RSS
Imprime contenidoEnviar a un amigo

NOTA: La información suministrada no se almacenará en ninguna base de datos y por tanto no será utilizada con ningún otro fin más que ser un servicio añadido al web.


Literatura anónima, por Ramón Ortega. 6/12/2010

 

Literatura anónima
 
 

Como profesor de Literatura Española trato de explicar a los alumnos las principales características de los distintos periodos culturales que se han desarrollado en la historia de la península Ibérica. A través de los textos que se van leyendo, busco que ellos mismos hagan un razonamiento crítico de los elementos más significativos de cada corriente. Me ayudo, por ejemplo, de las desventuras de Lazarillo para mostrar la crisis de los valores propios de la Edad Media durante el Renacimiento, de los ensayos prolijos de Feijoo para mostrar la importancia que se le dio a la razón en la Ilustración, de las enamoradizas rimas de Bécquer o de la rabia escupida en los poemas apócrifos de Espronceda, para hablar de la trascendencia de los sentimientos en el Romanticismo, del pesimismo y la crítica social de los autores de la Generación 98... Ayer terminábamos de leer dos relatos: Los de la tienda de Ana María Matute y La lengua de las mariposas de Manuel Rivas. Aproveché para centrarme en la literatura contemporánea: la ausencia de historias cerradas, la complicidad que se busca con el lector para completar los relatos, etc. Hacia el final de la clase un alumno me interrumpe para soltar la inocente pregunta que motivó este artículo: “Muy bien esto de la literatura contemporánea, pero ¿qué es lo que va a pasar con la escritura en los próximo años? ¿Cómo lo clasificarán los estudiosos del futuro?”
 
La curiosidad es de agradecer, pero ¿cómo puede responderse a dicha preguntita? En todo caso, no quise esquivarla, así que me aventuré formular una hipótesis: Lo que se nos viene encima, contesté, es un periodo que tiene como personaje principal al autor anónimo y osadamente continúe con una improvisada disquisición:
 
Internet ha revolucionado nuestra sociedad: la transmisión de la información, el acceso al conocimiento, las comunicaciones, etc. Pues bien, la forma de hacer literatura, por supuesto, no es la excepción. Cada vez es más habitual que aquella persona que tiene inquietudes literarias diseñe un blog y lo alimente con entradas que pueden explorar todos los géneros existentes o incluso confeccionar algunos nuevos. Poesía, teatro, narrativa, todo al alcance tanto de los creadores como de posibles lectores. Ya no hace falta esperar a que una editorial apueste por la obra de estos literatos; si lo que el escritor quiere es comenzar a divulgar sus textos, Internet se lo permite de forma gratuita, eficaz e inmediata. Y no sólo hay que hablar del plano literario, cualquier artista puede subir sus creaciones. Fotografías, vídeos, música o incluso una mezcla de todo. Las personas tienen una oportunidad con la que no se contaba antes: Un radio de acción amplísimo, casi universal.
 
No es que vayan a desaparecer los libros tal y como los conocemos ahora. Quizá cambien su forma; hay quien asegura que se dejará de usar el papel. En cualquier caso esto sólo atañe al soporte de las obras y no al modo de ser producidos; el proceso editorial detrás de las creaciones literarias persistirá. O sea, que nos guste o no, autores al estilo de Ken Follett seguirán cosechando grandes ventas. Pero a la par, otro grupo de artistas alcanzarán un grado de independencia que bien utilizado puede llegar muy lejos. Antes, sin Internet, esta posibilidad era extremadamente limitada y costosa.
 
