RSS
Imprime contenidoEnviar a un amigo

NOTA: La información suministrada no se almacenará en ninguna base de datos y por tanto no será utilizada con ningún otro fin más que ser un servicio añadido al web.


Recetas para abrir el apetito lector. Por Juan José Lage. 11/02/2009

  

“Hacer leer a un niño no equivale a llenar un vaso, sino a encender un fuego”

(MONTAIGNE)
 
Aún recuerdo como, hace años, ante una sobrina con problemas de inapetencia, de fobia a todo lo comestible, el pediatra – era solo una niña – muy acertadamente, hacía a sus padres las siguientes recomendaciones dietéticas:
 
Ø      Las pequeñas cantidades animan más a los niños sin apetito
Ø      Evitar la obsesión y las peleas por la comida
Ø      No distorsionar el automatismo de comer con coacciones o premios
Ø      Dejarles escoger entre alimentos equivalentes
Ø      Introducir poco a poco nuevos sabores y alimentos en la dieta.
 
Todos estos sabios y sencillos consejos, me vienen ahora a la memoria para intentar dar soluciones a la llamada incompetencia o falta de competencia lectora de buena parte de nuestros alumnos, que es sin duda, la principal causa de las masivas deserciones lectoras.
 
O lo que es lo mismo: para intentar desarrollar en los niños y adolescentes, de manera natural, hábitos saludables que favorezcan el acercamiento a los libros y a la lectura.
 
Para empezar, debemos tener en cuenta que las causas de la “desmotivación creciente” de los jóvenes frente a la lectura son, fundamentalmente, de tres tipos:
 
Ø      Por falta de tiempo para leer
Ø      Por falta de libros que les acerquen a sus intereses
Ø      Por falta de competencia lectora
 
Por lo tanto y visto esto, todas las recetas que se elaboren para favorecer el gusto literario o lector, deben contener ingredientes que aminoren o diluyan estos nocivos e insípidos componentes.
 
Los anteriores consejos del pediatra nos vienen como anillo al dedo para dar sentido a lo que queremos decir.
En primer lugar, ante un niño anoréxico e inapetente de lecturas y como la educación lectora debe ser progresiva, el primer plato debería estar lleno de frutos accesibles o asequibles, en pequeñas dosis, libros que entienda y comprenda, que estimulen sus ansias de comer más, que le vayan entrenando y abriendo el apetito para llegar a dietas mas sofisticadas. No vaya a ser que, como decía Montaigne, por excedernos en el celo perdamos la perspectiva: “así como las plantas se ahogan por exceso de agua, lo mismo le ocurre a la acción del espíritu por exceso de estudio y de materia”.
 
No olvidar que  la lectura en las primeras edades, al igual que la educación básica, debe ser un mero aperitivo y no una comida copiosa. Lecturas sencillas, que no triviales o superficiales.
 
Y aquí, es el cuento o relato breve quién debe estar presente en este primer plato y además, con él ganaremos también la batalla de la falta de tiempo.
 
En segundo lugar y para el siguiente plato, debemos esforzarnos en preparar lecturas que les dejen buen paladar, que les causen placer y satisfacción, sabiendo que el placer es indispensable para asumir el esfuerzo de subir nuevos peldaños, de hacer nuevas conquistas.
 
Y aquí, es el humor —la risa— el ingrediente básico que sin duda, recompensará sus esfuerzos y asociará con disfrute y placer. Y es así también como conseguiremos adaptarnos a sus intereses. J. D. Salinger pone en boca del protagonista joven de El guardián entre el centeno la siguiente frase: “lo que me gusta de un libro es que te haga reír un poco de vez en cuando”.
 
Desaconsejar asimismo las coacciones o imposiciones, que pueden acarrear el vómito y el rechazo. E incluso las recompensas, que inducen a la larga, a la picaresca, el empacho o la diarrea. “La gratuidad – dice Daniel Pennac – debe ser la única moneda del arte”.
 
No obsesionarse ni perder los nervios es otro consejo acertado. Aguardar los resultados, que con una dieta equilibrada sin duda se producirán. “Leer y esperar”, “Lectura – regalo” es la mejor de las recetas.
 
