación de Cultura que nos haya dado la oportunidad de  aportar nuestras sugerencias y  aportar a la Feria,  en distintos espacios,  la presencia de nuestros autores, tanto de prosa como de poesía,  participando  en  numerosos eventos programados,  presentaciones  y firmas de libros, talleres, música, conferencias, recitales, y mesas redondas. Una buena forma de hacer visible la literatura que se hace en Asturias y  también de mostrar nuestras inquietudes  y preocupaciones  y   disertar sobre la defensa de nuestros derechos como autores. Una  buena forma de darnos a conocer ante el numeroso público que se paseó estos días por  la Feria del Libro de Xixón. La Feria  tuvo el éxito que era de esperar y llenó  de ambiente cultural  el Paseo de Begoña,  mientras el sol, que tantas veces se esconde en Asturias, quiso lucir estos días y  hacernos olvidar los nubarrones que  nos amenazan en estos tiempos  de tormenta para la Literatura.

El Café Dindurra también fue escenario de actividades literarias, un escenario  singular  que guarda  memoria del Xixón Cultural desde hace  muchos años.

Además de  nuestros autores, contamos  con la presencia de Manuel Rico, presidente de la Asociación Colegial de Escritores de España  (ACE)  y de su secretario Manuel Quiroga Clérigo, Asociación con la que la Asociación de Escritores de Asturias tiene un convenio  de colaboración.

Manuel Rico participó en una mesa redonda  titulada  “La organización de los escritores en la era de internet”, junto  con Manuel G. Rubio, en representación de  nuestra asociación. Se debatieron temas tan interesantes,  como la necesidad de organizarnos como escritores y  reclamar una legislación que ampare y proteja  nuestros derechos.

Por su parte, Manuel Quiroga Clérigo  pronunció una conferencia sobre poesía y  aventura.

Después del éxito de esta edición,   tenemos asegurada su continuidad en próximas ediciones  en las que seguirá  creciendo  en cantidad y calidad.

Mª Esther García López

Presidenta de la Asociación de Escritores de Asturias

Feria del Libro de Xixón

Hasta el 18 de junio

 

Reseñas

 Autora:SLIMANI, LEILA

Título: CANCIÓN  DULCE (Chanson douce)

Ed. Cabaret Voltaire, Barcelona, 2017. ISBN 978-84-9444348-0. 278 pp. 19,90 euros

Traducción de Malika Embarek  López

____________________

Leila Slimani (Rabat 1981) es una periodista francesa, de madre franco-argelina y padre marroquí, que estudió en París en el Instituto de Estudios Políticos y en la Escuela Superior de Comercio; trabajó en L’Expres y Jeune Afrique, aunque desde hace un tiempo se dedica exclusivamente a la literatura. Tiene publicada una novela anterior, Dans le jardín de l’ogre (2014) y con ésta Canción dulce ganó el Premio Goncourt 2016.

Canción dulce es un relato cuyo título obedece al de una popular nana francesa  y está inspirado en un dramático suceso que tuvo lugar en Nueva York en 2012. Comienza narrando, ya desde la primera página, el asesinato de una niña y un niño, hermanos de corta edad, que llevó a cabo su niñera inmediatamente antes de intentar suicidarse. Es un trhiller que mantiene muy bien el suspenso de la historia, a base de cortos capítulos que van y vienen en el tiempo y el entorno de unos pocos personajes, muy bien retratados ambiental y psicológicamente.

Todo comienza con la preocupación de un joven matrimonio que, al plantearse el comienzo de la dedicación de la madre a su carrera de abogada, buscan concienzudamente una niñera que ofrezca las óptimas condiciones de confianza y seguridad para que sus niños y la casa estén bien atendidos. Lo consiguen con Louise, una francesa que es una maravilla de mujer en sus facetas de dedicación a la casa y los niños. Pero la dinámica de una vida demasiado tensa por las preocupaciones del día a día en un París actual, la dinámica interna y la historia de cada una esas personas, así como las relaciones que se crean entre ellas, acaban por desarrollar una historia terrible, que desde luego puede ser poco recomendable para madres jóvenes que estén preocupadas por la propia inseguridad y la conciliación de trabajo y la dedicación al hogar.

La novela puede explicar las razones ocultas que salen a relucir en la perplejidad de tantas reacciones simplista de vecinos y conocidos, incluso amigos; esas que se ven en las mini-entrevistas de las noticias de crímenes en telediarios y periódicos; esas “procesiones que van por dentro”, que no acaban de verse hasta que acontecen en todo su patológico dramatismo.

Una novela intensa, fuerte, bien hecha, que deja huella y que hace pensar en algunas de las cosas que van mal y que hacen tanto mal a las personas en nuestra sociedad actual.

