RSS
Imprime contenidoEnviar a un amigo

NOTA: La información suministrada no se almacenará en ninguna base de datos y por tanto no será utilizada con ningún otro fin más que ser un servicio añadido al web.


Una entrevista ligera a Marcelo Matas, por J. Havel y J. Lasheras. 13/08/2012

 
Una entrevista ligera a Marcelo Matas
 
» Espero que en esta entrevista se note
 
que sólo pretendo hablar de mí mismo.
 
Por José Havel y Javier Lasheras.
 
 
¿Qué valora más en un viaje?
 
Las lecturas que suelo hacer para prepararlo y las impresiones que anoto cuando vuelvo a casa.
 
¿Qué es lo que más le gusta hacer a las 8 de la tarde?
 
El día 30 de septiembre de cada año a las 8 en punto de la tarde se puede ver desde el páramo de Autilla (Palencia) una puesta de sol infinita sobre la dorada y ancha tierra de Castilla. Eso quisiera hacer todos los días del año a las 8 de la tarde.
 
¿Cuál es el riesgo principal de viajar con usted?
 
Que suelo leer antes todo lo que puedo sobre el sitio que voy a visitar.
 
¿Qué valora más para elegir un acompañante?
 
Que no haya leído nada sobre el sitio que vamos a visitar.
 
¿Cuál es ese lugar al que siempre le gustaría volver y por qué?
 
Siempre que puedo vuelvo a Casablanca, con la vana esperanza de que Ingrid Bergman decida no coger ese maldito avión.
 
¿Cuál es su principal defecto?
 
Dejar siempre para mañana todo lo que no quiero hacer hoy.
 
¿Y su principal cualidad?
 
Dejar siempre para mañana todo lo que no quiero hacer hoy.
 
¿Qué libros lee cuando viaja?
 
Novelas que tengan que ver con el sitio donde voy, pues sólo a través de lo inventado puede sernos accesible lo real. Caballero Bonald sabe expresarlo mejor: «no sin ser deformada puede la realidad exhibir sus enigmas».
 
¿Y qué está leyendo ahora?
 
La última de Vila-Matas, pues mañana salgo para Barcelona. Si me da tiempo, pienso releer a Mendoza, Marsé, Vázquez Montalbán, Rodoreda, Cabré…
 
¿Es usted de los que leen con lápiz y papel a mano?
 
El lápiz lo llevo en la oreja, como los carpinteros antiguos. Si leo alguna frase que me gusta, marco un punto en el margen de la página para, cuando acabe el libro, transcribirla en mi cuaderno azul, con la ilusión de creerme que ha sido mi lápiz el que me la ha sacado directamente del cerebro.
 
¿Cuál sería su mayor desdicha?
 
Parafraseando una cita de Saramago, dejar de ser el lugar donde se piensa y se siente.
 
¿Qué obra publicada le hubiese gustado firmar?
 
Cualquier cuento o novela de Juan Carlos Onetti, el mejor escritor en español del siglo XX. Tampoco me hubiera importado firmar Carmesí de alizarina, de Marcelo Matas (en vías de publicación, según le ha contado al autor un editor optimista).
 
¿Dónde le gustaría vivir?
 
En el condado de Yoknapatawpha, para ver si son verdaderas las historias que Faulkner inventa.
 
¿Cuál es su bebida favorita?
 
Cualquiera. Menos el agua y sus derivados.
 
Dígame un par de grandes novelas que se le atragantaron o nunca pudo terminar de leer.
 
Soy bastante tozudo en mis empeños como lector, de manera que rara vez abandono lo que empiezo, pero ya que me lo pregunta les diré que, si entendemos la novela en sentido amplio, no pude con Viaje de un naturalista alrededor del mundo, de Charles Darwin. Me mareaban tanto los datos científicos que fui incapaz de llegar a las Islas Galápagos.
Tampoco pude con la Teoría de la relatividad, de Einstein, porque lo mínimo que se le puede pedir a una obra de ficción es verosimilitud.
 
¿Cuál es su ciudad preferida?
 
La última que acabo de visitar. En eso soy absolutamente fiel.
 
¿Quiénes son sus escritores favoritos?
 
Coincido con el canon mayoritariamente aceptado por la crítica: Cervantes, Shakespeare, Faulkner, Proust, Kafka, Joyce…  Al lado de ellos pondría a Ignacio Aldecoa, Juan Carlos Onetti, Julien Gracq, Juan Marsé, Saramago y algunos más.
 
¿Cuáles son sus palabras predilectas o su frase favorita?
 
