Nota necrológica de Manuel Quiroga

0
107

 

Mª Esther García López

Presidenta de la Asociación de Escritores de Asturias.

A Manuel Quiroga Clérigo, in memoriam.

Querido amigo:

Hay veces que el dolor y las emociones fuertes despiertan la imaginación. Otras veces, cuando el dolor es muy intenso, nos asusta ponernos delante de una hoja en blanco. Diríamos tantas cosas que no tenemos palabras.

Hoy es uno de esos días en los que la tristeza puede más que cualquier otro sentimiento, Manuel Quiroga Clérigo, (Madrid, 1945-2020), sociólogo, poeta, dramaturgo, narrador y crítico literario, pero sobre todo amigo, mi amigo, que tenía un lugar en mi corazón, se fue para siempre- El pasado día siete se marcó un punto negro en la línea de su vida, el punto final. Todos los que lo queríamos vemos ahora relumbrar los puntos brillantes de los buenos momentos que pasamos con él. Manuel era una persona familiar y que disfrutaba con sus amistades. Fue para mí un amigo entrañable, junto con su mujer Pilar, a quien abrazo fuerte desde estas líneas.

La muerte, una vez más, nos dejó descolocados. Nunca estamos preparados. Perder un amigo es una mala experiencia, es un dolor que deja roto el corazón y deja huella para toda la vida. Además siempre queda algo pendiente. En este caso la presentación de sus libros aquí en Asturias. Después de buscar algunas fechas, lo fuimos posponiendo para este año. Y llegó la pandemia y otras cosas que da la vida y forzosamente tuvimos que seguir aplazando su visita. Una vez más se cumple el Carpe Díem del poeta Horacio: “Aprovecha el día de hoy, confía lo menos posible en el mañana”. El futuro siempre es incierto. Buscaremos fecha para leer sus versos en Asturias. Allí donde esté nos escuchará.

La poesía está de luto porque perdimos un poeta jovial y alegre, lector atento, viajero incansable y amigo de ayudar a los demás, generoso, siempre dispuesto a trasmitirnos buenas dosis de alegría, siempre dispuesto a arroparnos con sus palabras, con sus reseñas de libros, a estar presente en actos y presentaciones. La última vez que nos acompañó fue cuando el pasado noviembre, presentamos en el Centro Asturiano de Madrid, la colección “Rimacuentos” (Ed. Tinta Chica). No faltó tampoco Manuel a la cita.

Manuel, desde la secretaría de la Asociación Colegial de Escritores de España, tomó parte importante para establecer un convenio de colaboración entre la Asociación de Escritores de Asturias (AEA) y la Asociación Colegial de Escritores de España (ACE), con la que desde hace unos años tenemos estrecha relación. Se desplazó a Asturias para participar como ponente en la Feria del Libro de Gijón y fue colaborador en nuestra WEB con sus escritos. Se fue sin que todavía viera la luz su colaboración en la tercera entrega de “Al Horru III”, (Ed. Patanegra), en el que participa con un bello poema.

Quiero enviarle como último adiós estas palabras cariñosas y expresar desde estas líneas el dolor que sentimos por su partida repentina. También le envío a Pilar, su mujer y a sus hijos, la ternura y cariño que se merecen en estos días tan difíciles y nuestro sentido pésame  en nombre de la Asociación de Escritores de Asturias (AEA).

Una vez más, con la muerte inesperada de un amigo nos llega el aviso de que la muerte forma parte de la vida misma.

Gracias Manuel por tu amistad, por ser como eras, amigo de verdad.

Termino con uno de sus poemas que me envió el Día de la Poesía, en esta Primavera atípica, que el destino eligió para llevarlo a otra dimensión.

DÍA MUNDIAL DEL GORRIÓN

Están en el alero/esperando el alpiste,

despreocupados, libres,/bajo un cielo nublado.

En esos días tristes/carentes de miradas

donde todo amenaza/a la vida indefensa

las minúsculas aves/vuelan por los jardines,

se refugian en prunos,/se asoman a las rosas,

siguen inaugurando/su futuro de espejo

como si recordaran/que mañana amanece.

Por eso se alimentan/con jolgorio de alas

igual que si volvieran/de los alegres bosques.

Cuando acaba el alpiste/regresan a los álamos,

se acurrucan en grupo/en las ramas desiertas,

lanzan algún gorjeo/desde púlpitos quietos

sintiéndose seguros/y bien alimentados.

En marzo los gorriones/nos traen la primavera,

alegran las ventanas/con su figura leve

y mitigan un poco/la tristeza del mundo.

Manuel Quiroga Clérigo

20/03/ 20 Día del Gorrión, 21/ 03/ 2020 Día de la Poesía (con diversos nubarrones) y Día de los Bosques.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here