Ángel García Prieto

 

RESEÑA  PUBLICADA EN  LA  NUEVA  ESPAÑA, COMO  “TRIBUNA” el lunes 29  de mayo)

Escritores de Asturias

Despedida de nuestra presidenta en La Nueva España

 Presidenta Asociación de Escritores de Asturias

Despedida

Nos dejó el escritor y compañero Mariano Arias

16.05.2017 | 03:47

 
 

La muerte nos sorprende. Nunca estamos preparados para emprender el camino hacia el otro lado. La muerte no respeta edades ni momentos. Llega y nos iguala a todos, a pobres, y a ricos, a famosos y a anónimos, a todos. Un momento trágico en el que termina la línea de nuestra vida. La línea que comienza cuando nacemos, y se va marcando con distintos puntos, de distintos colores, según el momento, hasta que se interrumpe con un punto negro que nos marca el final. Una línea a veces recta, a veces con curvas y silencios, con llanos y pendientes, con trazos firmes o frágiles, en muchos  momentos, con trazos inestables a punto de interrumpirse. 
Por mucho que estemos convencidos que veremos la luz al final del túnel, vivimos en la incertidumbre, sin saber si esa luz cegadora nos llevará a otra dimensión donde otra línea comienza. 
Nunca estamos preparados para recibir la noticia de la muerte de un ser querido, de un familiar, de un amigo. Pero ante su presencia no sabemos cómo cerrarle la puerta, porque atraviesa los muros más altos y más robustos, atraviesa la luz y la sombra. Nos persigue cuando llega la hora y ante su amenaza no podemos huir. 
Esta vez se nos fue un compañero, Mariano Arias. Un compañero escritor, que nos deja su palabra, sus mensajes, sus reflexiones. 
Mariano Arias, como dice el poeta Horacio, no morirá del todo. Sus palabras perdurarán en el tiempo. 
Mariano Arias, docente, escritor y filósofo, que trasmitió sus saberes a sus alumnos durante muchos años, y que nos deja una obra extensa, tanto en el campo literario como filosófico, ya descansa al otro lado. Que descanse en paz. 
En tu recuerdo, Mariano, valga este poema como humilde homenaje: 
Sendeiru / Yía mui difícil siguir / esti sendeiru / ¡tan estrechu! / Hai muitos precipicios, / tien el firme chen de xelu. / Nun puedo tropezar, / nin volver p'atrás. / El tiempu ta cuntáu / dende'l primer momentu. / Sol.lando, camino. / Avanzo , con tientu, / esbrozando maleza, / disfrutando momentos. / Voi pol camín del tiempu, / chen d'espinas. / Recórrolu buscando, / únicamente, / el sentíu de la vida. / Cuando chegue a la meta. / Fuxiréi / en silenciu. / Hacia otru camín soyáu de l.luz. / Fuxiréi / hacia outru l.lau / onde m'espera'l perfume de los días.

Nota necrológica

Se nos fue uno de los nuestros

 Se nos fue prematuramente y de súbito nuestro compañero Mariano Arias, uno de los fundadores en el año 2000 de la Asociación de Escritores de Asturias y su presidente durante los años 2011 y 2012, después de Pilar Sánchez y antes de Armando Murias.

Un cáncer fulminante segó su vida, poco después de haber publicado su tesis doctoral con el título “El escriba sagrado. Antropología materialista de la escritura”. Su literatura tuvo un fuerte componente filosófico y compromiso social, que la crítica y los jurados reconocieron al quedar finalista en el Premio Nadal (1991) y con el Premio J. Rulfo de Relatos (1992).

Descansa en paz

 

 

El poeta Miguel Alarcos le dedica esta elegía:

 

Muerde la muerte el aire,

A tientas contra ti -arbitraria-, anega

Radiante vida en nave,

Intenso pensamiento,

Artífice preclaro de la pluma.

       No morirás del todo:

       Otros ojos leerán tu savia o fruto.

Ardiente juventud madura alzó

Rumor de ígneos remos,

Incesantes cenizas, imborrables.

Albo cisne perenne te sustancia,

Sostiene ya tu pluma.

                                         

                                                                    Redacción   

Actividades

Lecturas en LibrOviedo

 Con el título Pallabres y sones al vientu, un puñado de escritores de la Asociación leyeron sus textos en la cita literaria que goza de tan buena salud todas las primaveras en Oviedo. La literatura estuvo acompañada del músico gijonés Dani de la Cuesta, que hizo sonar su harpa (él defiende que debe escibirse con h para ser consecuentes con su étimo) y bandurria asturiana (diferente al instrumento con el mismo nombre usado en las rondallas).

Además, algunos autores de la AEA presentaron sus libros en la feria, que desde hace unos años se celebra en la antigua plaza del pescado de Trascorrales.