Todo tiene sus desventajas. Hay cientos de miles de entradas, lo que hace sencillo desorientarse y extraviarse en el ciberespacio. Se tiene que ser muy crítico y sobre todo selectivo a la hora de lanzarse a una búsqueda. Sin embargo, no es imposible, e incluso es probable, llegar a buen puerto. Tengo muchos amigos que al igual que yo tienen su propio blog. Ya no me sorprende que sean más las personas que me invitan a visitar sus páginas de Internet cuando les cuento mi afición por la escritura. Lo que sí que me asombra es la calidad que encuentro en los textos que leo en dichos espacios. Escritores argentinos, mexicanos, peruanos, españoles… (por citar sólo autores de la lengua española); de cuentos realistas, fantásticos, policíacos, románticos…; de poesías de la vida, el amor, la soledad, la muerte …; de artículos, reflexiones, opiniones y debates… Una pluralidad estilística y cultural. Pero si tuviera que encontrar una característica común, es que en casi todos los casos, los autores carecen de una repercusión mediática. Dicho en otras palabras, son casi todos tan desconocidos como el que escribe esta reflexión. Pero ahí están, escribiendo tenazmente; mostrando día a día su calidad, su creatividad y su talento. Anónimos todos, pero su voz tiene una fuerza más importante que cualquier nombre. No habrá manera de acallarlos; así que sentémonos enfrente del ordenador y dediquemos unos minutos a explorar. Con suerte, terminaremos maravillados.
 

 

Ramón Ortega es escritor mexicano, profesor de literatura (Universidad Nebrija) e investigador en la Universidad Complutense. Actualmente realizando la tesis doctoral: Perspectivas y fundamentos filosóficos en la fisiología de Walter Bradford Cannon

Ha publicado artículos de diversos temas (literatura, filosofía, divulgación científica, etc.) en distintos medios. Ha escrito una compilación de relatos llamada Un gran salto para Gorsky que puede descargarse en: http://sites.google.com/site/ungransaltoparagorsky/ 

Ahora está terminando un segundo libro de cuentos llamado Anecdotario de un Breaking up, cuyo  primer capítulo ya es posible descargárselo desde el mismo sitio.

 

Foto: Monumento para un escritor húngaro anónimo pero famoso, de Juliane Jacobs (borrador)

 

Oviedo, libro abierto

Novedades de socios

Yo estaba allí, de Mª Esther García López

 

Novedades de socios

Una mala racha, por Julio Rodríguez. Editorial Menoscuarto, 2016

 

Colección Diez

Primavera eterna. Varios autores.

Novedades de socios

El Río Tejo, por Ángel García Prieto.

Novedades de socios

Circo, de José Ángel Ordiz

 

 

Novedades de socios

Territorio Whatsapp, de Raúl Castañón del Río.

Novedades de socios

¿Por qué las chicas beben más y los hijos únicos hablan solos? , de Ángel García Prieto.

Novedades de socios

Club Lola y otros espactáculos, de José Ángel Ordiz

 

Novedades de socios

Apabullante silencio extranjero, de Fernando Fonseca.

Novedades de socios

Hollywood maldito, de Jesús Palacios

 

Novedades de socios: Una mala racha

Julio Rodríguez. Editorial Menoscuarto, 2106

 

Novedades de socios

\\\"La venganza del objeto\\\", de Alfredo Hernández García.

Novedades de socios

\\\"Ilustrados o bárbaros\\\", de Asunción Herrera Guevara

Novedades de socios

\\\"Quiero ser arcu iris\\\", de Mª Esther García López con ilustraciones de Reyes Fernández Medina.

Novedades de socios

\\\"El castigo de los ángeles\\\", de Lauren García.

Novedades de socios

La sombrilla de Mahou, de Juanjo Barral.

Novedades de socios

Justos por pecadores, de Manolo D. Abad. 26/05/2014.

