La Mirada Encendida de Ángel Fernández Santos. Por Rafael Suárez Plácido. 16/01/2009

0
42
Ángel Fernandez Santos
La mirada encendida
Debate, Barcelona,  2007.
613 págs.

 

La editorial Debate ha publicado en dos volúmenes el corpus principal de la obra crítica de Ángel Fernández Santos. Estos dos libros son Más allá del oeste, que realmente es una reedición, y La mirada encendida.

Aunque Fernández Santos es autor de los guiones de algunos de los títulos más interesantes del cine español, El espiritu de la colmena, El Sur, Madregilda, Ander y Yul…, su trabajo más significativo lo realizó como crítico de cine, implicado e independiente, primero desde las páginas míticas de Primer Acto, y posteriormente, desde el diario El País. El director de la edición española de la revista Cahiers De Cinema, Carlos F. Heredero, ha sido quien ha antologado y editado una parte importante de sus artículos que ha titulado La mirada encendida.

 

Sus inicios en el cine tienen relación con la Escuela Oficial de Cinematografía, donde conoce a Victor Erice, que firma el próloga de este libro y con quien colabora extraoficialmente en El Sur, y como coguionista en El espíritu de la colmena. Por entonces comienza su labor crítica en Primer Acto y otras revistas, hasta que en 1982 ficha por el diario El País, que sería su principal tribuna hasta su fallecimiento en 2004. En sus inicios en ese medio trabaja con otro de los grandes críticos de cine ya fallecidos, con Augusto Martínez Torres. El otro gran crítico de cine de nuestro país es el inolvidable Alfonso Sánchez.

El libro se divide en cinco partes. En “Claves de una mirada” nos cuenta su particular teoría del cine con ejemplos de clásicos que refuerzan sus palabras, ejemplos que no siempre escoge entre los tradicionalmente considerados clásicos. Para el capítulo de actores una de sus referencias es el trabajo que le valió el Goya por su interpretación a Santiago Ramos, en 1996: Como Un Relámpago. Mucho más reconocido, pero no mucho mejor, es otro de los ejemplos que utiliza, el trabajo de Fernando Fernán Gómez en El Viaje A Ninguna Parte, una de las películas de nuestro mejor cine, al que tanta atención prestó Fernández Santos.
 
La segunda parte, “Creadores”, es su Canon particular de directores y actores preferidos: Welles, Cagney, Monroe, Chaplin, Dietrich… engrosan una nómina que está en la mente de todos, pero también encontramos sorpresas muy cercanas, como nuestra admirada Juliette Binoche o, dando un paseo por los arrabales del star system patrio, el genial Luis Ciges.
 
 “Combates con el presente” reúne algunas de las crónicas que envió desde los principales festivales del mundo: Berlín, Cannes, Venecia, San Sebastián.
 
Quizá el capítulo que más vaya a interesar a los posibles lectores sea “Películas de una vida”, que es lo que su título indica: las reseñas más interesantes, no siempre positivas y siempre independientes, aunque tramadas desde el corazón mismo de uno de los grupos con más intereses en la industria. Repasamos algunas de las películas escogidas: El Apartamento, de la que escribe que “El talento incomparable de Wilder lleva dentro una cumbre de la comedia, probablemente la más alta.”; esa casi secreta maravilla de contrastes, de texturas y belleza que es La Bella Mentirosa, de Jacques Rivette: “No es posible dejar pasar por alto la formidable aventura que esta obra emprende dentro las zonas más delicadas y menos exploradas del cine…”; dos de las mejores películas de la ya mencionada Juliette Binoche: Herida, de Louis Malle: “un islote que emerge muy por encima del suelo del cine europeo…” y Tres Colores, Azul: “Kieslowsky sigue remando en solitario río arriba y pese a ello, o precisamente por ello, se ha convertido en un clásico vivo del cine europeo…”; Caro Diario: “genuino cine de autor, como el de Chaplin y pocos más…” o la mejor película del mejor Medem, Los Amantes Del Círculo Polar: “un esfuerzo del cineasta de avanzar hacia su prehistoria íntima, lo que debe hacer siempre un artista…”
 
En “Autorretratos” se recogen los artículos que hizo sobre las películas en las que él mismo se implicó como guionista, El Surde Victor Erice, para muchos, para mí, de las mejores españolas de todos los tiempos, entre ellas.
 
La mirada encendida, de Ángel Fernández Santos. Todo un seguro. Un libro indispensable no sólo para los amantes del cine, también para cualquier curioso que desee entender algo más del pasado siglo XX. 
           

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here