Redacción

Reseñas

 Todas estas lágrimas de Guillermo Rico Gallego

Ediciones Camelot, 2017, 111 páginas

Una forma de atrapar el mundo                               por Armando Murias Ibias

 

La portada y contraportada ya nos anuncian con una certeza inequívoca el contenido. Textos y gráficos desdibujados, líquidos, oníricos, imposibles de abarcar. Visiones propias del surrealismo:  “El coche desciende por la rampa para darse de frente con un tumulto fosforito de cuerpos casi desnudos atrapados. Martín desacelera regocijándose en la deformidad de ese todo como en la persistencia de Dalí” (pág. 54). También está presente (en letra cursiva) el mundo de los sueños trenzado con reflexiones filosóficas: “En su mano, la magnitud del caos” (pág. 68).

Y es que Todas estas lágrimas (editorial Camelot, 2017) es el primer texto editado del joven Guillermo Rico Gallego (Gijón. 1980) en el que más que afirmar, hace preguntas. Se puede decir que se mueve por las páginas como un gato en la oscuridad elevando la cola en forma de interrogante. Así lo dice en la página 13: “Otra vez el cosmos de las interrogaciones: ¿quiénes somos?, ¿dónde irán?, ¿a qué se dedican? En este lugar de cristales circulares donde termino sentado…”.

Esta nueva propuesta literaria viene avalada por horas de lectura, música y cine, que dejan el poso de un café turco, solo visible al final. Las frases cortas, azorinianas, sorprendentes, aceradas, conforman una reflexión alargada o convexa de la realidad, un logro de corte vanguardista que intenta atrapar aquello que se escapa de nuestras definiciones, por tanto es un texto (prosa poética o poesía en prosa) que desafía nuestra comprensión del mundo para comprenderlo mejor.

Reseñas

El triunfo de la palabra

Reseña de Ingenio lego, de Marcelo Matas.

Editado por la Diputación de Salamanca, 2016

125 páginas.

 Por David Fueyo

Dice el escritor Eloy Tizón, —quizá uno de los que más ha teorizado sobre el cuento en los últimos años— que todo aquel que no se pliegue dócilmente a los dictados del mercado debe ser consciente de que no va a tenerlo fácil; ha escogido un camino en rampa, áspero, lleno de dificultad y con muchos escollos. Ese es la senda elegida por Marcelo Matas a la hora de llevar a cabo su Ingenio Lego, la del triunfo de la palabra sobre cualquier otra consideración, —mercantil, estilística o simplemente dejándose llevar por las modas— fuera de lo meramente literario.

 Conozco a Marcelo, sé de su sensibilidad con el cuento infantil, de hecho tuve el placer de presentar El niño que se convirtió en coche (Juglar, 2015), un cuento para contar y disfrutar en familia, accesible y a la vez delicado. Lo compartí con niños y comprobé que disfrutaban conmigo; sin embargo he de confesar que no me esperaba la profundidad, complejidad y delicadeza que el mismo autor iba a sugerirme apenas un año después con éste, su Ingenio Lego, aunque durante el tiempo que le conozco puso ante mi diversas pistas de este talento literario en forma de cuento corto en varias antologías en las que participamos ambos, promovidos por la Asociación de Escritores de Asturias (Pravia con todas las letras, Mina de palabras, u Oviedo, libro abierto). Ahora me doy cuenta de que, de un coleccionista de Quijotes como es Marcelo, puedes esperar —literariamente hablando— cualquier ingeniosa aventura escrita.

 Ingenio lego, impecablemente editado por la Diputación de Salamanca, contiene catorce cuentos que van desde el monólogo interior hasta el lenguaje cervantino, del humor al desasosiego, de la prosa poética sin ni un solo punto seguido a la transcripción oral del lenguaje del pueblo, sus chascarrillos y sus muletillas, consiguiendo así la obra ser una polifonía llena de escollos bien superados muy lejos de lo que Tizón busca para el cuento moderno —picante, con cierta acidez, veloz y ligero— pero por encima en calidad y equilibrio de mucho de lo que se publica hoy en día.

Los catorce cuentos sugieren. Creo que ese es “El Piropo” con mayúsculas que puede definir un buen cuento. Desde el impresionante relato que da nombre al volumen, en el cual Marcelo parece tomar la pluma encarnado en un noble que, siguiendo escrupulosamente el tono cervantino, dice que prefiere ser olvidado que reconocido a pesar de conocer a Cervantes e incluso haberle regalado sus propios versos para que este pudiera conformar su prestigio en el futuro, —sencilla y retorcidamente lúcido— hasta el humor de guante blanco presente en Cuento de Navidad, una historia cotidiana que nos lleva un paso más allá en la vida de un soldado.

