RSS
Imprime contenidoEnviar a un amigo

NOTA: La información suministrada no se almacenará en ninguna base de datos y por tanto no será utilizada con ningún otro fin más que ser un servicio añadido al web.


Malos tiempos para los monstruos, por David Roas. 20/12/2010

Malos tiempos para los monstruos
 
El vampiro anda de capa caída. Películas, series de televisión y novelitas estúpidas se han empeñando en castrarlo, domesticarlo. Aquel monstruo fantástico que metaforizaba nuestro miedo a la muerte y, al mismo tiempo, nuestro deseo de inmortalidad, aquel ser que representaba el principio del placer, la noche, el desorden, se ha convertido en una figura ridícula, banal, incluso cómica sin pretenderlo. Porque han convertido al vampiro en un ser normal, una especie o raza más de las que habitan el mundo. Tan normal como otros seres susceptibles de causarnos terribles daños: serial killers, abogados, programadores de televisión... El vampiro ha dejado de ser un monstruo, un ser más allá de la norma.
Dos ejemplos sangrantes de un proceso que se percibe imparable.
 
 
1. Blade y Buffy, de oficio exterminadores
 
Aquí el asunto central radica en el enfrentamiento entre dos razas o comunidades: vampiros y humanos. Pero dicho enfrentamiento no tiene que ver con la dimensión fantástica (imposible) del vampiro, sino que lo esencial de la trama es la batalla por el poder, por la exterminación de unos u otros. El mismo conflicto que podemos ver en un western (blancos contra indios), en una película sobre ataque extraterrestres, en cualquier película de guerra (yanquis contra nazis, yanquis contra vietnamitas, yanquis contra iraquíes... siempre hay alguien a quien exterminar), o incluso en El planeta de los simios (monos contra humanos)...
Por tanto, ¿qué más da que sean vampiros? Su dimensión monstruosa pierde todo su valor. Y encima en esas historias el ridículo se impone por K.O. al terror.
 
 
2. Crepúsculo o qué bello es ser mormón
 
En este caso, iconográficamente el vampiro se identifica con el arquetipo del enrollado peligrosillo de instituto. Aunque en lugar de llevar chupa de cuero, meterse de todo y conducir una Harley, ahora tienen pinta de tristones paliduchos que han escuchado demasiado a Radiohead.
Aunque lo que hay detrás de esa fachada es peor: un peligroso mormón. Porque los vampiros buenos que protagonizan Crepúsculo (sí, también hay algunos malos) son “vegetarianos” (no toman sangre humana), forman una familia que se quiereúCrepsculo-Bella- mucho y, lo que es peor, no follan si no están casados.
Pongámonos serios (y psicoanalíticos) por un momento: el vampiro es un fantasma de la mente liberado por el Ello, que es el lugar donde habita el deseo de placer y destrucción, el lugar donde las sombras del inconsciente adquieren presencia y muestran lo que el sujeto quiere ocultar. Pero en Crepúsculo todo eso choca con la hipermoral mormona: Edward, el vampiro protagonista, no quiere acostarse con Bella, la humana protagonista, sin que estén casados, porque si lo hacen ella perderá su alma inmortal...
¿Un vampiro preocupado por el alma de un humano? ¿Un vampiro que renuncia a un revolcón? Sólo en la perversa mente de un mormón (o de cualquier fundamentalista religioso) ese argumento puede funcionar. Puro y duro conservadurismo.
De nuevo, lo mismo: ¿qué más da que sean vampiros? Podrían ser una banda de Hell’s Angels y la trama funcionaría igual. Sin olvidar que toda esa sarta de tonterías es terreno abonado para el humor involuntario.
 
En fin, a la vista de estos ejemplos (dejo más en el tintero: Underworld, True Blood y demás engendros) el futuro no parece muy halagüeño para el vampiro. Sometido a ese proceso de domesticación, lo hemos convertido en uno más de nosotros. La peor de las maldiciones…
 
David Roas es escritor y profesor universitario.
                                                                                   
 
 
 
 
 
 
                                                                                     

Presentación de poemario

Nieves Viesca

 

presentación

El nuevo libro de Raúl Castañón presentado por José Havel

 

Novedades de socios

Raúl Castañón

 

Novedades de socios

Nieves Viesca

 

Portada y contraportada

NOVEDADES DE SOCIOS

Lectura dramatizada

 

Nuevo libro de Pepe Monteserín

 

Novedades de socios

Libro de Marcelo Matas

 

Novedades de los socios

 Nuevo libro de Ángel García Prieto

“El Fado tiene no sé qué/ que prende la vida de la gente/ un nada que no se ve / un todo que la gente siente”, se canta en “Destino marcado”, con la letra de Fernando Farinha y la música del Fado Menor. El Fado apasiona, seduce, da más de lo que puedas esperar, te hace llorar o reír, explica el amor o el fracaso, el bien y su ausencia, encandila, arrebata, estremece.

El Fado es en último extremo inasequible y nuestro libro no puede pretender explicarlo, pero si acercar un tanto más al mundo propio de esta fascinante poesía musicada y cantada por portugueses. Porque también el Fado se revela cuando él quiere y se te da. Y este libro habla de modos, formas, maneras, caminos, historia, lugares, ambientes, personas y palabras del Fado, que pueden hacer posible el milagro de esta pasión.

