RSS

NUESTROS BLOGS

 
PÁGINA WEB
de Mª Esther García López
 
 
 
 
ALONSO PALABRAS
Blog de poesía de Agustín Alonso Biscayar
 
 
 
  PÁGINA WEB
de Pepe Monteserín
 
 
 
 
 VIRGINIA GIL
 
 

 
de Armando Murias
 

 

de Jorge Ordaz
 
   
 
de J.Á. Ordiz
 

 

de Julio Rodríguez
 
 
de Rubén Rodríguez
 
 
 

NIEVES VIESCA

WEB OFICIAL

 

 
 Manolo D. Abad
 
 
Celia Álvarez Fresno
 
 
Fco. Álvarez Velasco
 
 
Mariano Arias
Fernando Beltrán 
 
 
Aníbal del Valle Uría
 
 
 
Raúl Castañón del Río 
 
 
 
 BLOG
de Luis Díez Tejón 
 
 
de Fernando Fonseca
 
 
de David Fueyo Fenández
 
 
de Miguel Á.Galguera
 
 
Alfredo Hernández García
 
 
 
 

 
M.Matas de Álvaro
 
 

 

 
   
REVISTA DE LITERATURA, ARTES Y OPINIÓN DE LA AEA
literarias@escritoresdeasturias.es
 

¿Qué es CEDRO?

   

  

¿Todavía no estás en CEDRO? El Centro Español de Derechos Reprográficos  es la asociación de autores y editores de libros editados en cualquier medio y soporte, encargado de defender los derechos... »Leer más

 

Firmas y opinión

Parodia que algo queda

 Por Javier Lasheras 
En la portada de la última obra de Luis Artigue (León, 1974) se puede leer en un apunte entrecomillado que se trata de «una novela negra, psicológica y de alterne». Bueno, es una forma de verlo, porque para quien suscribe, una vez llegado al final del libro se me impone la certeza de que el aviso es inexacto. Y esto me parece así porque Club La Sorbona »Leer más

Reseñas

Cieno, de Ernesto Colsa

 
DAVID FUEYO
 
Con la publicación de Cieno, Ernesto Colsa culmina una obra en la que ha estado inmerso durante la última década. Cieno no es una novela fácil de escribir pero sí de degustar por el lector, … »Leer más

Firmas y opinión

Los últimos pasos de la Transición

Quizá sea el término Transición el que se ha consolidado con más fuerza cuando queremos referirnos al proceso que va desde la muerte de Franco hacia el afianzamiento de la democracia. Lo que no está tan claro son sus límites cronológicos, sobre todo el final. »Leer más

Música

Por Manolo D. Abad
Como si de un Cid Campeador de la creación se tratara, Enrique Morente sigue venciendo en la batalla que tantas veces ganó: ... »Leer más

 

Reseñas

El malentendido, de Irène Emirovsky

Por Ángel García Prieto
 
 
 
 
 
 
 
Irène Némirowsky huyó de la revolución rusa con su acomodada familia de origen judío a Francia; estudió letras en la Sorbona y comienza una brillante carrera de creación narrativa, hasta que, junto con su marido, es víctima de la persecución nazi y sufren la deportación a Auschwitz, donde fueron asesinados. Sus hijos salvaron la obra que no había sido publicada hasta entonces. En España ya se han editado al menos trece novelas en estos últimos años. »Leer más 

Reseñas

Historia golfa de las monarquías hispánicas: Diego Medrano o el ensayo afterpunk,

Por Ernesto Colsa

Después de un montón de novelas, varios poemarios, un par de colecciones de relatos, un libro de correspondencia —que le ha llevado a declarar en los estrados— y un quintal de colaboraciones en prensa, Medrano se ha atrevido a abordar el exigente arte del ensayo. »Leer más

Firmas y opinión

Placeres primigenios: Una nota sobre los orígenes del cómic

POR JESÚS PALACIOS
Cada vez veo más y más cine mudo. Cada vez me gusta más y más y, naturalmente, cada vez entiendo mejor aquello que le decía Hitchcock a Truffaut de que muchos directores modernos deberían ver bastante más cine mudo y aprender de él. Nuestra mala costumbre de pensar en términos de un progreso lineal, a menudo tan ficticio como viciado, tiende a crear la impresión de que artes y medios de masas, populares y comerciales al tiempo, dependen de la progresión tecnológica para su mejora y disfrute. Nada más lejos de la realidad. Lo nuevo no siempre es mejor... » Leer más

Reportajes

La expedición de Villasur: Un western español verídico

JOSÉ HAVEL
Sucedió el 14 de agosto de 1720, cerca de la actual Columbus (Nebraska). Al amanecer, los indios pawnee y ute, ayudados por franceses, atacaron un campamento español situado en un prado junto al río Río Lobo, mientras sus 106 miembros aún dormían. ¿Qué hacía la fuerza hispana, en tales latitudes, tras haber atravesado territorios de Nuevo México, Colorado, Kansas y Nebraska durante varias semanas de marcha? »Leer más

Reseñas

La cabeza perdida de Damasceno Monteiro, de A. Tabucchi

ÁNGEL GARCÍA PRIETO

 Antonio Tabucchi fue un escritor italiano muy conocido que llegó varias veces a ser nominado para el Premio Nobel de Literatura. Su infancia y juventud las pasó en la vecina localidad de Vecchiano y tras licenciarse en Filosofía y Letras en la Universidad de Pisa, continuó estudios de especialización en la misma universidad, hasta que pasó a ejercer la enseñanza en los centros docentes superiores de Bolonia, Génova y Roma, para  llegar a ser catedrático de Lengua y Literatura Portuguesas en la Universidad de Siena. »LEER MÁS

Firmas y opinión

Slawomir Mrozek, in memoriam

Por Ángel García Prieto
 
 
 
 
El pasado 15 de agosto falleció, a los 83 años, Slawomir Mrozek, escritor polaco de fama internacional como autor dramático y narrador. Tras trabajar en el periodismo y el dibujo satírico, en 1957 comienza a darse a conocer en la literatura polaca como narrador y dramaturgo. Desde su primer estreno con El policía (1953), su obra teatral le llevó al reconocimiento y el éxito en su país y fuera de él, sobre todo con Tango. »Leer más

Entrevistas

Entrevista a Carlos Iglesias Díez

Por David Fueyo Fernández
Encuentro a Carlos Iglesias de domingo por la mañana en el rastro de OviedoAnte nuestros pies un amasijo de cables, ropa vieja, juguetes, películas en VHS y libros. Libros y más libros, aunque no tantos como nosotros quisiéramos, bibliófilos casi convertidos en bibliómanos por falta de tiempo.»Leer más

Reseñas

Memorias epistolares, de Víctor Pozanco

 Por José Ángel Ordiz

Confieso que hace menos de un lustro desconocía yo la inmensa figura de Víctor Pozanco. Pero heme aquí ahora con sus Memorias epistolares recién leídas. A mi cojo juicio (que completa mi cojera física), están escritas con el corazón... »Leer más

Reseñas

La casa en ruinas, de Manuel García Rubio.

 
 Javier Lasheras
 La última novela de Manuel García Rubio (Montevideo, 1956) se emplea a fondo para mostrar los engaños y adulteraciones que suelen aparecer en cualquier viaje al fondo del pasado. En La casa en ruinas (ganadora del XVI Premio de Novela Ciudad de Salamanca) »Leer más

Firmas y opinión

A propósito de Ángel Orensanz

Burning Universe. Casa Marcello & Garden. Venice, Italy

José Ángel Ordíz
Mi abuelo materno era un contador de historias fabuloso. No sabía leer, no sabía escribir, pero empezaba a narrar y todos nos deteníamos a escuchar sus relatos. Nos deleitaba, sí, con las palabras que extraía de la vida y que luego alimentaban su imaginación desbordante. Aseguraba que nada inventaba, que todo había sucedido de verdad. Recuerdo, especialmente, una de sus historias. »Leer más

Reseñas

También en el fracaso necesitamos a alguien

Fernando Fonseca 

En el principio fue el fracaso. No veo con claridad que los narradores, en primera, segunda o enésima instancia, de esta historia sean o no unos fracasados, pero lo que sí se nos anuncia es que porAire de Dylandeambulan seres expertos en el asunto... »Leer más

Reseñas

El olor de los elotes, de Manuela Cantón.

