HABLANDO DE OFENSAS

0
164

 

Hay que partir de la base que algunas ofensas son verdaderamente inocuas por su insignificancia. Siempre se prodigaron en la historia de la humanidad, pero ahora con un añadido de mayor dimensión y de proporciones ilimitadas, las ofensas en forma de injurias y calumnias  a través  de las modernas tecnologías de la información. Y, es verdad, además, que cuando se aceptan en lugar de rechazarlas,  pueden generar contraataques, de mayor o menor calado. Casi podríamos decir que buena parte de los días no nos libramos de alguien que de alguna manera nos ha ofendido.  Es más, de forma consciente, subconsciente o inconsciente, siempre habrá quien cavile  en cómo dañar a los demás, desde insultos a represalias, desde las injurias y las calumnias, como ya hemos indicado.

Compartirán con nosotros que, por decirlo así,  se libra de las muchas moscas cojoneras que andan sueltas. Me viene ahora el título de la novela de William Golding, novelista y poeta británico, Nobel de literatura 1983, conocido principalmente por   ”El señor de las moscas”. En ella un grupo de jóvenes escolares ingleses, supuestamente bien educados y de buenas familias,  naufraga y acaba en una isla tropical. El caso es que sin la supervisión de los adultos –la estructura social y la disciplina,  y el amor, degeneran rápidamente  en una tribu de salvajes asesinos. Y el autor del libro reafirma así  las ideas de Hobbes y Freud: la civilización no es más que un fino barniz sobre el estado animal de la naturaleza humana.  Si se elimina el barniz, o se permite que se desgaste por el abandono, lo que queda al descubierto es una animal egocéntrico y rapaz, que eliminará a los congéneres que discutan sus órdenes o no compartan sus creencias.

No hace falta recurrir a la experiencia que obtuvo cuando, en 1963, el director Peter Brook, inglés, director de teatro, cine y ópera, Premio Princesa de Asturias de las Letras en 2019, adaptó  “El señor de las moscas” a la gran pantalla. Pensó que tendría dificultades para encontrar actores jóvenes que dejaran de lado su educación, olvidaran sus modales  en la mesa, y se comportaran como salvajes. Pero lo cierto es que no tenía porque haberse preocupado, porque necesitaron muy pocas instrucciones. Después, el director escribió: “La experiencia me demostró que la única falsedad de la fábula de Golding es la duración del descenso hacia el salvajismo (…) la catástrofe absoluta podría producirse en un fin de semana largo”.

Sin darnos cuenta,  nos hemos adentrado en un mundo más abyecto  de lo que  habíamos pensado en principio;  personalmente podemos señalar que practicamos  una fórmula que viene ya de los griegos, no los de ahora, los antiguos, que eran los verdaderos sabios. Cuando las críticas u ofensas, no exentas de calumnias,  aparecen en el camino de la vida,  aparte de  indiferencia y desprecio, seguimos a rajatabla la doctrina filosófica del estoicismo, fundada por el griego Zenon de Citio 300 años antes de Cristo, que defiende el autodominio, la serenidad y la felicidad de la virtud; así como la fortaleza de carácter ante la adversidad. Para mayor inri,  los estoicos  despreciaban la opinión del vulgo.

Lugones, 1 de Agosto                            José   Antonio Coppen Fernández.

Cronista Oficial de Lugones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here