RSS
Imprime contenidoEnviar a un amigo

NOTA: La información suministrada no se almacenará en ninguna base de datos y por tanto no será utilizada con ningún otro fin más que ser un servicio añadido al web.


Una entrevista ligera a Care Santos, por J. Havel y J. Lasheras. 19/07/2012

 
Una entrevista ligera a Care Santos
 
»¿A quién se le ocurriría por primera vez asar una patata?
 
Por José Havel y Javier Lasheras.
 

 
 
¿Qué valora más en un viaje?

Lo que ha dejado en tu vida cinco años después, cuando te acuerdas de él

¿Qué es lo que más le gusta hacer a las 8 de la tarde?

Quitarme los zapatos y ponerme un libro.

¿Cuál es el riesgo principal de viajar con usted?

Tener que escucharme. No me callo.

¿Qué valora más para elegir un acompañante?

Que sepa hacerme callar.

¿Cuál es ese lugar al que siempre le gustaría volver y por qué?

A cualquier lugar entre la calle 30 y la 50 de Manhattan, Nueva York. Creo que no echo de menos ningún lugar del mundo más que los teatros de Broadway.

¿Cuál es su principal defecto?

Soy muy desordenada. Y cada vez más obsesiva.

¿Y su principal cualidad?

El optimismo patológico. Soy feliz pase lo que pase.

¿Qué libros lee cuando viaja?

La apuesta segura, para no cargar en balde. Generalmente, de autores del país al que me dirijo.

¿Y qué está leyendo ahora?

Una historia de la prostitución editada en el siglo XIX que le compré a un librero italiano por Internet.

¿Es usted de las que leen con lápiz y papel a mano?

Por supuesto. Y escribo libros alternativos en los márgenes y hasta dejo notas para quien venga detrás.

¿Cuál sería su mayor desdicha?

No leer ni escribir. O igual al revés.

¿Qué obra publicada le hubiese gustado firmar?

Cualquiera de las de Óscar Esquivias o Jaume Cabré.

¿Dónde le gustaría vivir?

Donde vivo.

¿Cuál es su bebida favorita?

El agua con gas.

Dígame un par de grandes novelas que se le atragantaron o nunca pudo terminar de leer.

Papeles póstumos del Club Pickwik, de Dickens. Y La montaña mágica, de Thomas Mann

¿Cuál es su ciudad preferida?

Barcelona.

¿Quiénes son sus escritores favoritos?

Los que tienen algo que contar y miman el estilo a la hora de contarlo.

¿Cuáles son sus palabras predilectas o su frase favorita?

El verbo emocionar en todas sus formas y tiempos.

¿Qué música suele escuchar?

Tengo gustos eclécticos. Me gusta la salsa clásica, el musical anglosajón o los temas de cantautor. Para trabajar, siempre violoncello y muy a menudo Suites de Bach.

¿Con qué personajes históricos y personajes ficticios le gustaría pasar una velada?

Cyrano de Bergerac, José Zorrilla, Napoleón Bonaparte, Florentino Ariza.

¿Por cuánto sale, más o menos, una ración de 100 gramos de jamón ibérico puro de bellota, una copa de vino, un libro de poemas y una onza de chocolate?

Todas estas cosas valen más de lo que cuestan. Por tanto, pagaría por ellas lo que me pidan (y hasta me dejaría estafar).

Recomiende un par de obras de arte.

Una puesta de sol en Sanlúcar de Barrameda. La vista de Londres desde la cafetería de la Tate Modern.

¿En la escritura de qué se halla usted ahora inmerso?

Una historia de mujeres fuertes y libreros con suerte. Mi próxima novela.

¿La crítica literaria la prefiere con agua, con hielo o a solas?

La prefiero dulce, pero si es amarga no me importa.

¿Qué detesta, odia y le cabrea a un mismo tiempo? ¿Y por separado?

Detesto la ignorancia orgullosa. Me odio a mí misma, en ocasiones. Me cabrea ver al Ministro de Hacienda en la tele. Creo que no hay nada (por ahora) que aúne las tres cosas.

Recomiéndenos un libro que aún no haya leído.

Lo próximo que escriba John Irving.

Díganos un par de películas que todo el mundo debería ver.

Series, si no le importa. Mad men y Roma.

¿A través de qué película llegó a leer un libro estupendo?

No se ha dado el caso. Al contrario, sí.

¿Qué suceso de la historia admira más?

Cualquier invención gastronómica. ¿A quién se le ocurriría por primera vez asar una patata? ¿O comerse una gamba? A gente valiente y desprejuiciada, sin duda.

¿Qué red social de internet prefiere?

Soy de todas y de ninguna.

¿A quién le hubiese gustado entrevistar?

A William Shakespeare.

Y por último, ¿cómo se declara usted, culpable o inocente?

Culpable, siempre. Si no, ¿de qué escribiría?
 
 
Care Santos es escritora

Presentación de poemario

Nieves Viesca

 

presentación

El nuevo libro de Raúl Castañón presentado por José Havel

 

Novedades de socios

Raúl Castañón

 

Novedades de socios

Nieves Viesca

 

Portada y contraportada

NOVEDADES DE SOCIOS

Lectura dramatizada

 

Nuevo libro de Pepe Monteserín

 

Novedades de socios

Libro de Marcelo Matas

 

Novedades de los socios

 Nuevo libro de Ángel García Prieto

“El Fado tiene no sé qué/ que prende la vida de la gente/ un nada que no se ve / un todo que la gente siente”, se canta en “Destino marcado”, con la letra de Fernando Farinha y la música del Fado Menor. El Fado apasiona, seduce, da más de lo que puedas esperar, te hace llorar o reír, explica el amor o el fracaso, el bien y su ausencia, encandila, arrebata, estremece.