El Olor de los Elotes

ÓSCAR CALAVIA

Un buen título tiene algo de enigma: ¿cómo ese detalle que nadie había tenido en cuenta, que se diluye en la atmósfera y es tan familiar, se convierte primero en el hilo del que se tira para resolver la trama, y después acaba por darle nombre? Es el caso de ese olor de los elotes -las mazorcas de maíz tierno- que se asan en un modesto brasero, un olor que inunda tantas calles y plazas mexicanas, que para un extranjero puede ser un punto demasiado punzante.  Puede decirse, revelándolo todo y no revelando nada, que El olor de los elotes es una intrincada fábula sobre el sacrificio humano.» Leer más

Entrevistas

Entrevista a Raúl de la Cruz-Linacero

VIRGINIA GIL TORRIJOS
Desde que hace cinco años coincidí por primera vez con Raúl de la Cruz-Linacero en el Máster de Escritura Creativa del mítico Hotel Kafka en Madrid, mi percepción de la realidad ya nunca volvió a ser la misma. Raúl tiene no sé si la virtud o la desgracia, de hacerte sentir sobre todo, mucho vértigo, al sacudirte de súbito de tu plácido y cadencioso letargo poético. Abres los ojos y eres consciente del océano infinito de ceros y  unos de este matrix en el que todos estamos inmersos. » Leer más

Reseñas

Diabolicón, de Jorge Ordaz

FERNANDO FONSECA
Animado por los Stones, con su Simphaty for the devil a modo de banda sonora para El maestro y Margarita, trataba yo de demostrar que los diablos dispersos por el mundo no siempre llevan cuernos y rabo —del mismo modo que los locos tampoco vagan por el mundo tocados con cascabeles, por darle la razón a Schopenhauer— cuando me llegó Diabolicón, de Jorge Ordaz, y me dispuse contento a recibir semejante legión de diablos «superiores y mandamases», «intermedios y de oficios» y «menores y del montón», que así son presentados en el libro.» LEER MÁS

De viaje

Las fuentes del Tajo

ARMANDO MURIAS
 
El carácter esquivo y solitario del río más largo de la Península Ibérica ya queda marcado con firmeza desde su nacimiento. Las primeras aguas se mueven en una de las zonas más despobladas de España, ocultando su timidez infantil en una vegetación que tapiza las hoces rojizas e inaccesibles... »Leer más

Presentación de \\\"Oviedo, libro abierto\\\"

Viernes 17 febrero 19:00 horas en el Club de Prensa de LNE

 

Reseñas

Oviedo, libro abierto

En esta obra literaria, Oviedo, libro abierto, un grupo de 31 autores pertenecientes a la Asociación de Escritores de Asturias se inspira en la ciudad y su entorno.  
Podréis  disfrutar en esta obra  de  textos muy variados, tanto en prosa como en verso. Textos unidos  por  un hilo conductor, la vinculación sentimental  y literaria de sus autores con  la ciudad de Oviedo, sus rincones y su  idiosincrasia. Infancia, adolescencia, juventud, experiencias, vivencias y recuerdos  en torno a esta capital, que el tiempo va archivando en nuestro corazón.  Emociones  vividas en sus calles, a veces, regadas por  la lluvia, con luz de espejo; a veces, sedientas  y  de color seco. Calles por las que pasean la ilusión  y el amor, la alegría y la tristeza, la incertidumbre, la esperanza,  el miedo, la soledad… Calles y rincones que alimentan nuestras plumas. Memoria dulce o amarga, memoria  de  nuestro ir y venir por  el lugar donde nacimos o donde pasamos un tiempo  que marcó nuestro trayecto. 
Sentimientos  traducidos a palabras con eco de vetusta, distintos cielos, distintos soles, distintas lunas, distintos amaneceres. Colores   y formas, árboles, edificios y esculturas,  monumentos emblemáticos, paisaje, sensaciones. El presente. El pasado que  memorizamos y permanece en nuestro subconsciente para siempre. Señales y señas, lugares reales e imaginados desde los que acertamos a descubrir las entrañas de la urbe y el paso del tiempo. Las entrañas de la ciudad que duerme y despierta con  ritmo acelerado.  Ciudad por la que paseamos, pensamos, dudamos, temblamos,  imaginamos y sentimos, mientras nos asomamos a las ventanas  mágicas que se abren   a la esperanza de los días.
La palabra, la voz  de Oviedo os llegará a través de estos textos ilustrados con imágenes de  Miki López, que completan las distintas miradas  de los autores; fotografías que desde otra mirada artística interpretan el tiempo, la realidad y  la memoria.

Mª Esther García López

Reseñas

Poemas del siglo XX (1965-1970): Mientras Occidente agoniza, de María Luz Melcón. Por Manuel Quiroga Clérigo

 

MARIA LUZ MELCÓN:“NO CABÍAN LAS PREGUNTAS/EN AQUEL SILENCIO”.

“POEMAS DEL SIGLO XX (1965-1970): MIENTRAS OCCIDENTE AGONIZA”.

Mujer inquieta, Guionista titulada por al Escuela Oficina de Cinematografía (EOC) y Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, María Luz Melcón nacida en Pola de Lena (Asturias), pero de ascendencia leonesa, ha vivido desde joven en Madrid. Es notoria su labor como periodista, su dedicación a Cervantes y su mundo y su incursión en la novela con obras como “Celia muerde la manzana” (I Premio Barral de Novela, ex aequo 1971”, una irónica visión de la educación religiosa femenina que antes de ser publicada por Barral Editores fue severamente recortada por la censura franquista de la época, y “La guerra en Babia”, excelente documento en torno al conflicto creado por la insurgencia de 1936 en los preciosos, y doloridos, paisajes de esa tierra leonesa siempre castigada.

Poemas del siglo XX (1965-1970): Mientras Occidente agoniza”, pulcramente editado por Ediciones Libertarias, Madrid, noviembre de 2015, ofrece más de doscientas páginas de inspirados momentos de una escritora preocupada por su mundo y su propia incursión en una sociedad siempre preocupada por las crisis existenciales de todos los tiempos, aunque sus versos tengan unas fechas concretas: (“Los niños”: Están ahí, frente a mí./Me miran y se preguntan./Ellos-pobres pequeños,/abocados a un horizonte sin respuestas-/no saben lo que yo hago. Me miran/y se preguntan./¡Pobres pequeños,/arrojados a un sueño/del que han de despertar nunca!”). Los suyos son versos nítidos, llenos de ritmo, musicales, vehementes. En ellos apura su dolor, indaga en las conciencias, analiza el entorno, sufre. En la introducción, después de recordar que los ha “tenido guardados, en el cajón del olvido”, manifiesta que transcurrido medio siglo de su iniciación poética en Madrid y menos desde que en 1970 terminara este recorrido lírico precisamente en París, pienso que estos versos quizá merecían ser publicados…”Ser publicados como testimonio poético de un tiempo histórico muy significativo de aquel agónico Occidente, precedente de este mundo occidental nuestro del momento actual, en el que, aunque por razones distintas a las de entonces, quizá debamos aún pensar que estamos viviendo mientras Occidente agoniza”.

Y en eso estamos, acompañados por esas sutilezas capaces de despertar algunas conciencias, sólo algunas: “Los pájaros/que antaño/alegraban/el parque/huyeron/con sus trinos/a la región/del sol./Huyeron…/El parque/ está triste./(Sin pájaros,/ni niños,/ni flores.)/El alma/-si es que el alma existe-/se quedó vacía”, escribe en “Los niños de ayer vacíos”. Su poética, cercana a de otros creadores preocupados por su historia y por el futuro de todos, recuerdan la orfandad en que todos nos encontramos gracias a las indignidades de políticos torpes, banqueros hijos de Satanás, empresarios desaprensivos y corruptos de todo tipo. ¿Qué puede hacer el poeta en este panorama?. Todo lo demás denunciarlo: “Una mañana despiertas con revolucionarios deseos entre las cejas y descubres que podrías ser una asesina/que podrías clavarle al tirano un puñal en el corazón/sin que te tiemble el pulso/y degollar con placer/las cabezas descollantes que se cruzan en tu camino”. Desheredados de todo tratamos de “Volver al pasado”, como recuerda María Luz Melcón, y lo hacemos seguramente para no recordar un presente imposible, un devenir enfangado: “Estoy sola/y no soporto la soledad/pero aún así no quisiera volver/al vientre de mi castradora madre/ya no estoy sola/y no soporto a quienes me rodean/y me evado cerrando los ojos/negándome la realidad/y veo el mundo frío y materno/que me acusa desde el fondo de mis párpados/y siento un desabrigamiento en la piel/comparable a la desnudez del invierno” (“Regresión”). Es que muchas veces la escritora pretende incluso huir de su entorno, buscar el mejor refugio en el todos seamos capaces de edificar sociedades más justas, entornos apacibles:”Era un ansia/de destruirse contra el Cosmos,/de integrarse en la vorágine del Universo./Era el intento feroz de la carne por hacerse eterno”, escribe la fémina siempre presente en los universos editoriales, en los exilios de la cultura. Ella recuerda que “en el Occidente ultra pirenaico en el que me autoexilié en 1967, si bien sus regímenes políticos sí eran formalmente democráticos, en cambio en el ánimo colectiva occidental tampoco habían calado lo suficiente todavía ni el espíritu científico- al que nos exhortaba Bertrand Russell-; ni el humanismo evolucionista- tras un siglo darwiniano y relativista-; ni tampoco la libertad de pensamiento, ésta sobre todo como antídoto del adoctrinamiento, e incluso como vacuna contra el pertinaz virus del marxismo-leninismo, ya estatalizado e internacionalizado, cuyos tanques totalitarios, llegando luego a las calles de Praga, a las mentes occidentales iba a llenarlas de zozobra”. Aunque hemos avanzado poco en cuanto a sentido común y aunque las democracias no son capaces de acoger a los proscritos del mundo, herencia de guerras instauradas por los poderosos, mantenidas por el fanatismo o auspiciadas por las bolsas de comercio, la poesía sigue teniendo su lugar, su espacio para cierta protesta, pese al abandono de editores o capitalistas del mundo unidos. María Luz Melcón, por ejemplo, escribe: “A veces me pregunto/por qué he tenido que nacer/y vivir y soñar/y vagar por el mundo/como un perro perdido y sin amo”. Esas conjunciones copulativas, ese dolor por el entorno, ese pensamiento repleto de angustia forman un tablero repleto de ansiedad y de zozobra. El suyo es un alegato a favor de la piedad, algo que rara vez escucharán los forjadores de este siglo XXI desamparado: “Una mañana despiertas con revolucionarios deseos entre las cejas y descubres que podrías ser una asesina/que podrías clavarle al tirano un puñal en el corazón/sin que te tiemble el pulso/y degollar con placer/las cabezas descollantes que se cruzan en tu camino”. La poesía no es sólo un estado de ánimo. A veces se trata de abrir una ventana al mundo, a los sentimientos, a la concordia. Seguramente si la poesía entrara en los presupuestos de algunos estados Occidente respiraría mejor. María Luz Melcón dice “Sembraron el odio donde la tierra daba sólo tempestades y recogieron tempestades sólo./Ojo por mirada; por mordisco, diente./Diente de plata o colmillo de elefante./Estrella enterrada en el desierto./Fuma la pipa de la discordia/y con el humo/haz señales de paz a lo lejos:/el enemigo va a asustarse/y abandonará su lecho de faquir”. No nos equivoquemos, ser poeta puede convertirse en una biografía innecesaria, sí, pero llena de humanidad y vitalismo.