 Hay lugar para la metaliteratura y el olor a librería de viejo, fonda y paraíso de aquellos que creemos que los libros son un tesoro, máxime si son encontrados entre un montón de saldos amarillentos o, mejor aún,  en un contenedor de basura (Agua de palabras y Gesticulan voces). También para el monólogo, para el cuento torrencial (La casa en el camino de los juegos y el impresionante Al final el silencio, con el que se cierra el volumen), para la luz y la esperanza de dos enamorados unidos en todo menos en dimensión, —él en la real, Clarín, y ella, Ana Ozores, su creación, en la literaria—, y para la oscuridad, la venganza y la crudeza (Por la piel y El peluquero zurdo), historia (Rubén Darío se lava con Heno de Pravia), vida como trayecto (La vaca Jueves) y la muerte que en el fondo es un viaje de ida sin retorno, (El regreso, y vuelvo a citar otra vez Al final el silencio).

 Los catorce cuentos están trabajados con la paciencia y precisión del orfebre. No hay escritura rápida, no hay prisas, no hay estruendo ni alharaca, tampoco extraños artificios ni Deux ex machina. El camino es en rampa áspera, pero sabe a dónde llevarnos: literatura pura y consistente, juego canónico donde no hay un canon preestablecido más allá de poner a funcionar las palabras con una cuidadosa fascinación por el lenguaje. Ingenio Lego no podría ser escrito por alguien que no ama la literatura y la comprende como vehículo de belleza y emoción. No podíamos esperar otra cosa de un coleccionista de Quijotes.  Otro triunfo para la palabra que a buen seguro sabrá saborear el avezado lector.

 

 

 

 

 

 

 

 

Actividades del mes

Día del Libro en Gijón

 

La Asociación de Escritores de Asturias se adelanta a la celebración del día del Libro (23 de abril) con un recital literario en el Centro Cultural antiguo Instituto gijonés. Este pasado martes una docena de poetas y prosistas de la Asociación leyeron ante un público entregado textos de diferentes características.

 

La presidenta de la Asociación, Esther García López, actuó como maestra de ceremonias a la hora de presentar a los escritores, que estuvieron arropados por el cantautor Diego Carreras.

 

 

 

 

En recuerdo de Pablo Ardisana

El poeta del oriente asturianu déxanos una herencia poética mui importante.

Pablo Ardisana nació en Hontoria, Llanes (1940-2017). La poesía ta de lutu estos díes n’Asturies. Pablo Ardisana falleció’l pasáu 3 d’abril. El poeta del oriente asturianu déxanos una herencia poética mui importante.
 
Pablo Ardisana nació poeta, magar la so primera publicación "Única geografía", poemes en castellán, fuere en 1982 cuando ya tenía 42 años. Ye cuatro años más tarde cuando publica’l so primer poemariu n’asturianau Armonía d’anxélica sirena publícalu en 1986. A esta obra siguiríen otres cuantes, toes elles de gran altor lliterariu. Rosamaría (1987), Azul mirar d’amor (1989) y Una luz inesperada (1991). Poeta de gran sensibilidá, la so poesía ye musical y cenciella, nella predomina’l tema amoroso y ta mui presente tolo lo rellacionao con la naturaleza y el paisaxe más cercanu, aportando otra visión poética a la poesía reivindicativa que se fixo naquellos años.
 
Prauticaba un versu cenciellu y curtiu, que busca tanto la eufonía de la palabra como la emotividá, Ardisana anda a caminar peles intemporales siendes estétiques del romanticismu y d'un ciertu modernismu.
 
Pablo Ardisana constrúi una de les voces más personales de les actuales xeneraciones lliteraries asturianes.
 
Sirvan estes llinies como cenciellu homenax a esti poeta que nos dexó nesti mes d’abril nel que la primavera preside la vida y la muerte.
 
Esther García López

 
XUNTO A LA MAR
 
Xunto a la mar
d'aquellos branos,
cuandu dexabes al to cuerpu
asomase nes fines orielles
del traxe azul que t'enduviellaba
abierta pal amburante sol,
y pa las brises dadores
d'enriaderes d'ocla tresparente...
Xunto a la mar
d'aquellos branos,
pel sable comu alfombra persa
yeres armonía d'anxélica sirena.
 
Pablo Ardisana
 

Reseñas

La memoria indiviaul y colectiva en \"Yo estaba allí\" de María Esther García López, por Lauren García

Desde la primera a la última línea hay en “Yo estaba allí” de María Esther García López (ediciones Trabe)- versión en castellano de “Yo taba ellí”- hay un ansia imparable de retener el tiempo. Una conversación con un anciano abre el libro en legítima valoración humana de rescatar esa pérdida del mundo rural que asola nuestra tierra, mientras tanto “la aldea enmudece por momentos”.  Instantáneas  y recuerdos a los que la escritora  asigna un baúl “de lágrimas oxidadas”.

“Yo estaba allí” conserva términos en asturiano, que prueban la excelsa riqueza de nuestro idioma. Sus historias de pueblo y sus devaneos del azar sonsacan mitos y  leyendas, la palabrería popular solidificando la tradición. Todo ello será tratado por Esther García López con encomio y prudencia. La superchería y la superstición de la muerte ensañándose con la vida dará lugar a la doble vertiente: bodas y entierros.

