La cinta blanca: De aquellos barros, aquellos lodos. Por J. de Oxendain (19/02/2010).

0
133

A los 68 años Michael Haneke tiene una aureola de cineasta exigente, cerebral, pesimista, irónico, amante de controlar hasta el menor detalle de sus filmes. Hijo de un realizador protestante, Fritz Haneke, y de una actriz católica, Beatrix von Degenschild, este alemán crecido en Austria se dio a conocer por sus análisis fríamente virulentos de la violencia, como Funny Games (1997), que describía el exterminio de una familia por dos adolescentes sádicos.

Palma de Oro del último Festival de Cannes, La cinta blanca es una obra tan sobresaliente como desasosegante, nítida y cortante como un filo, opaca y densa como la niebla. «Un film riguroso sobre los peligros del rigor», declaró el mismo Haneke. Se trata de la descripción, poderosa, de una comunidad campesina alemana cuasi feudal en vísperas de la I Guerra Mundial, marcada por la austeridad moral luterana, donde todo es culpa y castigo. El blanco y negro protestante de sus imágenes, con texturas que perfilan el conflicto moral de la película, corre vecino al mundo de Bergman, de Dreyer, pero a través de la mirada glacial, quirúrgica, de Haneke.

Bajo el orden férreo, bajo la educación rígida, la cámara –un escalpelo auténtico en manos del cineasta austrogermano— opera a la búsqueda de las turbiedades ocultas, los abusos de poder, las neurosis, las hipocresías. Y como contrapartida, las maquinaciones extrañas de los niños, los súbitos y misteriosos estallidos de violencia. Con una gran economía de medios, una fotografía majestuosa y una banda sonora minimalista donde la voz narradora del maestro protagonista –ya anciano— remueve el tiempo, Haneke observa clínicamente las colisiones de la inocencia y el mal. Estamos ante una obra poco esperanzadora, quizá misántropa, aunque su crónica de la crueldad es saludablemente lúcida, extrapolable a la especie humana entera más allá de los demonios interiores alemanes que acabaron desembocando en el nazismo.

 
 
LA CINTA BLANCA (Das weisse band). Alemania/ Austria/ Francia/ Italia, 2009. Dirección y guión: Michael Haneke. Fotografía: Christian Berger. Montaje: Monika Willi. Diseño de producción: Christoph Kanter. Intérpretes: Leonie Benesch, Josef Bierbichler, Rainer Bock, Christian Friedel, Burghart Klaussner, Steffi Kühnert, Ursina Lardi, Susanne Lothar, Gabriela-Maria Schmeide, Ulrich Tukur … Duración: 137 minutos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here