Manuel Quiroga Clérigo,

San Vicente de la Barquera, 20 de Junio de 2016.

Entrevistas

Entrevista a Andrés Moutas: \\\\\\\"La literatura siempre es un experimento\\\\\\\"

 ANDRÉS MOUTAS: “LA LITERATURA SIEMPRE ES UN EXPERIMENTO”

 -El autor da cuenta de su novela “El club de los cinco minutos”

 -Lauren García

 Andrés Moutas, (Bilbao, 1979) debuta en la novela arriesgando en cada línea y curva  con “El club de los cinco minutos” (Pez de Plata), ilustrada por Pedro Arrojo con la  habitual imagen pormenorizada de la editorial asturiana. Nos quedamos con sus  palabras para averiguar los intríngulis de la obra como una foto develada. Pirotecnia lista para arder en las manos del lector.

 -A la hora de definir el libro, ¿es la literatura un modo de experimentar?

 -Creo que la literatura es un experimento. Hay quien parte de una idea fija, en mi caso el  tiempo; y a partir de ahí uno da vueltas, busca caminos y puertas que den sentido a  dicho eje. Hay muchas formas de hacerlo, a través del lenguaje, a través de la fantasía,  el individuo, todo junto. También hay quien no tiene ese eje. Unamuno hablaba de  nivolas, un sentarse a escribir, un no planear y dejarse caer, toparse con la existencia, el absurdo.

 -¿Se aprecia en la obra que ficción y realidad tienen más puntos en común de lo  que parece?

 -Ficción y realidad siempre tienen puntos en común. Son polos opuestos, y como tales  se atraen y complementan, pero a menudo la realidad supera a la ficción. Si por ejemplo  alguien empieza una novela diciendo “En el mar mediterráneo flotan más de quinientos  cadáveres todos los días” y se diera esa novela a un marciano, dicho lector se llevaría  las manos a la cabeza y suspiraría fascinado por la imaginación del escritor, pero es algo  que sucede a diario y así dicho y leído parece ficción, porque no estamos cerca, no  estamos ahí. La palabra escrita apenas duele, y la imagen cada vez menos. El año pasado hice amistad con un chico sirio que cruzó la frontera turca bajo una lluvia  de balas sin que le diera ni una. Luego tuvo que cruzar más de doce países y pagar el  impuesto revolucionario a las mafias para llegar a Alemania. Hablaba de su vida como  una odisea con solo veinticuatro años, y si respetamos el argumento del libro aún le  queda un largo viaje de vuelta, pero no todos los viajes son circulares. Yo, en mi caso, parto de una ficción absoluta, el tiempo, entidad abstracta que no existe  más que en el intelecto como una convención. A partir de hoy me voy acercando a la  realidad. Eso no significa que las cosas sean así o tengan que ser así necesariamente. Es  sólo un experimento, un acercarse a la posibilidad de una realidad mezquina, a la cual  estamos tan acostumbrados que a nadie le choca demasiado. Me acuerdo a menudo de  los viajes de Gulliver, ese grupo de ciudadanos que colocan los huevos cocidos hacia  arriba contra aquellos que los colocan en sentido opuesto. Eso crea conflictos,  discusiones políticas, guerras. Es una idea aparentemente estúpida, pero muy  comprensible, muy identificable. Somos estúpidos por naturaleza, además de muchas  otras cosas maravillosas.

 -¿Cuestionar el poder político es apremiante en estos tiempos?

 -En absoluto. No hay nada apremiante en estos tiempos ni en otros. No hay un tener o  un deber, sino un debería o tendría que… Sin embargo la política ocupa mucho espacio  en la vida del ciudadano. No es su vida diaria. El ciudadano medio no está tan  politizado, no lo necesita para llevar a cabo sus gestiones diarias. Por el contrario la  política busca a los ciudadanos, se expone y muestra como lo que es: un deporte de  perdedores, un anuncio de lavavajillas. No hay un partido que se muestre lo suficientemente convincente como para atraer a la mayoría, sino una gestión nefasta que  hace que el partido vigente pierda las elecciones y deje paso al siguiente. Al menos así ha funcionado hasta hoy. Ahora resulta que hemos dejado el bipartidismo a un lado, que  han surgido nuevas fuerzas con propuestas interesantes, pero no saben ponerse de  acuerdo, no saben negociar ni dar su brazo a torcer. Supongo que es falta de  entrenamiento, pero eso no justifica estar donde estamos, eso no es ocuparse de los  asuntos de la polis, ni hacer democracia. Deberían obligar a los políticos a pedir un  crédito personal para pagar las nuevas elecciones. Así iban a ponerse las pilas.

 -¿Cómo ha modelado la extravagancia de los personajes?

 -No sé muy bien. Supongo que me sale de dentro, mi forma de ser, quizás también  extravagante, un poco sentimental, un poco chiflado. En cuanto a los nombres, todos  parten de la realidad: alumnos del instituto en el que trabajaba, compañeros

Reseñas

Ve la luz en castellano \"Yo estaba allí\" de Mª Esther G.L. Por Manuel Quiroga Clérigo

 MARÍA ESTHER GARCÍA LÓPEZ: “¿HABÍA PASADO REALMENTE EL TIEMPO?”.

VE LA LUZ EN CASTELLANO “YO ESTABA ALLÍ” (ED. TRABE, OVIEDO 2016)

El mismo día que María Esther García López cumple años, pocos y muy bien llevados, publica un precioso libro de relatos titulado “Yo estaba allí”. Se trata de veintiún textos que la Profesora, Experta de Filoloxía Asturiana y Miembro de la Academia de la Llingua Asturiana escribió en su lengua (“Yo taba ellí”) y ahora ella misma ha traducido, aunque en la versión castellana se advierten algunos giros y modismos típicos del habla y las tradiciones del Principado. Es un libro testimonial, divertido y lleno de poesía y de datos pintorescos que harán las delicias de los asturianos y de los amantes de aquellos paisajes y paisanajes, pues son los asturianos los protagonistas de los mundos que la escritora, poeta y actualmente Presidenta de la Asociación de Escritores de Asturias y socia de la Asociación Colegial de Escritores de España, ACE, recrea el mundo intimista de su tierra, pues ella nació en La Degollada (Valdés) y es una gran conocedora de la Asturias rural y de su pasado lleno de esplendor y de vitalidad literaria. Dedicado “A Ernesto, que estaba allí conmigo”, el primer episodio “La boda” del apartado “Yo estaba allí, en las Güelgas” es todo un guión cinematográfico con cuestiones jocosas, con enredos amorosos, con buena alimentación, defunciones varias y un final, digamos, escalofriante. Todo ocurre gracias al ingenio de Pacho, cronista de un tiempo y unos hechos muy bien reflejados por la autora. “Y les aseguro- leemos.- que nadie olvidó esta historia en el pueblo”. Luego llega una fiesta, con diversión a porrillo, con “música de GAITA, con RISAS, con BAILES, con olor a comida por todos los rincones” esos invitados que disfrutan de lo lindo en Piedrasblancas, el hermoso pueblo en que vive Esther García “Vivo nun llugar que me presta”, explicaba años en una completa entrevista que la hicieron en su lengua para la revista que editaba entonces Biblioasturias, antes de Álvarez Cascos. “Oigo sonar una GAITA,/oigo sonar un TAMBOR,/baila la xente del pueblu,/ya le fiesta del patrón…”. Después la cita es en el parque pero con “Mis pies lastimados”, cuestiones de la existencia también importantes a la hora de relatar lo cotidiano: “Coloqué los zapatos con cuidado, a mi lado, y me puse a contemplarlos”. Cuando llega la queimada todo se transforma: “Que no se vayan, que vengan todos y que la queimada llegue hasta el cielo. ¿Qué se avive el fuego! ¡Magia para la queimada!”. “Yo estaba allí, cavilando” dedicado a “La estrena” es un relato entre memorístico y gratamente erótico, habla de la juventud alborotada, de un amor que parece retornar…”Y con los trapos de antaño en la memoria, nos fuimos y estrenamos otra vez la primavera, escondidos de la luna que nos miraba envidiosa desde lo alto, con los ojos bien abiertos”. La música suena de nuevo, porque se dice que “La gaita es para tocarla”, aunque- mira por donde-resulta que una familia de arañas quieren participar en la fiesta y ya veremos qué pasa….La jocosidad llega “En la romería” cuando “El vaso de sidra” relata su propia vida de cosa material pero con su corazoncito:”Echái sidra nesti vasu/que yo quiero beber más,/porque cuando yo toi “juna”/toles penes se me van(…)”. Estamos ante páginas que, en algunos momentos, nos recuerdan al mejor Steinbeck, a García Márquez, a Leopoldo Alas, a Borges, a Julio Ramón Ribeiro, a Cortázar, a Eduardo Mendoza, a poetas como Gonzalo Rojas, Antonio Colinas, Gamoneda…