Por la prosa de la escritora asturiana transitan la soledad de estar sola en la folixa, lo apremiante de sentir la rasgadura de la vida como el efecto de unos zapatos nuevos, el rito de la queimada sobre la hoguera, el poder curativo de la gaita desenredando telas de araña, la sidra tatuando la piel, como la flor del agua en forma de nuestra identidad amamantando nuestra forma de ver la vida… Pasajes que no dan lugar a equívocos para sentenciar: “Otra vez me engañó el tiempo”. 

Desde el elemento popular que tienen las fiestas populares como El Bollo y San Mateo se añade una comicidad muy asturiana para proyectar sus casualidades disparatadas.  Memoria íntima y colectiva como un barco de papel en manos del mar. “Yo estaba allí” es más que un documento, sino memoria viva de lo que es Asturies como pueblo: la  sabiduría de las fuentes y la señaldá de la nieve. Una foto roída en blanco y negro de  una romería donde tropieza la memoria. 


-Lauren García

Escritores de Asturias

Reseña de YO ESTABA ALLÍ

 MARÍA ESTHER GARCÍA LÓPEZ: “¿HABÍA PASADO REALMENTE EL TIEMPO?”.

VE LA LUZ EN CASTELLANO “YO ESTABA ALLÍ” (ED. TRABE, OVIEDO 2016)

El mismo día que María Esther García López cumple años, pocos y muy bien llevados, publica un precioso libro de relatos titulado “Yo estaba allí”. Se trata de veintiún textos que la Profesora, Experta de Filoloxía Asturiana y Miembro de la Academia de la Llingua Asturiana escribió en su lengua (“Yo taba ellí”) y ahora ella misma ha traducido, aunque en la versión castellana se advierten algunos giros y modismos típicos del habla y las tradiciones del Principado. Es un libro testimonial, divertido y lleno de poesía y de datos pintorescos que harán las delicias de los asturianos y de los amantes de aquellos paisajes y paisanajes, pues son los asturianos los protagonistas de los mundos que la escritora, poeta y actualmente Presidenta de la Asociación de Escritores de Asturias y socia de la Asociación Colegial de Escritores de España, ACE, recrea el mundo intimista de su tierra, pues ella nació en La Degollada (Valdés) y es una gran conocedora de la Asturias rural y de su pasado lleno de esplendor y de vitalidad literaria. Dedicado “A Ernesto, que estaba allí conmigo”, el primer episodio “La boda” del apartado “Yo estaba allí, en las Güelgas” es todo un guión cinematográfico con cuestiones jocosas, con enredos amorosos, con buena alimentación, defunciones varias y un final, digamos, escalofriante. Todo ocurre gracias al ingenio de Pacho, cronista de un tiempo y unos hechos muy bien reflejados por la autora. “Y les aseguro- leemos.- que nadie olvidó esta historia en el pueblo”. Luego llega una fiesta, con diversión a porrillo, con “música de GAITA, con RISAS, con BAILES, con olor a comida por todos los rincones” esos invitados que disfrutan de lo lindo en Piedrasblancas, el hermoso pueblo en que vive Esther García “Vivo nun llugar que me presta”, explicaba años en una completa entrevista que la hicieron en su lengua para la revista que editaba entonces Biblioasturias, antes de Álvarez Cascos. “Oigo sonar una GAITA,/oigo sonar un TAMBOR,/baila la xente del pueblu,/ya le fiesta del patrón…”. Después la cita es en el parque pero con “Mis pies lastimados”, cuestiones de la existencia también importantes a la hora de relatar lo cotidiano: “Coloqué los zapatos con cuidado, a mi lado, y me puse a contemplarlos”. Cuando llega la queimada todo se transforma: “Que no se vayan, que vengan todos y que la queimada llegue hasta el cielo. ¿Qué se avive el fuego! ¡Magia para la queimada!”. “Yo estaba allí, cavilando” dedicado a “La estrena” es un relato entre memorístico y gratamente erótico, habla de la juventud alborotada, de un amor que parece retornar…”Y con los trapos de antaño en la memoria, nos fuimos y estrenamos otra vez la primavera, escondidos de la luna que nos miraba envidiosa desde lo alto, con los ojos bien abiertos”. La música suena de nuevo, porque se dice que “La gaita es para tocarla”, aunque- mira por donde-resulta que una familia de arañas quieren participar en la fiesta y ya veremos qué pasa….La jocosidad llega “En la romería” cuando “El vaso de sidra” relata su propia vida de cosa material pero con su corazoncito:”Echái sidra nesti vasu/que yo quiero beber más,/porque cuando yo toi “juna”/toles penes se me van(…)”. Estamos ante páginas que, en algunos momentos, nos recuerdan al mejor Steinbeck, a García Márquez, a Leopoldo Alas, a Borges, a Julio Ramón Ribeiro, a Cortázar, a Eduardo Mendoza, a poetas como Gonzalo Rojas, Antonio Colinas, Gamoneda…