Novedades de socios

Una historia en el aire, de Celia Álvarez Fresno. 07/05/2014

Novedades de socios

 

Marcelo García

Dorian Gray 2.0

Novedades de socios

Armando Murias Ibias

 Chantaje en carnaval

[Leer aquí

Novedad digital

 

Novedades de socios

Pilar Sánchez Vicente

 Luciérnagas en la Memoria

Prensa y noticias

XIII JORNADAS DE LITERATURA

 Para ver el reportaje
fotográfico pulsaAQUÍ

Novedades de socios

Francisco Álvarez Velasco

 

Novedades de socios

Pepe Monteserín

  José Marcelino García
Fernández-Luanco
Premio Dolores Medio
de Novela 2013

 

Novedades de socios

Javier García Cellino

 

Novedades de socios

Ernesto Colsa

Novedades de socios

Celia Álvarez Fresno

Novedades de socios

Juanjo Barral

  Pop supuesto 
 
Si deseas leer el libro,
pulsa aquí
y descárgalo gratis. 

Novedades de socios

Ángel García Prieto y Fermín Rodríguez Gutiérrez

Novedades de socios

José Marcelino García

 

Novedades de socios

Jesús Palacios

Colección Diez

Kaledidoscopia. Col.Diez 2

 

Descargar documento(374,85 Kb)

Novedades de socios

Apabullante silencio extranjero, de Fernando Fonseca.

Novedades de socios

Territorio Whatsapp, de Raúl Castañón del Río.


Carta abierta a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social

LA ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE ASTURIAS Y LOS ESCRITORES JUBILADOS
 


La entrada en vigor del Real Decreto-ley 5/2013, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, ha hecho que la Seguridad Social esté declarando incompatible la percepción de una pensión de jubilación con la de los derechos de autor por obras propias, cuando estos superan el Salario Mínimo Interprofesional. El caso afecta a gran parte de los escritores jubilados, que ven amenazadas sus pensiones.

Son muchas las voces que se han alzado contra la injusticia que supone la norma con carácter general. La Asociación de Escritores de Asturias (AEA) se suma a ellas, al tiempo que recuerda a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social que la percepción de derechos de autor, al menos con relación a los generados por obras no escritas en el año de que se trate, no supone un rendimiento procedente del trabajo, sino de un patrimonio acumulado a lo largo de los años anteriores, asimilable al cobro de rentas derivadas de bienes muebles o inmuebles. Si la pretensión del Real Decreto-ley que se cita es la de regular la compatibilidad de la pensión de jubilación con el ejercicio de un determinado empleo o trabajo, resulta evidente que, en este caso, el supuesto de hecho (el ejercicio de un trabajo) no existe, razón por la que la AEA considera inadmisible, al menos en este caso, la interpretación de la norma que están dando los poderes públicos.


Carta abierta a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social

LA ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE ASTURIAS Y LOS ESCRITORES JUBILADOS
 


La entrada en vigor del Real Decreto-ley 5/2013, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, ha hecho que la Seguridad Social esté declarando incompatible la percepción de una pensión de jubilación con la de los derechos de autor por obras propias, cuando estos superan el Salario Mínimo Interprofesional. El caso afecta a gran parte de los escritores jubilados, que ven amenazadas sus pensiones.

Son muchas las voces que se han alzado contra la injusticia que supone la norma con carácter general. La Asociación de Escritores de Asturias (AEA) se suma a ellas, al tiempo que recuerda a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social que la percepción de derechos de autor, al menos con relación a los generados por obras no escritas en el año de que se trate, no supone un rendimiento procedente del trabajo, sino de un patrimonio acumulado a lo largo de los años anteriores, asimilable al cobro de rentas derivadas de bienes muebles o inmuebles. Si la pretensión del Real Decreto-ley que se cita es la de regular la compatibilidad de la pensión de jubilación con el ejercicio de un determinado empleo o trabajo, resulta evidente que, en este caso, el supuesto de hecho (el ejercicio de un trabajo) no existe, razón por la que la AEA considera inadmisible, al menos en este caso, la interpretación de la norma que están dando los poderes públicos.

Una mala racha

Julio Rodríguez. Editorial Menoscuarto, 2016

 

Oviedo, libro abierto

©2008 Asociación de Escritores de Asturias Aviso Legal

Iniweb 2.0  -  Conforme con:  CSS - HTML4.01 - TAW