El Fado es en último extremo inasequible y nuestro libro no puede pretender explicarlo, pero si acercar un tanto más al mundo propio de esta fascinante poesía musicada y cantada por portugueses. Porque también el Fado se revela cuando él quiere y se te da. Y este libro habla de modos, formas, maneras, caminos, historia, lugares, ambientes, personas y palabras del Fado, que pueden hacer posible el milagro de esta pasión.

En este libro intervenimos unos amantes de Portugal y enamoradas del Fado, para unirnos también a los lectores que tengan la suerte de conmoverse ya con el Fado o para los que en estas páginas se lo puedan encontrar.   

Nuevo poemario de David Fueyo

 

Oviedo, libro abierto

Novedades de socios

Yo estaba allí, de Mª Esther García López

 

Novedades de socios

Una mala racha, por Julio Rodríguez. Editorial Menoscuarto, 2016

 

Colección Diez

Primavera eterna. Varios autores.

Novedades de socios

Circo, de José Ángel Ordiz

 

 

Novedades de socios

El Río Tejo, por Ángel García Prieto.

Colección Diez

Kaledidoscopia. Col.Diez 2

 

Descargar documento(374,85 Kb)

Novedades de socios

Apabullante silencio extranjero, de Fernando Fonseca.

Novedades de socios

Territorio Whatsapp, de Raúl Castañón del Río.


Carta abierta a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social

LA ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE ASTURIAS Y LOS ESCRITORES JUBILADOS
 


La entrada en vigor del Real Decreto-ley 5/2013, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, ha hecho que la Seguridad Social esté declarando incompatible la percepción de una pensión de jubilación con la de los derechos de autor por obras propias, cuando estos superan el Salario Mínimo Interprofesional. El caso afecta a gran parte de los escritores jubilados, que ven amenazadas sus pensiones.

Son muchas las voces que se han alzado contra la injusticia que supone la norma con carácter general. La Asociación de Escritores de Asturias (AEA) se suma a ellas, al tiempo que recuerda a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social que la percepción de derechos de autor, al menos con relación a los generados por obras no escritas en el año de que se trate, no supone un rendimiento procedente del trabajo, sino de un patrimonio acumulado a lo largo de los años anteriores, asimilable al cobro de rentas derivadas de bienes muebles o inmuebles. Si la pretensión del Real Decreto-ley que se cita es la de regular la compatibilidad de la pensión de jubilación con el ejercicio de un determinado empleo o trabajo, resulta evidente que, en este caso, el supuesto de hecho (el ejercicio de un trabajo) no existe, razón por la que la AEA considera inadmisible, al menos en este caso, la interpretación de la norma que están dando los poderes públicos.


Carta abierta a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social

LA ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE ASTURIAS Y LOS ESCRITORES JUBILADOS
 


La entrada en vigor del Real Decreto-ley 5/2013, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, ha hecho que la Seguridad Social esté declarando incompatible la percepción de una pensión de jubilación con la de los derechos de autor por obras propias, cuando estos superan el Salario Mínimo Interprofesional. El caso afecta a gran parte de los escritores jubilados, que ven amenazadas sus pensiones.

Son muchas las voces que se han alzado contra la injusticia que supone la norma con carácter general. La Asociación de Escritores de Asturias (AEA) se suma a ellas, al tiempo que recuerda a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social que la percepción de derechos de autor, al menos con relación a los generados por obras no escritas en el año de que se trate, no supone un rendimiento procedente del trabajo, sino de un patrimonio acumulado a lo largo de los años anteriores, asimilable al cobro de rentas derivadas de bienes muebles o inmuebles. Si la pretensión del Real Decreto-ley que se cita es la de regular la compatibilidad de la pensión de jubilación con el ejercicio de un determinado empleo o trabajo, resulta evidente que, en este caso, el supuesto de hecho (el ejercicio de un trabajo) no existe, razón por la que la AEA considera inadmisible, al menos en este caso, la interpretación de la norma que están dando los poderes públicos.

Una mala racha

Julio Rodríguez. Editorial Menoscuarto, 2016

 

Oviedo, libro abierto

Nuevo poemario de David Fueyo

 

Novedades de los socios

 Nuevo libro de Ángel García Prieto

 

“El Fado tiene no sé qué/ que prende la vida de la gente/ un nada que no se ve / un todo que la gente siente”, se canta en “Destino marcado”, con la letra de Fernando Farinha y la música del Fado Menor. El Fado apasiona, seduce, da más de lo que puedas esperar, te hace llorar o reír, explica el amor o el fracaso, el bien y su ausencia, encandila, arrebata, estremece.

El Fado es en último extremo inasequible y nuestro libro no puede pretender explicarlo, pero si acercar un tanto más al mundo propio de esta fascinante poesía musicada y cantada por portugueses. Porque también el Fado se revela cuando él quiere y se te da. Y este libro habla de modos, formas, maneras, caminos, historia, lugares, ambientes, personas y palabras del Fado, que pueden hacer posible el milagro de esta pasión.

En este libro intervenimos unos amantes de Portugal y enamoradas del Fado, para unirnos también a los lectores que tengan la suerte de conmoverse ya con el Fado o para los que en estas páginas se lo puedan encontrar.   

©2008 Asociación de Escritores de Asturias Aviso Legal

Iniweb 2.0  -  Conforme con:  CSS - HTML4.01 - TAW