En la entrevista citada a la pregunta de para qué sirve la literatura Esther contesta: “Pa enanchanos l´horizonte, pa suañar, pa divertinos, pa deprender, pa conocer otres cultures, pa viaxar…”. Su biografía es amplia, desde “El tatuaxe”, de 1998, uno de sus primeros libros hasta “Quiero ser  Arcu Iris” de 2014 y otros títulos de interés, amén de participación como coordinadora autora en libros colectivos, conferencias, artículos en la prensa, como los de “La Nueva España”, y estudios sobre la llingua y su recuperación, por lo que el Centro Asturiano de Madrid le concedió en 2007 el “Urogallo de Bronce”. Ha obtenido además números premios, menciones y galardones tanto por su trabajo docente como por su labor de creación. Notoria fue la presentación en Luarca del libro “Faraguyas (haikus)”, que demuestra su amplia dedicación a la literatura en todas las facetas. En 2015 fue nominada como “Vaqueira de honor” del Festival Vaqueiro y la Vaqueirada.

Delicioso es el relato “Volvieron al Bollo”, de “Yo estaba allí, en Avilés”, con un fotógrafo desmañado, una cámara estropeada, un accidente en medio de la fiesta…Pero la diversión llega cuando se trata de “Reservar sitio en el campo” para las fiestas de “San Timoteo, eo,eo,eo,eo…” que recuerda las de San Emeterio en Pimiango cuyos prado y ermita José Luis Garci retrató con talento en la película “El abuelo”, basada en la obra de Pérez Galdós. En “El chambrón”· sigue la fiesta y en “Oscurecer” donde la sidra nos sale hasta por los ojos: “¿Un culín, amigos? ¿Queréis un culin? ¡La sidra pide más sidra!”. Los barredorios, que podríamos traducir como los últimos de la fiesta, los trasgus de los prados, los cuélebres, las xanas, los enamorados clandestinos, los borrachines divertidos van desfilando por allí como cuando llegan los “Cabezudos” y surgen algunas dudas, cuando se dueña con un “Barco de papel” o al rememorar una juventud escolar y reidora en “Examen de ingreso”: “Toda la calle riéndonos sin saber de qué nos reíamos”. La tristeza de “El entierro” que un petirrojo volando, la aventura de “La plaza del paraguas”, “El vivir la nieve” con otro ¿o el mismo? petirrojo llamando a la ventana, la soledad de “¡Nadie…!”, el juego con los tritones, la historia un tanto cruel de la “Deshonrada” y, al final, esa bella rememoración de “Yo estaba allí, en la Fontanica”, parte de una biografía que despierta tiempos pasados, juegos del asombro,  esas “imágenes en movimiento”, en definitivo los inocentes “Juegos de niños…”. La autora que, confiesa, ha estado en muchas partes, ha vivido agradables momentos en su tierra asturiana, ha disfrutado de la sidra y los bailes, ha escarbado en la memoria suya y en la de los demás, ha hecho perfectos relatos psicológicos de sus personas y ha penetrado en los espacios de la soledad, la tristeza y la muerte pero que, aún, puede seguir y seguirá narrando las leyendas y vivencias de ese mundo rural repleto de vitalidad, se pregunta: “¿Había pasado tanto tiempo?”.

Pues tras haber disfrutado con la lectura de estas 119 páginas de “Yo estaba allí” únicamente nos quedaría decir: “Asturies que guapina yes”.

Manuel Quiroga Clérigo. (Secretario de la Asociación colegial de escritores de España)

                       Majadahonda, 8 de Diciembre de 2016.

Escritores de Asturias

Reseña de YO ESTABA ALLÍ

 LA VOZ DEL CENTRO

DICIEMBRE, 2016

 

Yo estaba allí, de M.ª Esther García López

 

Así se titula el último libro de esta escritora valdesana, cuya obra literaria: poesía y narración está escrita en lengua asturiana. Yo estaba allí es una traducción de la autora del original Yo taba ellí, publicado en 2015, ambas en la editorial Trabe. Acaba de llegar a nuestras manos este libro de relatos de M.ª Esther, autora premiada en su ya larga trayectoria literaria, miembro correspondiente de la Academia de la Llingua Asturiana, profesora de larga y fructífera experiencia, que reparte su vida profesional y familiar entre Piedras Blancas y La Montaña de Valdés.  Perdura desde hace muchos años mi amistad hacia ella, pero sobre todo el reconocimiento a su trabajo literario, y no menor a su labor social y cultural en el entorno en que se mueve. Sus libros, o sus centenares de artículos de prensa nos dejan cada vez el eco fiel de un modo de hablar, es decir, de pensar y de vivir, de esa collada o paso entre las sierras de Panondres y Buseco, donde siempre se ha levantado su casa, en La Degollada.