En la entrevista citada a la pregunta de para qué sirve la literatura Esther contesta: “Pa enanchanos l´horizonte, pa suañar, pa divertinos, pa deprender, pa conocer otres cultures, pa viaxar…”. Su biografía es amplia, desde “El tatuaxe”, de 1998, uno de sus primeros libros hasta “Quiero ser  Arcu Iris” de 2014 y otros títulos de interés, amén de participación como coordinadora autora en libros colectivos, conferencias, artículos en la prensa, como los de “La Nueva España”, y estudios sobre la llingua y su recuperación, por lo que el Centro Asturiano de Madrid le concedió en 2007 el “Urogallo de Bronce”. Ha obtenido además números premios, menciones y galardones tanto por su trabajo docente como por su labor de creación. Notoria fue la presentación en Luarca del libro “Faraguyas (haikus)”, que demuestra su amplia dedicación a la literatura en todas las facetas. En 2015 fue nominada como “Vaqueira de honor” del Festival Vaqueiro y la Vaqueirada.

Delicioso es el relato “Volvieron al Bollo”, de “Yo estaba allí, en Avilés”, con un fotógrafo desmañado, una cámara estropeada, un accidente en medio de la fiesta…Pero la diversión llega cuando se trata de “Reservar sitio en el campo” para las fiestas de “San Timoteo, eo,eo,eo,eo…” que recuerda las de San Emeterio en Pimiango cuyos prado y ermita José Luis Garci retrató con talento en la película “El abuelo”, basada en la obra de Pérez Galdós. En “El chambrón”· sigue la fiesta y en “Oscurecer” donde la sidra nos sale hasta por los ojos: “¿Un culín, amigos? ¿Queréis un culin? ¡La sidra pide más sidra!”. Los barredorios, que podríamos traducir como los últimos de la fiesta, los trasgus de los prados, los cuélebres, las xanas, los enamorados clandestinos, los borrachines divertidos van desfilando por allí como cuando llegan los “Cabezudos” y surgen algunas dudas, cuando se dueña con un “Barco de papel” o al rememorar una juventud escolar y reidora en “Examen de ingreso”: “Toda la calle riéndonos sin saber de qué nos reíamos”. La tristeza de “El entierro” que un petirrojo volando, la aventura de “La plaza del paraguas”, “El vivir la nieve” con otro ¿o el mismo? petirrojo llamando a la ventana, la soledad de “¡Nadie…!”, el juego con los tritones, la historia un tanto cruel de la “Deshonrada” y, al final, esa bella rememoración de “Yo estaba allí, en la Fontanica”, parte de una biografía que despierta tiempos pasados, juegos del asombro,  esas “imágenes en movimiento”, en definitivo los inocentes “Juegos de niños…”. La autora que, confiesa, ha estado en muchas partes, ha vivido agradables momentos en su tierra asturiana, ha disfrutado de la sidra y los bailes, ha escarbado en la memoria suya y en la de los demás, ha hecho perfectos relatos psicológicos de sus personas y ha penetrado en los espacios de la soledad, la tristeza y la muerte pero que, aún, puede seguir y seguirá narrando las leyendas y vivencias de ese mundo rural repleto de vitalidad, se pregunta: “¿Había pasado tanto tiempo?”.

Pues tras haber disfrutado con la lectura de estas 119 páginas de “Yo estaba allí” únicamente nos quedaría decir: “Asturies que guapina yes”.

Manuel Quiroga Clérigo. (Secretario de la Asociación Colegial de Escritores de España)

                       Majadahonda, 8 de Diciembre de 2016.

Reseñas

Yo estaba allí, de M.ª Esther García López. Por José Antonio Pérez Sánchez

 LA VOZ DEL CENTRO

DICIEMBRE, 2016

 

Yo estaba allí, de M.ª Esther García López

 

Así se titula el último libro de esta escritora valdesana, cuya obra literaria: poesía y narración está escrita en lengua asturiana. Yo estaba allí es una traducción de la autora del original Yo taba ellí, publicado en 2015, ambas en la editorial Trabe. Acaba de llegar a nuestras manos este libro de relatos de M.ª Esther, autora premiada en su ya larga trayectoria literaria, miembro correspondiente de la Academia de la Llingua Asturiana, profesora de larga y fructífera experiencia, que reparte su vida profesional y familiar entre Piedras Blancas y La Montaña de Valdés.  Perdura desde hace muchos años mi amistad hacia ella, pero sobre todo el reconocimiento a su trabajo literario, y no menor a su labor social y cultural en el entorno en que se mueve. Sus libros, o sus centenares de artículos de prensa nos dejan cada vez el eco fiel de un modo de hablar, es decir, de pensar y de vivir, de esa collada o paso entre las sierras de Panondres y Buseco, donde siempre se ha levantado su casa, en La Degollada.

Cuando cada año, en el primer domingo de octubre, acudo con mi grupo de Montaña, Estoupo, a la Fiesta de Belén, encontramos a Esther, engalanada con el traje regional, entre sus vecinos de toda la Parroquia, podemos ver en cierto modo su papel de mujer necesaria para que la vida de un pueblo, tan solo a veces, continúe. Porque, no nos engañemos, también existe la soledad y la tristeza.

Y en este libro de estampas costumbristas, M.ª Esther nos da un poco de su vida, pero sobre todo de la personas que la rodean, de los animales que la acompañan y del paisaje que la envuelve. Ella cuenta las historias que ha escuchado o que ha vivido. Nos narra cómo, por ejemplo, las familias de La Casona, en el pueblo de Las Güelgas, dos mujeres fallecen de indigestión tras una comida-cena de boda, el mismo día y con el mismo intervalo de tiempo con el que habían nacido hacía 88 años. O en La fiesta, un relato tocado levemente por el efecto narrativo de la anagnórisis, la autora nos hace creer que nos encontramos ante un mendigo, al que todos dan la espalda en un día de fiesta. Un pobre solo, que nos apena y ganas nos da de llevarlo a casa. La palabra “ladridos”, al final de la historia, nos saca del equívoco. Estamos ante un perro, pero la soledad y el desprecio se hacen tan insoportables para ellos como para nosotros. Pasan los relatos por nuestras manos y cada uno lleva un mensaje implícito: unos zapatos, por ejemplo, que son la definición de las personas que los calzan; o los espíritus invocados en una queimada que llegan para estar un momento con nosotros, sin ocupar sitio. Y esa sensación, maravillosa, que una mujer tiene cuando estrena la ropa que le gusta. Un vaso de sidra, en fin, que siente los latidos del corazón a través de la mano que lo sostiene, en una bellísima y original personificación.

Pero también está la muerte, un tema importante en la narrativa de Mª. Esther, aun siendo ella de carácter tan jovial y expansivo, que se recuerda en ese bello cementerio avilesino de La Carriona, en el que unos amigos de una pareja de enamorados, fallecidos en un accidente, no podrán celebrar ya nunca más el día del Bollo. Llegan los relatos de sus hitos vitales: desde su primer viaje a Oviedo, para hacer el examen de ingreso en el Instituto Alfonso II, a la iniciación sentimental de la adolescencia en las fiestas de San Timoteo.

Es este libro, por tanto, una crónica de su gozoso y dolorido sentir y, también, de una nostalgia que casi nunca cesa. Como esa nevada que obliga a su padre a construir los primeros zancos, para ella y su hermano,  para no hundirse al salir de casa. O ese tremendo frío de la infancia que se llevó para siempre a su vecino Xusto, muerto en la soledad de su casa.

-Pero no nos engañemos  -parece decirnos la autora-: la soledad es patrimonio de un alma, no de un lugar. Porque se puede acudir al multitudinario Bollo de Avilés y pasear entre las gentes que llenan El Parche y encontrarse solo entre la felicidad de los otros. Eso es lo que se nos dice en el titulado Yo estaba allí, sola…

Los veintiún relatos del libro hablan de ella, pero sobre todo de sus circunstancias. Por la casería de La Degollada, junto al Río Negro, en toda La Montaña de Valdés, la vida puede ser difícil, y es evidente que mueren más personas que nacen. El libro se cierra con una clave de esperanza: a la muerte siempre le sucede el canto del petirrojo, anunciando la vida.

 

                                                                       José Antonio Pérez Sánchez

El silencio de la partida

La muerte de Marta Portal: sin ruido, sin noticias, sin protagonismo fúnebre

 

LNE  18.11.2016 | 14:43 
 
Estos últimos días han sido tristes para el mundo de las letras y de la música. 
Nos dejaron tres grandes, la escritora Marta Portal, el cantautor Leonard Cohen y el dramaturgo Francisco Nieva. Que descansen en paz y que nos miren desde el lugar donde se encuentren, con los mismos ojos mágicos con los que nos miraron en vida. 
 