Y tampoco pedir lo que no son capaces o no quieren explicar. Cuando saboreamos un plato que nos parece delicioso, no estamos pensando en las grasas o hidratos de carbono que contiene.
 
Es necesario también, como postre, favorecer la diversidad y la variedad, que el lector pueda elegir, suministrando platos con las mismas proteínas pero diferentes sabores. Claudio Magris, premio Príncipe de Asturias de las Letras, teorizaba así sobre el tema: “creo que en la Literatura la poligami y el politeísmo no solo son lícitos, sino que son la única postura posible: el dicho evangélico “en la casa del padre hay muchas moradas”, sirve también para la Literatura”.
 
Y como brindis final, dos pequeñas observaciones. La primera de la mano del gran cocinero C. S. Lewis: “los niños están hechos para crecer, no para quedarse en Peter Pan”. Lo que significa que los libros, como los alimentos, deben ayudarles a crecer, deben ir siempre un poco por delante del lector. No podemos alimentar a nuestros vástagos sólo con papillas.
 
La segunda del especialista asturiano en dietética literaria Salvador Gutiérrez Ordóñez, que nos instruye sobre la importancia del cocinero o cocinera y el buen conocimiento y dominio de los ingredientes:“solo consigue apasionar al alumno el profesor apasionado y solo consigue ilusionarse con una disciplina la persona que la conozca y la domine”.
 

Juan José Lage es maestro y Premio Nacional Fomento de la Lectura, 2007

 

Novedades de socios

Marcelo Matas

 

Colección RIMACUENTOS

 Noche de cumpleaños

Autor: Aurelio González Ovies. Ilustrado por Francisco Pimiango.

Cuando leas esta historia, comprenderás que el amor, la sencillez y la confianza en los sueños son los mejores ingredientes para celebrar una noche de cumpleaños inolvidable.

 

Colección RIMACUENTOS

 La Bruja en la Biblioteca

Autora: María Esther García López. Ilustrado por Jesús Aguado.

En la biblioteca del colegio hay mucho jaleo, los niños gritan y alborotan. La maestra no ha podido asistir. Llega, inesperadamente, la bruja Casimira y ejerce de maestra por un día. La bruja pone en práctica sus poderes y los niños viven momentos insólitos y sorprendentes.

 

Colección RIMACUENTOS

 ¿Qué animal eres? 

Autora: Julia Urdiales. Ilustrado por Marina Seoane.

La primavera ha llegado a la ciudad de Donaville y uno de sus habitantes, la comadreja Boni, desea salir de casa en busca de fantásticas aventuras. No tiene más que esperar a que sus dueños la dejen sola para poder escapar, adentrarse en el bosque, y descubrir todo lo que allí se esconde...

 

Novedades de socios

Nuevo poemario de David Fueyo

 

Novedades de socios

Novela de José Ángel Ordiz

 

Novedades de los socios

 

Novedad de nuestra compañera María José C. Díez-Balmori

 

Novedades de los socios

Poemario de nuestra presidenta

 

Novedades de socios

Libro de Ángel García Prieto

 

Novedades de socios

 

Novedades de socios

 

Novedades de socios

Libro de aforismos de Francisco Álvarez Velasco

 

Novedades de socios

Nuevo libro de Virginia Gil y Carmen Nuevo

 

Novedades de socios

Raúl Castañón

 

Novedades de socios

 

Novedades de los socios: Ana García de Loza

 

Novedades de socios

novela de Armando Murias

 

Novedades de socios

libro de Ángel García Prieto

Novedades de socios

Esther García López

 

Novedades de socios

J.F. Chimeno

 

Novedades de socios

Raúl Castañón

 

Novedades de socios

Nieves Viesca

 

Portada y contraportada

Nuevo libro de Pepe Monteserín

 

Oviedo, libro abierto

Colección Diez

Primavera eterna. Varios autores.

Colección Diez

Kaledidoscopia. Col.Diez 2

 

Descargar documento(374,85 Kb)

©2008 Asociación de Escritores de Asturias Aviso Legal

Iniweb 2.0  -  Conforme con:  CSS - HTML4.01 - TAW