Cuando cada año, en el primer domingo de octubre, acudo con mi grupo de Montaña, Estoupo, a la Fiesta de Belén, encontramos a Esther, engalanada con el traje regional, entre sus vecinos de toda la Parroquia, podemos ver en cierto modo su papel de mujer necesaria para que la vida de un pueblo, tan solo a veces, continúe. Porque, no nos engañemos, también existe la soledad y la tristeza.

Y en este libro de estampas costumbristas, M.ª Esther nos da un poco de su vida, pero sobre todo de la personas que la rodean, de los animales que la acompañan y del paisaje que la envuelve. Ella cuenta las historias que ha escuchado o que ha vivido. Nos narra cómo, por ejemplo, las familias de La Casona, en el pueblo de Las Güelgas, dos mujeres fallecen de indigestión tras una comida-cena de boda, el mismo día y con el mismo intervalo de tiempo con el que habían nacido hacía 88 años. O en La fiesta, un relato tocado levemente por el efecto narrativo de la anagnórisis, la autora nos hace creer que nos encontramos ante un mendigo, al que todos dan la espalda en un día de fiesta. Un pobre solo, que nos apena y ganas nos da de llevarlo a casa. La palabra “ladridos”, al final de la historia, nos saca del equívoco. Estamos ante un perro, pero la soledad y el desprecio se hacen tan insoportables para ellos como para nosotros. Pasan los relatos por nuestras manos y cada uno lleva un mensaje implícito: unos zapatos, por ejemplo, que son la definición de las personas que los calzan; o los espíritus invocados en una queimada que llegan para estar un momento con nosotros, sin ocupar sitio. Y esa sensación, maravillosa, que una mujer tiene cuando estrena la ropa que le gusta. Un vaso de sidra, en fin, que siente los latidos del corazón a través de la mano que lo sostiene, en una bellísima y original personificación.

Pero también está la muerte, un tema importante en la narrativa de Mª. Esther, aun siendo ella de carácter tan jovial y expansivo, que se recuerda en ese bello cementerio avilesino de La Carriona, en el que unos amigos de una pareja de enamorados, fallecidos en un accidente, no podrán celebrar ya nunca más el día del Bollo. Llegan los relatos de sus hitos vitales: desde su primer viaje a Oviedo, para hacer el examen de ingreso en el Instituto Alfonso II, a la iniciación sentimental de la adolescencia en las fiestas de San Timoteo.

Es este libro, por tanto, una crónica de su gozoso y dolorido sentir y, también, de una nostalgia que casi nunca cesa. Como esa nevada que obliga a su padre a construir los primeros zancos, para ella y su hermano,  para no hundirse al salir de casa. O ese tremendo frío de la infancia que se llevó para siempre a su vecino Xusto, muerto en la soledad de su casa.

-Pero no nos engañemos  -parece decirnos la autora-: la soledad es patrimonio de un alma, no de un lugar. Porque se puede acudir al multitudinario Bollo de Avilés y pasear entre las gentes que llenan El Parche y encontrarse solo entre la felicidad de los otros. Eso es lo que se nos dice en el titulado Yo estaba allí, sola…

Los veintiún relatos del libro hablan de ella, pero sobre todo de sus circunstancias. Por la casería de La Degollada, junto al Río Negro, en toda La Montaña de Valdés, la vida puede ser difícil, y es evidente que mueren más personas que nacen. El libro se cierra con una clave de esperanza: a la muerte siempre le sucede el canto del petirrojo, anunciando la vida.

 

                                                                       José Antonio Pérez Sánchez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Presentación de poemario

Nieves Viesca

 

presentación

El nuevo libro de Raúl Castañón presentado por José Havel

 

Novedades de socios

Raúl Castañón

 

Novedades de socios

Nieves Viesca

 

Portada y contraportada

NOVEDADES DE SOCIOS

Lectura dramatizada

 

Nuevo libro de Pepe Monteserín

 

Novedades de socios

Libro de Marcelo Matas

 

Novedades de los socios

 Nuevo libro de Ángel García Prieto

“El Fado tiene no sé qué/ que prende la vida de la gente/ un nada que no se ve / un todo que la gente siente”, se canta en “Destino marcado”, con la letra de Fernando Farinha y la música del Fado Menor. El Fado apasiona, seduce, da más de lo que puedas esperar, te hace llorar o reír, explica el amor o el fracaso, el bien y su ausencia, encandila, arrebata, estremece.

El Fado es en último extremo inasequible y nuestro libro no puede pretender explicarlo, pero si acercar un tanto más al mundo propio de esta fascinante poesía musicada y cantada por portugueses. Porque también el Fado se revela cuando él quiere y se te da. Y este libro habla de modos, formas, maneras, caminos, historia, lugares, ambientes, personas y palabras del Fado, que pueden hacer posible el milagro de esta pasión.