Les dedico estas líneas a todos, pero de manera especial a Marta Portal Nicolás, porque a pesar de ser una de las grandes figuras de la literatura española, su partida fue silenciosa y no tuvo repercusión en los medios de comunicación. El silencio fue el protagonista de su último recorrido. 
 
Marta Portal se fue en silencio, sin que nadie en su tierra tuviese noticia de su partida. Quién sabe si por decisión propia. Falleció en agosto, el día 26, pocos días después de cumplir 86 años y no hemos tenido noticia del triste suceso hasta la pasada semana. Parece ser que ni sus familiares navetos tuvieron noticia de su fallecimiento. Ella se fue en silencio, quién sabe si en señal de protesta por el silencio en el que se nos envuelve en la literatura, y en el arte a las escritoras, y a las mujeres en general. Sí, quién sabe si para reivindicar los silencios de la Historia en torno a la mujer escritora. A veces el silencio es más desgarrador que el dolor. Ella muestra en su obra una gran inquietud por los temas que se refieren a la doble moral y a los juegos de apariencias que se dan en la educación de la mujer. Mujer, gran mujer. La vejez también contribuye al olvido que castiga a los mayores y sobre todo a las mujeres. 
Marta Portal había nacido un 10 de agosto de 1930 en Nava. Ella nunca se olvidó de su Asturias natal "Los espacios físicos de Nava para mí están repletos de querencias familiares, y también de recuerdos y visiones primigenias" (?) El olor que su memoria tenía archivado era " el de los toneles de manzanas basculados sobre el suelo del llagar: era un olor embriagante", nos dice ella misma en una entrevista realizada por los alumnos del IES de Nava. Pero también archivado en su memoria conservaba los malos recuerdos de la Guerra Civil "un rumor horrísono de motores sobre el techo de mi casa me asustó y salí corriendo a ver qué pasaba" (?)"vi aquellos grandes pájaros, grises y gigantescos, sobrevolando Nava, y algunos de ellos se dejaba caer cerca de los tejados para reincorporarse a las alturas de nuevo, provocando una estela blanca en el cielo y tensiones a nuestros oídos". Hija Predilecta de Nava, también se llevó en silencio los recuerdos de los buenos momentos vividos en su villa natal. Ella amaba a Nava y sus visitas a este lugar que la vio nacer, fueron entrañables y emotivas. 
 
Escritora, crítica, periodista y profesora perteneciente a la Generación del 50, esta mujer grande era Licenciada en Filosofía y Letras y doctora en Ciencias de la Información. Becada por la Fundación Juan March en dos ocasiones para realizar trabajos de investigación en el extranjero, estudia en Colombia y México donde fue presidenta de la Asociación Cultural de Amistad Hispano Mexicana. Su obra está muy vinculada a Latinoamérica. Su labor profesional se desarrolló en la Universidad Complutense de Madrid, como profesora de literatura hispanoamericana. En su labor de periodista redactó numerosos artículos de actualidad y de crítica literaria, al igual que columnas de opinión en distintos medios. Escritora principalmente de novelas entre las que se cuentan un gran número de títulos, aunque su pluma se dedicó también a otros géneros como el ensayo y el cuento. En el año 1966 fue galardonada con el Premio Planeta por la novela A tientas y a ciegas, novela de gran rigor literario como todas las de su producción, en la que nos cuenta una historia que entremezcla cierta dosis de filosofía, sentimientos y moralidad. 
 
La Casa de Cultura de Nava, inaugurada en el año 2001, a la que donó su biblioteca personal, lleva su nombre. Una forma bien merecida de perpetuar su recuerdo. Recordar, como dice Eduardo Galeano en El libro de los abrazos, significa "volver a pasar por el corazón". 
 
La Asociación de Escritores de Asturias le otorga el Premio de las Letras de Asturias en el año 2007. En este momento, en el que ya descansa desde hace meses en otra dimensión, queremos brindarle, de nuevo, nuestra admiración y nuestro reconocimiento, como gran figura de las letras asturianas y españolas.
 
 

Reseñas

Residencia de quemados, de Alfredo Hernández

 

Residencia de quemados es una novela estructurada en dos partes temáticamente diferenciadas, pero unidas por el argumento de la obra. Clara, psicóloga clínica, iniciará un cambio de percepción de su vida y de su profesión que revolucionará a sus cuatroquemados pacientes: el hombre de oro, adivina qué, sazonado corazón y la mujerfantástica. El acicate de la transformación de Clara y sus pacientes se encuentra en la lectura, aparentemente casual, de un libro de aventuras protagonizado por la Princesa Ruta. La valentía de Ruta presta a Clara, y a los demás personajes, la motivación para actuar.

 

Alfredo Hernández García (Valencia, 1959), escritor y licenciado en Filosofía, publica su tercera novela. Residencia de quemados se trata de la última novela de una trilogía que comenzó con la publicación de El fósil vivo y la posterior La venganza del objeto. La obra mantiene determinadas estructuras metaliterarias presentes en las anteriores novelas del autor. La trama de la trilogía se articula sobre la visión irónica de nuestro mundo, a fin de trastocar su imagen. Para alcanzar tal objetivo, el autor se sirve de la exageración, la ironía y la fantasía.

Noche en Blanco “Estrellas y palabras”

Noche en Blanco “Estrellas y palabras”
El 8 de octubre en el Claustro del Museo Arqueológico a las 20:00 horas.
 
Asociación de Escritores de Asturias y concejalía de Cultura Ayuntamiento de Oviedo

Umbral Prosa-Poesía

Los días 7, 14,15 y 16 de octubre se celebran las XVI Jornadas Literarias en Pravia

Mª Esther García López
Presidenta de la Asociación de Escritores de Asturias
 
La Asociación de Escritores de Asturias (AEA) organiza los días 7, 14,15 y 16  de octubre las XVI Jornadas Literarias en Pravia bajo el título Umbral Prosa-Poesía. De la belleza literaria” con distintas actividades programadas. Habrá charlas coloquio y mesas redondas, en las que se disertará sobre el tema de las mismas.
En estas Jornadas se tratará de estudiar y de reflexionar sobre  poesía y prosa poética entre otros conceptos. Similitudes y diferencias entre el poema en verso y el poema en prosa; entre la prosa poética y el relato y otras consideraciones literarias al respecto. Reflexionaremos sobre corrientes literarias que tratan de la influencia moral en los lectores y de qué manera los sentimientos del autor y de los lectores se encuentran relacionados con las artes. Papel del creador y del lector.  Disertar sobre términos como la belleza poética, feísmo, incorporación de lo mecánico y de términos considerados “no poéticos” en otras épocas. Texto en verso y texto en prosa. Características de la prosa poética. 
El próximo día 7 comienzan las actividades con el espectáculo  “De camino a Ítaca”, recital poético musical a cargo del Grupo “Voces Compartidas” del IES Galileo Galilei de Navia, que tendrá lugar en el Salón de actos de la Casa de cultura de Pravia a las 19:00.
En las distintas mesas participan escritores asturianos: Javier  Lasheras que acaba de recibir el Premio de Novela Ateneo de Valladolid, tienen presencia en las distintas mesas: marta Mori de Arriba, Natalia Cueto, ,Mª Estehr García López, Fernando Fonseca, Jorge Ordaz, Laura Castañón, Julio Rodríguez, Carmen Cabeza Martínez, Agustín Alonso Biscayar, Lauren García y Manolo D’Abad.
También como escritores invitados llegan a Pravia Javier Lostalé y Luis Artigue, además de la poeta y rapsoda Ángela Serna.
Abrirán la jornada del viernes día 14, una mesa redonda que moderará Cristina Jerez Prado, en la que estarán presentes representantes del Club de Lectura de Gijón y del Club de lectura de Pravia, que nos acercarán al punto de vista e inquietudes literarias de los lectores.
Y para poner el colofón a estas Jornadas, el día 15 a las once de la noche , en el patio del Hotel Casona del Busto el grupo de teatro  Sin tron ni Son, pondrán en escena un sketch titulado “La vida calavera”, y el dúu Mestura, compuesto por Marisa Lopéz Diz y Luis Suárez,  cerrará la velada con su música.
El Instituto y los colegios de esta localidad realizan distintas actividades literarias en el marco de estas Jornadas que tendrán como colofón un acto poético, el día 14 a las 13:00, en el Salón de Actos de la Casa de Cultura de Pravia, en el que participarán una representación de alumnos de cada centro escolar. Acto abierto al público.
También dirigido a todos los públicos pero en especial  a los escolares , se continúa con la actividad “libros viajeros” (bookcrossing), iniciada en la pasada edición de las jornadas y  que este año tiene en la Bilioteca Pública de Pravia un punto de información donde los lectores  podrán acudir a dejar su libro y a informarse sobre esta actividad que transpasa nuestras fronteras.
Por otra parte, dada la relación que tiene la literatura oral con la tierra donde se alimenta, habrá participación de vecinos y vecinas de Pravia en estas jornadas. Ellos leerán textos recogidos de la tradición oral, en el “vermut literario”, que tendrá lugar el sábado 15 en El Teatrillo.
Nuestro objetivo es hacer sentir la presencia de la literatura en Pravia durante estos días de octubre, en los que un grupo de escritores nos inspiramos en esta guapa villa al tiempo que disfrutamos de su paisaje y de su gente, que nos acoge con cariño.
El Ayuntamiento de Pravia sensible a la cultura  en sus diferentes manifestaciones,  es colaborador especial en estas Jornadas Literarias  desde hace 16 años. Los escritores y escritoras nos sentimos vinculados a esta villa  y esperamos  cada año, con ilusión,  la cita  que tenemos en Pravia en estos días otoñales.  
También contamos con el apoyo y colaboración de la Consejería de Cultura del Principado de Asturias. 
Todas las actividades son abiertas al público y se realizarán en el SUM de la Biblioteca Pública y en el Salón de actos de la Casa de Cultura de Pravia.
El programa se puede ver en nuestra página www.escritoresdeasturias.es

Jornadas de Literatura

I Concurso Regional de Caligramas para escolares

 I CONCURSO REGIONAL DE CALIGRAMAS PARA ESCOLARES

La Asociación de escritores de Asturias en el marco de las XVI Jornadas Literarias  que se realizarán en Pravia los días 14, 15 y 16 de octubre, organiza un concurso de caligramas.

