El humo de los barcos, de José Marcelino García. 25/02/2013

0
91

 

El humo de los barcos
José Marcelino García
Ilustraciones de José Cuervo Viña
Ayutamiento de Carreño, Candás, 2008.
 
 
«El ser humano conoce la felicidad de referencias. De oscuras referencias en el futuro porque la tomamos siempre del recuerdo, llevamos su imagen en la memoria: la casa de la infancia, sus habitaciones, un barco encallado, las ropas de la mar, casas caídas, una cesta de mimbre, un faro, el dolor y el placer supremo… esto es El Humo de los barcos».
 

Humo

25.02.2013 | 02:00

Artículo de Pepe Monteserín publicado en La Nueva España el 25/02/2013

De José Marcelino García leo «El humo de los barcos», hermosos artículos de la mar de Candás; clásicos, no antiguos; barrocos, pero limpios; eruditos, no aburridos; tiernos y nunca cursis. Habla del pescao de los boteros y, a mayores, me cuenta que lo traían a Oviedo las mujeres de la paxa, andando toda la noche por el camino real, por Guimarán, el Valle…, y que por la mañana reblincaba entre felecho en el Fontán. Sale Emilia, la Coxa, que vendía marañueles junto al Arco de las madreñas… Filosofa Marce y habla de la felicidad; dice que la conocemos por oscuras referencias interiores, que no puede estar en el futuro porque la tomamos del recuerdo: la casa de la infancia, el aroma de la mar… Y exclama: «¡Ay, el humo de los barcos!». Cantaba un juglar en Foncalada: «Todo huye: con las aguas, las horas; con las horas, la felicidad; con la felicidad, la vida».

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here