«Menos tu vientre / todo es oscuro», de Miguel Hernández. Me gusta el hallazgo de que también es oscuro el verso
«Las personas que hablan de los demás tienden a ser aburridas, pero cuando hablan de sí mismas casi siempre resultan interesantes» (Oscar Wilde). Espero que en esta entrevista se note que sólo pretendo hablar de mí mismo.
 
¿Qué música suele escuchar?
 
Jazz.
 
¿Con que personajes históricos y personajes ficticios le gustaría pasar una velada?
 
Con Cervantes, para tratar de entender la ficción.
Con Don Quijote, para tratar de entender la realidad.
 
¿Por cuánto sale, más o menos, una ración de 100 gramos de jamón ibérico puro de bellota, una copa de vino, un libro de poemas y una onza de chocolate?
 
Todo depende de los premios literarios que haya obtenido el autor del libro de poemas.
 
Recomiende un par de obras de arte.
 
Dos figuras en el bosque, de Van Gogh. (¿Perdidas o encontradas?)
Painter working. Reflection, de Lucien Freud (autorretrato del artista desnudo)
 
¿En la escritura de qué se halla usted ahora inmerso?
 
En el tercer volumen de la trilogía que forma parte esencial de mis Obras Completas.
 
¿La crítica literaria la prefiere con agua, con hielo o a solas?
 
Siempre a solas para que no pierda la capacidad de embriagar, teniendo en cuenta que «el principal objetivo del crítico es ver el objeto como en realidad no es» (Oscar Wilde).
 
¿Qué detesta, odia y le cabrea a un mismo tiempo? ¿Y por separado?
 
A un mismo tiempo, detesto, odio y me cabrea que la gente se ría, ridiculice, se aproveche o humille a las personas débiles, a las más vulnerables de la sociedad.
Por separado, detesto el refrán «Todos los caminos llevan a Roma». No es verdad. Quise comprobarlo y acabé en Finisterre.
 
Recomiéndenos un libro que aún no haya leído.
 
Uno del que tengo que hacer una crítica los próximos días. Aunque sea de un amigo, lo recomiendo fervientemente. Siento no acordarme del título.
 
Díganos un par de películas que todo el mundo debería ver.
 
El verdugo, de Luis García Berlanga
Vidas rebeldes, de John Huston.
 
¿A través de qué película llegó a leer un libro estupendo?
 
Dos películas: Doctor Zhivago y El gatopardo
 
¿Qué suceso de la historia admira más?
 
Los días 2 de marzo y 22 de abril de 1959, en el Estudio Columbia situado en la calle 30 de Nueva York se reunieron Miles Davis (trompeta), Cannonball Adderley (saxo alto), John Coltrane (saxo tenor), Bill Evans (piano), Wynton Kelly (piano), Paul Chambers (contrabajo) y Jimmy Colb (batería). Grabaron Kind of blue, considerado el mejor disco de jazz de la historia. Miles Davis aplicó su idea: «No toques lo que está escrito, toca lo que no está en la partitura». He ahí el principio del arte.
Otro suceso histórico que admiro es que a pesar de la crisis, aún no nos estemos matando en Europa.
 
¿Qué red social de internet prefiere?
 
Atraído por su misterioso nombre, me hice una cuenta en esa red social que se traduce literalmente por «Caralibro». ¡Qué desilusión!
 
¿A quién le hubiese gustado entrevistar?
 
A Marcelo Matas de Álvaro, en la oscuridad de sus sueños.
 
Y por último, ¿cómo se declara usted, culpable o inocente?
 

Ustedes sabrán. Yo sólo he dicho la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.

 

Marcelo Matas es escritor.

Novedades de socios

Poesía de Javier Lasheras

 

Novedades de socios

Raúl Castañón

 

Novedades de socios

 

Novedades de los socios: Ana García de Loza

 

Novedades de los socios

Libro de Jorge Ordaz

 

Novedades de socios

novela de Armando Murias

 

Novedades de socios

libro de Ángel García Prieto

Novedades de socios

Esther García López

 

Novedades de socios

J.F. Chimeno

 

Presentación de poemario

Nieves Viesca

 

presentación

El nuevo libro de Raúl Castañón presentado por José Havel

 

Novedades de socios

Raúl Castañón

 

Novedades de socios

Nieves Viesca

 

Portada y contraportada

Nuevo libro de Pepe Monteserín

 

Oviedo, libro abierto

Colección Diez

Primavera eterna. Varios autores.

Colección Diez

Kaledidoscopia. Col.Diez 2

 

Descargar documento(374,85 Kb)

©2008 Asociación de Escritores de Asturias Aviso Legal

Iniweb 2.0  -  Conforme con:  CSS - HTML4.01 - TAW