BASES DEL CONCURSO

Categorías:
Se establecen tres  categorías y un solo premio por categoría

  • Categoría I: 8-10 años
  • Categoría II:  11-14
  • Categoría III: 15-18

PRESENTACIÓN:
Los participantes presentarán  un CALIGRAMA  en una cartulina tamaño  DIN A-4.

Para realizarlo, podrán utilizar poemas escritos por ellos o elegir y jugar con  versos de otros poetas. Pueden ser presentados en castellano o en  asturiano. En todo caso, en los trabajos,   constará el autor del poema y del  poema pintado y por la parte de atrás de la cartulina,  su nombre, dirección, edad y número de teléfono y categoría a la que se presentan. Además constará el nombre del centro  al que pertenecen.

PLAZOS:
Los trabajos se presentarán en  la Biblioteca Municipal “Antón de la Braña” de Pravia. El plazo finaliza el 25 de noviembre.

Se pueden enviar por correo postal, a esta dirección, indicando en el sobre: I CONCURSO  DE CALIGRAMAS.

Biblioteca Pública Municipal "Antón de la Braña"
Calle Primo de Rivera 2, Antiguas Escuelas
33120 Pravia (Asturias).

Reseñas

\"Cuando el pasado despierta” de Olga Rico Cadavid, por paginatrece.com

portada Cuando el pasado despierta Elvira, una enfermera dedicada al cuidado de su padre enfermo de Parkinson, comienza a abrigar una nueva ilusión cuando Lorenzo, un atractivo comisario de policía, entra en su vida. Sin embargo, las circunstancias personales de ambos hacen imposible aquel incipiente amor.

 
Con el paso del tiempo, la vida de Elvira da un importante vuelco al entrar a trabajar en la prestigiosa clínica Marsé, regentada por una misteriosa familia de médicos que viven en una lujosa mansión. Elvira se verá atrapada en un torbellino de intrigas y secretos, de amores perdidos, odios y venganzas. Lorenzo, que continúa amándola, tendrá que vencer multitud de dificultades para intentar rescatarla.
 
 
 
A veces, cuando miramos dentro de maletas cuya existencia teníamos olvidada por completo, aparecen verdaderas joyas conservadas intactas por el devenir del tiempo cosidas a una segunda oportunidad.
 
Esto es lo que me ha pasado con “Cuando el pasado despierta” de Olga Rico Cadavid. Veréis, hace unos dos años la autora contactó conmigo para que reseñara su obra y me la envió. Diligentemente, la guardé en la estantería de las lecturas pendientes a la espera de poder disfrutar de sus líneas. Sin embargo, unos meses más tarde me mudé, así que aquel libro cuyo título me cautivó desde el principio acabó dentro de una caja junto a otras obras que esperaban su turno. Con la vorágine del viaje, aquel baúl de cartón repleto de historias quedó relegado a la habitación azul de los asuntos pendientes.
 
Y ha sido ahora, en ese calmado respiro de trabajo y proyectos que suponen las vacaciones, cuando desempolvando y vaciando recipientes de momentos pasados, he vuelto a recuperar a este y a otros amigos que esperaban pacientemente a que los rescatara de su cercano extravío.
 
Puede que fuera solo una coincidencia, pero que el título del libro de Olga Rico y la manera en la que lo he recuperado sean parecidos, me hizo decantarme por “Cuando el pasado despierta” para que fuese la primera de mis lecturas rescatadas.
 
“Cuando el pasado despierta” es una mezcla de diferentes géneros literarios, de los que bebe para crear una cautivadora historia envuelta en una atmósfera en la que el lector se zambulle sin darse cuenta. En ella, se mueven unos personajes excelentemente perfilados, colmados de matices de colores, ora brillantes, ora sombríos, y que tienen como epicentro a Elvira, que junto a Lorenzo forman la pareja protagonista. Ambos se ven inmersos en una relación complicada, de amores imposibles y de causas improbables, que nadan a contracorriente en un océano de diferentes tonalidades de pasión, odios y venganzas.
 
El estilo dinámico, sobrio y preciso de Olga Rico es acertadísimo y se erige como la hebra que conecta al lector con los personajes del libro, una brizna que no se lleva el viento y que permite una identificación total entre el espectador y la acción.
 
En resumen, “Cuando el pasado despierta” es una obra perfectamente estructurada, donde nada sobra ni nada falta, donde el lector, más que ser un testigo, es un acompañante de sus personajes y de sus más profundos sentimientos gracias a la pluma de Olga Rico, que destila pasión y compromiso con cada uno de sus trazos.
 

Reseñas

“Tierra podre”, por Inaciu Galán

portada Tierra podreNa presentación del llibru, celebrada en Xiuxón, tuvo presente’l tamién escritor Andrés Astur Treceño y l’editor, Pablo Solares. La obra edítala Ediciones Camelot y ta yá la venta nes principales llibreríes d’Asturies. 

Tierra Podre ye un poemariu dixebráu en cinco estayes temátiques qu’encadarmen el llibru y organicen los poemes acordies con temes que s’enrriestren dándo-y un filu de continuidá. El poemariu percuerre los requexos de la memoria familiar, les obsesiones vitales venceyaes a espacios físicos y a les distintes realizaciones de la lluz. Amás, toca temes venceyaos a la muerte, les despidíes o la vuelta al pasáu, xunto a otros poemes más identitarios que mos tresporten a paisaxes o falen del sentimientu de pertenencia a la tierra. Hai tamién espaciu pa pieces poétiques que s’averen al erotismu, a lo efímero de la vida o a la fraxilidá de les vivencies y les alcordances.
Inaciu Galán y González (Xixón, 1986) ye periodista, profesor, xestor cultural y activista en defensa de los drechos llingüísticos, al frente d’Iniciativa pol Asturianu dende l’añu 2011. Nel ámbitu lliterariu apaez en volúmenes colectivos y vien collaborando con revistes como Lliteratura, Reciella Malory, Lletres Lliterariu, La Ratonera, asina como con artículos d’investigación alredor de la lliteratura y la llingua asturianes en revistes y volúmenes colectivos de calter científicu. Amás, fíxose con premios nel campu de la narrativa curtia, el monólogu, la poesía, la investigación y el periodismu, incluyendo’l Premiu Urogallo de Bronce pol so llabor a favor del asturianu y esti añu, col prestixosu Premiu Fernán Coronas de poesía. En 2006 fundó la revista lliteraria Formientu, que dirixe dende entós y que vien asoleyando la obra de más d’un cientu d’autores mozos asturianos, convirtiéndose nesta década d’actividá na cantera de la lliteratura n’asturianu. Autor d’obres como’l Diccionariu asturianu-inglés/inglés-asturianu (Trabe, 2006), primeru billingüe d’esti idioma con otra llingua distinta al castellán, o’l llibru infantil Nel, el coríu que nun sabía nalar (Asturtoons, 2012), ente otros, presenta agora, más de diez años dempués d’entamar la so actividá poética, el so primer poemariu individual.

Firmas y opinión

LAS PALABRAS DE LA CARACOLA, por Lauren García

 LAS PALABRAS DE CARACOLA

-Presentación del autor de Francisca Aguirre en las XII jornadas “Mar adentro”  de Candás
 Lauren García
 