En este libro intervenimos unos amantes de Portugal y enamoradas del Fado, para unirnos también a los lectores que tengan la suerte de conmoverse ya con el Fado o para los que en estas páginas se lo puedan encontrar.   

Nuevo poemario de David Fueyo

 

Oviedo, libro abierto

Novedades de socios

Yo estaba allí, de Mª Esther García López

 

Novedades de socios

Una mala racha, por Julio Rodríguez. Editorial Menoscuarto, 2016

 

Colección Diez

Primavera eterna. Varios autores.

Novedades de socios

Circo, de José Ángel Ordiz

 

 

Novedades de socios

El Río Tejo, por Ángel García Prieto.

Colección Diez

Kaledidoscopia. Col.Diez 2

 

Descargar documento(374,85 Kb)

Novedades de socios

Apabullante silencio extranjero, de Fernando Fonseca.

Novedades de socios

Territorio Whatsapp, de Raúl Castañón del Río.


Carta abierta a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social

LA ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE ASTURIAS Y LOS ESCRITORES JUBILADOS
 


La entrada en vigor del Real Decreto-ley 5/2013, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, ha hecho que la Seguridad Social esté declarando incompatible la percepción de una pensión de jubilación con la de los derechos de autor por obras propias, cuando estos superan el Salario Mínimo Interprofesional. El caso afecta a gran parte de los escritores jubilados, que ven amenazadas sus pensiones.

Son muchas las voces que se han alzado contra la injusticia que supone la norma con carácter general. La Asociación de Escritores de Asturias (AEA) se suma a ellas, al tiempo que recuerda a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social que la percepción de derechos de autor, al menos con relación a los generados por obras no escritas en el año de que se trate, no supone un rendimiento procedente del trabajo, sino de un patrimonio acumulado a lo largo de los años anteriores, asimilable al cobro de rentas derivadas de bienes muebles o inmuebles. Si la pretensión del Real Decreto-ley que se cita es la de regular la compatibilidad de la pensión de jubilación con el ejercicio de un determinado empleo o trabajo, resulta evidente que, en este caso, el supuesto de hecho (el ejercicio de un trabajo) no existe, razón por la que la AEA considera inadmisible, al menos en este caso, la interpretación de la norma que están dando los poderes públicos.


Carta abierta a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social

LA ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE ASTURIAS Y LOS ESCRITORES JUBILADOS
 


La entrada en vigor del Real Decreto-ley 5/2013, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, ha hecho que la Seguridad Social esté declarando incompatible la percepción de una pensión de jubilación con la de los derechos de autor por obras propias, cuando estos superan el Salario Mínimo Interprofesional. El caso afecta a gran parte de los escritores jubilados, que ven amenazadas sus pensiones.

Son muchas las voces que se han alzado contra la injusticia que supone la norma con carácter general. La Asociación de Escritores de Asturias (AEA) se suma a ellas, al tiempo que recuerda a la Sra. Ministra de Empleo y Seguridad Social que la percepción de derechos de autor, al menos con relación a los generados por obras no escritas en el año de que se trate, no supone un rendimiento procedente del trabajo, sino de un patrimonio acumulado a lo largo de los años anteriores, asimilable al cobro de rentas derivadas de bienes muebles o inmuebles. Si la pretensión del Real Decreto-ley que se cita es la de regular la compatibilidad de la pensión de jubilación con el ejercicio de un determinado empleo o trabajo, resulta evidente que, en este caso, el supuesto de hecho (el ejercicio de un trabajo) no existe, razón por la que la AEA considera inadmisible, al menos en este caso, la interpretación de la norma que están dando los poderes públicos.

Una mala racha

Julio Rodríguez. Editorial Menoscuarto, 2016

 

Oviedo, libro abierto

Nuevo poemario de David Fueyo

 

Novedades de los socios

 Nuevo libro de Ángel García Prieto

 

“El Fado tiene no sé qué/ que prende la vida de la gente/ un nada que no se ve / un todo que la gente siente”, se canta en “Destino marcado”, con la letra de Fernando Farinha y la música del Fado Menor. El Fado apasiona, seduce, da más de lo que puedas esperar, te hace llorar o reír, explica el amor o el fracaso, el bien y su ausencia, encandila, arrebata, estremece.

El Fado es en último extremo inasequible y nuestro libro no puede pretender explicarlo, pero si acercar un tanto más al mundo propio de esta fascinante poesía musicada y cantada por portugueses. Porque también el Fado se revela cuando él quiere y se te da. Y este libro habla de modos, formas, maneras, caminos, historia, lugares, ambientes, personas y palabras del Fado, que pueden hacer posible el milagro de esta pasión.

En este libro intervenimos unos amantes de Portugal y enamoradas del Fado, para unirnos también a los lectores que tengan la suerte de conmoverse ya con el Fado o para los que en estas páginas se lo puedan encontrar.   

©2008 Asociación de Escritores de Asturias Aviso Legal

Iniweb 2.0  -  Conforme con:  CSS - HTML4.01 - TAW