RSS
Imprime contenidoEnviar a un amigo

NOTA: La información suministrada no se almacenará en ninguna base de datos y por tanto no será utilizada con ningún otro fin más que ser un servicio añadido al web.


Prólogo

  Prólogo del libro EL COLOR DE LOS DÍAS (Mª Esther García López)

 

PASEANTES DEL TIEMPO

 por Aurelio González Ovies

Si uno  pudiera dar respuesta a todas las preguntas que Esther García nos plantea en este libro, tan cercano como intimista, si acertase a vislumbrar algunas de las claves  para compensar ese vértigo entre  el paso del tiempo que se convierte en constante vital y poética de los versos de este libro …, entonces sería posible volver, porque existirían caminos  de vuelta; y posible no sufrir de añoranza  por lo perdido , por lo que queda atrás, esa materia encendida  inertemente, suma de muchos ayeres acumulados que hace del presente un mero relato de memorias.

 

Pero bien sabemos que no es así. Sólo queda el recuerdo. Que nada retorna, como bien dogmatizaron ya los clásicos. Que toda luz  vuelve  y las horas decoloran. Por eso la voz cobra tanto valor, porque a través de ella permanecen y se actualizan recuerdos y vivencias, seres queridos y fechas señaladas. Al través de la palabra, de estas palabras, laten incesantes el cariño y la ternura, esas dos formas de rebelión contra lo que nos apesadumbra y de reafirmación de la belleza genuina, de las vidas humildes. 

 

La poesía de Esther, serena, sugerente e indagadora, contiene esa  tristeza horaciana ante lo transitorio y lo destinado a terminarse. Todas sus composiciones llenan  con la certidumbre de finitud, son constatación de un momento que acoge todos los momentos, profecía de un final inevitable, pero, primero de todo, testimonio de diferenciación  entre el yo que fuimos y el yo que nos pesa, el antes y el ahora, y biografía, por lo tanto, del mundo rural y de la ciudad moderna y ciega, de los luminosos días en la infancia y las aceleradas noches en la urbe. Contraposiciones bien frecuentes y de un altu valor poéticu: el mendigo que se cobija en los  portales, los que duermen a la intemperie sin abrazos, frente a la sombra del cerezo  nos amamos tanto, tanto…

 

Su obra nos encanta y nos fortalece. Lo primero porque nos identifica con  su particular manera de decir, con un lirismo comprometido y un hondo convencimiento que da sentido a la existencia y rebaja el  dolor mismo de vivir y los desasosiegos cotidianos. Lo segundo porque nos cobija, nos vincula  a un ámbito venturoso, a un pasado feliz en el que siempre va haber sol en el  amanecer de los sueños; y son precisamente los sueños los únicos que nos dejan, aunque solo sea un instante, coger lo vaporoso, abrazar a los padres agotados,  recorrer los parajes ilusorios.

 

E. García  se acerca con frecuencia al tópico del ubi sunt o a interrogaciones retóricas – donde vamos, a qué venimos, cuánto pesa el amor– que, aunque a veces  quisiera desentrañar, no esperan ser resueltas, si no que le  sirven de punto de partida para, como lo confesara  siglos atrás Rosalía de Castro, entablar diálogo con sus sombras, para aliviar  el sufrimiento de las ausencias irreparables (infancia, juventud, la madre…). Pero también para celebrar el amor. Su poética está marcada por fogonazos amatorios, esperanzada en el amor, en su otro yo, su agarradera necesaria, su estancia más entrañable, pues el amor  salva, el amor ampara, por eso lo invoca, por eso- y ruega: ábreme, amor, la puerta / del silencio... la puerta… de tu  casa

 

Lo más grande de la poesía es la comunicación honda del alma para el alma y Esther García lo consigue desde sus  primeras publicaciones. Voz de poeta, bien en femenino, por eso su  verbo, como en los orígenes, cimbla y se hace carne de nuestra carne, porque habla de lo común y de lo individual, de lo de todos los días, pero expresa lo humano, lo universal, lo de tola vida. Persigue la transparencia. Nos la alumbra. Su palabra enciende sensaciones, aviva la intensidad, de ahí  que El color de los días es sello y crédito del poder evocador y la capacidad de esta creadora asturiana que todavía se embelesa con la naturaleza que la rodea, con el canto del petirrojo, la luna, por más que el  vacío y la maleza vayan apoderándose de los espacios familiares y la añoranza. Porque ya que sale, Esther es Occidente, en todos sus escritos bate elnordestey  huele a sebe. El occidente, el agua, los charcos, la lluvia, los pájaros, las olas están como un horizonte en Esther. 

 

La vida es camino y el camino es  ir dejando y dejándonos lejos; l'autora recorre serenamente esas sendas del pasado, echa la vista atrás, cata el  consuelo, pero la realidad es invencible y, llena de soledad y olvido, consciente de que solo somos / paseantes del tiempo, encuentra  la verdad desnuda, la nada definitivo: el color del silencio, el color de lo que somos: 

 

                     Nadie

                              Nadie. 

                                       Nadie... 

 

Y gracias a eso, al frío y al apego, a los a romas y a los sinsabores…, surge el canto. Un canto emotivo y llano cuyo objetivo es nombrarlo todo, amar tolo que está sobre la tierra. Un canto verdadero, positivo, musical y certero, el de Esther García, que bien demuestra que el amor  vence a la muerte. 

 

Aurelio González Ovies

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Novedades de socios

Nuevo poemario de David Fueyo

 

Novedades de socios

Novela de José Ángel Ordiz

 

Novedades de los socios

 

Novedad de nuestra compañera María José C. Díez-Balmori

 

Novedades de los socios

Poemario de nuestra presidenta

 

Novedades de socios

Libro de Ángel García Prieto

 

Novedades de socios

 

Novedades de socios

 

Novedades de socios

Libro de aforismos de Francisco Álvarez Velasco

 

Novedades de socios

Nuevo libro de Virginia Gil y Carmen Nuevo

 

Novedades de socios

Raúl Castañón

 

Novedades de socios

 

Novedades de los socios: Ana García de Loza

 

Novedades de socios

novela de Armando Murias

 

Novedades de socios

libro de Ángel García Prieto

Novedades de socios

Esther García López

 

Novedades de socios

J.F. Chimeno

 

Novedades de socios

Raúl Castañón

 

Novedades de socios

Nieves Viesca

 

Portada y contraportada

Nuevo libro de Pepe Monteserín

 

Oviedo, libro abierto

Colección Diez

Primavera eterna. Varios autores.

Colección Diez

Kaledidoscopia. Col.Diez 2

 

Descargar documento(374,85 Kb)

©2008 Asociación de Escritores de Asturias Aviso Legal

Iniweb 2.0  -  Conforme con:  CSS - HTML4.01 - TAW