“Este mar no lo conoce nadie/ salvo el propio corazón y su incierto destino”. Así, la poesía de Francisca Aguirre conversa con una lengua viva, de los piélagos conocidos y lejanos en los que se reconoce el alma, el sentimiento ignoto que nos lleva a lugares  remotos para aprobar el sentimiento. Allí late una voz interior que suena y resuena para una poeta que dona su escritura irrevocablemente. La artesanía moldeada a lo largo de  varias décadas de convertir la sencillez en hondura, de que el poema dialogue con su  interlocutor como un amigo entrañable en la familiaridad de las letras. También, por  supuesto, la labor de reescribir la historia, de exigir la puntualidad de los vagones de  cola, el cese de los cruentos bombardeos, la damnificación de los perdedores; la  exigencia de que el olvido sea nada más que una enfermedad pasajera.
Posee Francisca Aguirre la agraciada y agradecida varita mágica de convertir lo que  toca en lírica pausada, bello polvo enamorado. Un hermoso oficio como el mar labrado en una tarde de Madrid mientras la ciudad escucha agazapada lo que ella escribe.  
Poemas que conocen el dolor, y después lo desarman como una herida borrosa donde no planea el alma, por la vida no se pagan peajes para estacionar la palabra. Una  música que nos convierte en hielo y fuego, que viene “del oscuro atropello de las  arterias del planeta”. Nostalgia de un tiempo gris en el que la amistad entroncaba las relaciones humanas con la literatura; versos como un halo salvador y un eco que se  alarga en el futuro. Siempre estará el amor tendiendo puentes indestructibles con su consabida sonrisa generosa hacia los desheredados.  
La edad del cobijo donde arde el recuerdo de “una niña que espera en un muelle lejano/  y una mujer que sabe que los muertos no mueren”.  Fotografías que enhebran la  nostalgia, una nana meciendo el tiempo con un fragor de cadencia templada y suave  sobre la realidad y esa tristeza, animal herido e hiriente, cuyas “lágrimas nos lavan con  modestia”. Una voz conciliadora al tratar sobre la anatomía y poderosamente recordar  que “los ojos miran hacia adentro/ y allí resuena el viento sobre la cosecha”. Una  canción trasnochadora recordándonos el destino de la carne, el tango de la herida  absurda en “el sortilegio errante de las noches”.  Una letra, un estribillo, justificando el  día a día. El deber de pedir una tregua que se prolonga en el horizonte, tiempo  acurrucado “de una luz que suspende la tristeza”. La literatura que  requiere un  encuentro ansiado con la niñez sin tintes exultantes: “Nadie regresa nunca a  la niñez/ aunque su corazón siempre lo intente”. El tránsito en galope literario para  asubyugar el desánimo.  
La obra de Francisca Aguirre posee fe en la vida, en el palpable asombro de latir:  “Rozar la sombra de una hoja/ me parece la confirmación del Paraíso/ acariciar un  animal me resulta tan familiar como la certidumbre del fuego. / Lo vivo quema”.  También un humor ensamblado de ternura, que asiente que “la tímida sonrisa sea tal vez una prueba de la existencia de Dios”. 
El oficio del poeta no es baladí, ni de exclusivo patrimonio de las musas exquisitas y  fulgurantes; la tinta preciada del talento ha de regar las entrañas con la dignidad de un  mensaje meridiano: “Detrás de una estafa que ensucie a una palabra/ debería asomar  una guadaña”.  De nuevo, la memoria, que es “un manantial que riega la inocencia”.   La poeta entre guitarras, alegrías y llantos se enfrenta al “silencio como un musgo  veloz”. El náufrago, que conoce las veleidades y sinsabores del mar, y pese a todo se  sabe libre porque tiene “toda la tierra esperándome”. 
La extrañeza de la reincidencia en la aventura, el regreso cíclico y, quizás más  sosegado, Ìtaca desnortando el ala del sombrero:“regresaré, y como en los buenos  tiempos/ haré la peligrosa travesía de tomar una taza de café”. Una carga de filosofía  vital revestida y henchida de fraternidad que apunta “dibújate el futuro en la frente”. 
Francisca Aguirre abre la casa de la poesía del yo al nosotros porque “La inocencia nos obliga a creer en los milagros”. Y hoy  este Candás de milagros marítimos y literarios  repite aquellos versos suyos: “Cae sobre mí la túnica del aire/ y una música pálida y remota/ suena en mi corazón convaleciente/ como resuena el mar en una caracola”. Quedan ustedes con Francisca Aguirre y las preguntas azules de la poesía. Nada más  que ella conoce la espuma de las respuestas.

Premios de la Crítica de Asturias

Bases XI Premio de las Letras de Asturias y de los XVI Premios de la Crítica de Asturias 2016

NOTA INFORMATIVA:

Ampliación del plazo de presentación de obras al XVI Premio de la Crítica y de candidaturas al XI Premio de las Letras y columna periodística hasta el 30 de agosto de 2016

 

 XI Premio de las Letras de Asturias

XVI Premios de la Crítica de Asturias
 
 
CONVOCATORIA
La Asociación de escritores de Asturias convoca:
 
 
 
1.    XVI El PREMIO DE LA CRÍTICA DE ASTURIAS
 
2.    XI PREMIO DE LAS LETRAS DE ASTURIAS
 
3.    PREMIO A UNA COLUMNA PERIODÍSTICA O CONJUNTO DE ARTÍCULOS
 
1.    XVI PREMIOS DE LA CRÍTICA DE ASTURIAS
 
Se convocan cuatro premios:
 Narrativa en castellano y narrativa en asturiano
 Poesía en castellano y poesía en asturiano.
Se concederá un premio por cada modalidad a un libro de un autor que haya nacido o resida en el Principado de Asturias,
 
a)   Presentación de obras
 
Cualquier persona física o jurídica, podrá proponer aquellas obras que considere merecedoras de optar a los premios de la crítica.
 
b) Plazo de presentación y otros requisitos
 
 Todas las obras que concurran al premio, en cada una de las modalidades, deben haber sido publicadas entre el 1 de enero del año 2015 y el 31 de diciembre del mismo añoo en su defecto, antes de la fecha límite de admisión de esta convocatoria, pero con el número del Depósito Legal correspondiente al año 2015. En este último caso, toda obra propuesta quedará excluida en la siguiente convocatoria.En cualquier modalidad quedarán excluidas aquellas obras que sean reediciones ya publicadas en años anteriores, así como las antologías y obras completas. La fecha límite de admisión es hasta el 30 de julio de 2016 a las 24 horas.Las propuestas irán acompañadas de un escrito que incluya título de la obra, autor, identidad de quien presenta la obra, domicilio, teléfono de contacto y lugar de nacimiento, así como una breve valoración de la obra presentada. Además, se entregarán  cuatro ejemplares del libro  en la siguiente dirección:
Asociación de Escritores de Asturias.
(Premio de la Crítica)
Hotel de Asociaciones Santullano
C/ Fernández Ladreda, nº 48
33011 Oviedo
 
 
 
c)   Jurado
 
El Jurado, estará compuesto por un mínimo de 3 personas de reconocido prestigio en el ámbito literario y un secretario que actuará con voz, pero sin voto. Éste tendrá que ser miembro de la AEA y será nombrado por el Presidente/a de la Asociación de Escritores de Asturias.
 
d)   Premios
 
Los premios serán concedidos por el Jurado correspondiente a cada una de modalidades. En fecha próxima a la concesión de los premios, el jurado decidirá la obra premiada en narrativa y en poesía, y en las dos modalidades: castellano y asturiano.
Los autores premiados en cada una de las modalidades recibirán como premio una escultura nombrada Apolo, realizada por Jaime Herrero
 
 
2.    XI PREMIO DE LAS LETRAS DE ASTURIAS
Se concederá el Premio de las letras de Asturias a un autor nacido, residente o vinculado a Asturias, cuya obra suponga una aportación especial a la literatura.
a)   Presentación de candidaturas.
Lossocios, al corriente de pago de la cuota correspondiente,podrán presentar candidaturasparaoptar al Premio de las Letras, siempre y cuando se cumplan todos los requisitos de estas bases. Para ello, se deberá enviar una propuesta por escrito en la que figure el nombre del autor, lugar y fecha de nacimiento, dirección postal, teléfono de contacto, currículum y todos los méritos que se consideren relevantes.
 b) Plazos y forma de presentación
 El plazo de admisión de candidaturas termina el 30 de julio de 2016 a las 24:00 horas.
 Las propuestas se dirigirán a asociacionescritoresdeasturias@gmail.com. enviando un archivo adjunto del formulario que se facilitará a los socios.
c)Jurado
El jurado estará formado por la totalidad de los socios de la AEA que estén al corriente de su cuota anual. Cada socio puede votar el nombre que considere merecedor del Premio, teniendo en cuenta lo establecido en el apartado 2b). El presidente/a de la AEA será el que proclame el ganador del Premio después de que el secretario contabilice todos los votos recibidos.
d) Premio
El autor premiado recibirá como premio la escultura nombrada Apolo realizada por Jaime Herrero
 
 
3.    COLUMNA PERIODÍSTICA
 
a)   Presentación de candidaturas.
 
 Las candidaturas se enviarán mediante un archivo en formato electrónico con la selección de la columna o conjunto de columnas, escritas en castellano o en asturiano, que hayan sido publicadas en cualquier periódico o revista,durante el año natural correspondiente a la convocatoria del premio y cuyo autor haya nacido o resida en Asturias, indicando el autor, género, el medio y la fecha en que se publicó Se valorará la calidad literaria del escrito.
 
b)   Plazos
 
Cada candidatura propuesta será remitida antes del 30 de julio de 2016, aasociacionescritoresdeasturias@gmail.com
 
 
c)   Jurado.
 
En la modalidad de columna periodística, el Jurado estará compuesto por los miembros de la Junta Directiva de la Asociación de Escritores de Asturias.
 
d)   Premios
El ganador recibirá como premio la escultura nombrada Apolo realizada por Jaime Herrero
 
NOTA: Con carácter general, los miembros de cada uno de los jurados sólo valorarán los contenidos literarios de las obras propuestas, descartándose cualquier otra consideración en las deliberaciones del mismo. Asimismo, el jurado, en cada modalidad del PREMIO DE LA CRÍTICA DE ASTURIAS, podrá declarar desierto el premio cuando así lo estime oportuno y se abstendrá, en cualquier caso, de otorgar menciones especiales.
 