En este libro intervenimos unos amantes de Portugal y enamoradas del Fado, para unirnos también a los lectores que tengan la suerte de conmoverse ya con el Fado o para los que en estas páginas se lo puedan encontrar.   

Nuevo poemario de David Fueyo

 

Oviedo, libro abierto

Novedades de socios

Yo estaba allí, de Mª Esther García López

 

Novedades de socios

Una mala racha, por Julio Rodríguez. Editorial Menoscuarto, 2016

 

Colección Diez

Primavera eterna. Varios autores.

Novedades de socios

Circo, de José Ángel Ordiz

 

 

Novedades de socios

El Río Tejo, por Ángel García Prieto.

Colección Diez

Kaledidoscopia. Col.Diez 2

 

Descargar documento(374,85 Kb)

Novedades de socios

Apabullante silencio extranjero, de Fernando Fonseca.

Novedades de socios

Territorio Whatsapp, de Raúl Castañón del Río.


Carta abierta a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social

LA ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE ASTURIAS Y LOS ESCRITORES JUBILADOS
 


La entrada en vigor del Real Decreto-ley 5/2013, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, ha hecho que la Seguridad Social esté declarando incompatible la percepción de una pensión de jubilación con la de los derechos de autor por obras propias, cuando estos superan el Salario Mínimo Interprofesional. El caso afecta a gran parte de los escritores jubilados, que ven amenazadas sus pensiones.

Son muchas las voces que se han alzado contra la injusticia que supone la norma con carácter general. La Asociación de Escritores de Asturias (AEA) se suma a ellas, al tiempo que recuerda a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social que la percepción de derechos de autor, al menos con relación a los generados por obras no escritas en el año de que se trate, no supone un rendimiento procedente del trabajo, sino de un patrimonio acumulado a lo largo de los años anteriores, asimilable al cobro de rentas derivadas de bienes muebles o inmuebles. Si la pretensión del Real Decreto-ley que se cita es la de regular la compatibilidad de la pensión de jubilación con el ejercicio de un determinado empleo o trabajo, resulta evidente que, en este caso, el supuesto de hecho (el ejercicio de un trabajo) no existe, razón por la que la AEA considera inadmisible, al menos en este caso, la interpretación de la norma que están dando los poderes públicos.


Carta abierta a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social

LA ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE ASTURIAS Y LOS ESCRITORES JUBILADOS
 


La entrada en vigor del Real Decreto-ley 5/2013, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, ha hecho que la Seguridad Social esté declarando incompatible la percepción de una pensión de jubilación con la de los derechos de autor por obras propias, cuando estos superan el Salario Mínimo Interprofesional. El caso afecta a gran parte de los escritores jubilados, que ven amenazadas sus pensiones.

Son muchas las voces que se han alzado contra la injusticia que supone la norma con carácter general. La Asociación de Escritores de Asturias (AEA) se suma a ellas, al tiempo que recuerda a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social que la percepción de derechos de autor, al menos con relación a los generados por obras no escritas en el año de que se trate, no supone un rendimiento procedente del trabajo, sino de un patrimonio acumulado a lo largo de los años anteriores, asimilable al cobro de rentas derivadas de bienes muebles o inmuebles. Si la pretensión del Real Decreto-ley que se cita es la de regular la compatibilidad de la pensión de jubilación con el ejercicio de un determinado empleo o trabajo, resulta evidente que, en este caso, el supuesto de hecho (el ejercicio de un trabajo) no existe, razón por la que la AEA considera inadmisible, al menos en este caso, la interpretación de la norma que están dando los poderes públicos.

Una mala racha

Julio Rodríguez. Editorial Menoscuarto, 2016

 

Oviedo, libro abierto

Nuevo poemario de David Fueyo

 

Novedades de los socios

 Nuevo libro de Ángel García Prieto

 

“El Fado tiene no sé qué/ que prende la vida de la gente/ un nada que no se ve / un todo que la gente siente”, se canta en “Destino marcado”, con la letra de Fernando Farinha y la música del Fado Menor. El Fado apasiona, seduce, da más de lo que puedas esperar, te hace llorar o reír, explica el amor o el fracaso, el bien y su ausencia, encandila, arrebata, estremece.

El Fado es en último extremo inasequible y nuestro libro no puede pretender explicarlo, pero si acercar un tanto más al mundo propio de esta fascinante poesía musicada y cantada por portugueses. Porque también el Fado se revela cuando él quiere y se te da. Y este libro habla de modos, formas, maneras, caminos, historia, lugares, ambientes, personas y palabras del Fado, que pueden hacer posible el milagro de esta pasión.

En este libro intervenimos unos amantes de Portugal y enamoradas del Fado, para unirnos también a los lectores que tengan la suerte de conmoverse ya con el Fado o para los que en estas páginas se lo puedan encontrar.   

©2008 Asociación de Escritores de Asturias Aviso Legal

Iniweb 2.0  -  Conforme con:  CSS - HTML4.01 - TAW