 
 4. Acto de entrega de premios
 
a) La composición de los distintos Jurados, así como el nombre y las obras de los autores que resulten galardonados, se darán a conocer en un acto público, preferiblemente en el mes de noviembre de 2016, que se comunicará a través de los medios de comunicación social. A los autores premiados se les comunicará con antelación el fallo del Jurado.
 
 
b) Con el fin de promover y difundir tanto las obras como los autores, la organización se reserva el derecho de anunciar públicamente y con antelación al fallo del jurado, los títulos y los autores de las obras finalistas de cada modalidad.
 
 c) El acto de entrega de premios se anunciará oportunamente en los medios de comunicación, redes sociales y se les comunicará a los socios por correo electrónico.
 
5. Aceptación de las bases
 
El mero hecho de tomar parte en estas convocatorias implica la total aceptación, sin reservas, de estas bases. En todos los casos, cualquier incidencia no contemplada en estas bases, así como su interpretación será resuelta por el jurado.
Ni el jurado ni los miembros de la AEA, mantendrán correspondencia con los firmantes de las propuestas.
 
Oviedo, abril de 2016

La esquina

La herencia posmoderna en las poéticas de actualidad: La poeticidad de la no inferencia, Alberto Arce

 ¿Qué ocurre cuando todo es relativo? ¿Acaso podemos encontrar constantes universales en una realidad en la que todo es falso y verdadero al mismo tiempo? ¿De veras es correcto categorizar al texto en cuanto a un simple y vacuo derroche subjetivo? Habría quien diría sencillamente que no; que no todo vale; que aun exentos de grandes nombres y de grandes corrientes enfrentadas dentro del panorama que nos ocupa, el vacío nunca habrá de ser el objetivo último del compositor de realidades a través de un más que inevitable mimetismo. Si bien del esteticismo puro aprendimos el porqué de lo que algunos denominan la elevación inherente de la que es poseedor el género de géneros, de la interpretación del artefacto posmoderno y de su evidente vigencia en la actualidad no nos queda sino más que un mar de dudas.

Nos encontramos, pues, con un espacio artístico en el que el ego ha variado una vez más, en el que antiguas actitudes como la fuerte expresividad del yo creador o la cercanía y confección armónica del yo sensitivo, han dado paso a una suerte de yo inmediato de sentir explícito en que ni la expresión ni la creación —más allá de aquella fruto del capricho adolescente— parecen poblar el fin último de una buena parte de la poética actual, quizá un tanto sobredifundida gracias al colectivo joven y a la inmediatez de las nuevas formas de comunicación, en la que no se sabe lo que se persigue ni se quiere perseguir.

Pero no se inquieten aquellos amantes del periodo propiamente dicho —esa segunda mitad del siglo XX en que se trató de ir más allá relegando a un lado los objetivos modernistas, fallidos para algunos, y se exploraron los entresijos de la metaficción partiendo de un rechazo casi total a lo establecido—, nuestro objeto de interés es la vigencia, en parte, de ciertos paradigmas posmodernos en el contexto de la lírica española de actualidad. Así lo es, por encima de todos ellos, la negación absoluta de las realidades prediseñadas y de los moldes filosóficos, morales y técnico-formales establecidos.

Muy lejos queda ya el hacer libre del segundo XIX en que grandes autores como Walt Whitman y escuelas como el versolibrismo francés lucían con orgullo un distanciamiento total de la rima y el metro en el verso, no por ello sacrificando las

características rítmicas y la musicalidad del mismo, que muy a pesar de ciertos círculos literarios, en ocasiones se utiliza como fundamento de una estética actual en la que el verso no es verso como tal y su contenido semántico-referencial aporta no mucho más que una explicatura de alto nivel.

 

Alberto Arce Rodríguez

Oviedo, libro abierto

Novedades de socios

Yo estaba allí, de Mª Esther García López

 

Novedades de socios

Una mala racha, por Julio Rodríguez. Editorial Menoscuarto, 2016

 

Colección Diez

Primavera eterna. Varios autores.

Novedades de socios

El Río Tejo, por Ángel García Prieto.

Novedades de socios

Circo, de José Ángel Ordiz

 

 

Novedades de socios

Territorio Whatsapp, de Raúl Castañón del Río.

Novedades de socios

¿Por qué las chicas beben más y los hijos únicos hablan solos? , de Ángel García Prieto.

Novedades de socios

Club Lola y otros espactáculos, de José Ángel Ordiz

 

Novedades de socios

Apabullante silencio extranjero, de Fernando Fonseca.

Novedades de socios

Hollywood maldito, de Jesús Palacios

 

Novedades de socios: Una mala racha

Julio Rodríguez. Editorial Menoscuarto, 2106

 

Novedades de socios

\\\"La venganza del objeto\\\", de Alfredo Hernández García.

Novedades de socios

\\\"Ilustrados o bárbaros\\\", de Asunción Herrera Guevara

Novedades de socios

\\\"Quiero ser arcu iris\\\", de Mª Esther García López con ilustraciones de Reyes Fernández Medina.

Novedades de socios

\\\"El castigo de los ángeles\\\", de Lauren García.

Novedades de socios

La sombrilla de Mahou, de Juanjo Barral.

Novedades de socios

Justos por pecadores, de Manolo D. Abad. 26/05/2014.

Novedades de socios

Una historia en el aire, de Celia Álvarez Fresno. 07/05/2014

Novedades de socios

 

Marcelo García

Dorian Gray 2.0

Novedades de socios

Armando Murias Ibias

 Chantaje en carnaval

[Leer aquí

Novedad digital

 

Novedades de socios

Pilar Sánchez Vicente

 Luciérnagas en la Memoria

Prensa y noticias

XIII JORNADAS DE LITERATURA

 Para ver el reportaje
fotográfico pulsaAQUÍ

Novedades de socios

Francisco Álvarez Velasco

 

Novedades de socios

Pepe Monteserín

  José Marcelino García
Fernández-Luanco
Premio Dolores Medio
de Novela 2013

 

Novedades de socios

Javier García Cellino

 

Novedades de socios

Ernesto Colsa

Novedades de socios

Celia Álvarez Fresno

Novedades de socios

Juanjo Barral

  Pop supuesto 
 
Si deseas leer el libro,
pulsa aquí
y descárgalo gratis. 

Novedades de socios

Ángel García Prieto y Fermín Rodríguez Gutiérrez

Novedades de socios

José Marcelino García

 

Novedades de socios

Jesús Palacios

Novedades de socios

Manolo D. Abad

Colección Diez

Kaledidoscopia. Col.Diez 2

 

Descargar documento(374,85 Kb)

Novedades de socios

Apabullante silencio extranjero, de Fernando Fonseca.

Novedades de socios

Territorio Whatsapp, de Raúl Castañón del Río.


Carta abierta a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social

LA ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE ASTURIAS Y LOS ESCRITORES JUBILADOS
 


La entrada en vigor del Real Decreto-ley 5/2013, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, ha hecho que la Seguridad Social esté declarando incompatible la percepción de una pensión de jubilación con la de los derechos de autor por obras propias, cuando estos superan el Salario Mínimo Interprofesional. El caso afecta a gran parte de los escritores jubilados, que ven amenazadas sus pensiones.

Son muchas las voces que se han alzado contra la injusticia que supone la norma con carácter general. La Asociación de Escritores de Asturias (AEA) se suma a ellas, al tiempo que recuerda a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social que la percepción de derechos de autor, al menos con relación a los generados por obras no escritas en el año de que se trate, no supone un rendimiento procedente del trabajo, sino de un patrimonio acumulado a lo largo de los años anteriores, asimilable al cobro de rentas derivadas de bienes muebles o inmuebles. Si la pretensión del Real Decreto-ley que se cita es la de regular la compatibilidad de la pensión de jubilación con el ejercicio de un determinado empleo o trabajo, resulta evidente que, en este caso, el supuesto de hecho (el ejercicio de un trabajo) no existe, razón por la que la AEA considera inadmisible, al menos en este caso, la interpretación de la norma que están dando los poderes públicos.


Carta abierta a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social

LA ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE ASTURIAS Y LOS ESCRITORES JUBILADOS
 


La entrada en vigor del Real Decreto-ley 5/2013, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, ha hecho que la Seguridad Social esté declarando incompatible la percepción de una pensión de jubilación con la de los derechos de autor por obras propias, cuando estos superan el Salario Mínimo Interprofesional. El caso afecta a gran parte de los escritores jubilados, que ven amenazadas sus pensiones.

Son muchas las voces que se han alzado contra la injusticia que supone la norma con carácter general. La Asociación de Escritores de Asturias (AEA) se suma a ellas, al tiempo que recuerda a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social que la percepción de derechos de autor, al menos con relación a los generados por obras no escritas en el año de que se trate, no supone un rendimiento procedente del trabajo, sino de un patrimonio acumulado a lo largo de los años anteriores, asimilable al cobro de rentas derivadas de bienes muebles o inmuebles. Si la pretensión del Real Decreto-ley que se cita es la de regular la compatibilidad de la pensión de jubilación con el ejercicio de un determinado empleo o trabajo, resulta evidente que, en este caso, el supuesto de hecho (el ejercicio de un trabajo) no existe, razón por la que la AEA considera inadmisible, al menos en este caso, la interpretación de la norma que están dando los poderes públicos.

Una mala racha

Julio Rodríguez. Editorial Menoscuarto, 2016

 

Oviedo, libro abierto

©2008 Asociación de Escritores de Asturias Aviso Legal

Iniweb 2.0  -  Conforme con:  CSS - HTML4.01 - TAW