La muerte y la doncella de Elfriede Jelinek. Por Ana Vega. 02/03/2009

0
209

 

Elfriede Jelinek
La muerte y la doncella
Pre-Textos, 2008
144 páginas
 
Princesas destronadas

Elfriede Jelinek es una de las voces más lúcidas de la literatura de nuestro tiempo, no sólo habla alto y claro de las vejaciones que la mujer ha sufrido a lo largo de la historia sino también del engaño del que han sido víctimas durante toda su vida. La princesa se pregunta si tan sólo adquiere personalidad alguna cuando el príncipe establecido la besa, si es entonces él quien la nombra, quien la define. Jelinek nos describe cómo en un último intento desesperado de rebeldía uno de los rizos rubios y brillantes de Marilyn, el mito, se quedó atrapado en su ataúd deseoso de romper aquello con lo que el mundo había anudado su destino. Describe no sólo los gritos de la mujer contra una pared invisible y sus intentos desesperados por atravesarla sino también la batalla constante por alcanzar, mas allá de esa “habitación propia” de la que Virginia Wolf nos hablaba, una voz, un modo de actuar en el mundo como ente propio y no elemento adjunto, apéndice del hombre como centro neurálgico de toda existencia. Aquí se advierte por tanto, que ninguna mujer ha de ser nombrada, delimitada, por nadie, tan sólo por ella misma, quien ha de encontrar su identidad pese a las trampas que la sociedad ha marcado en su propia carne, en su piel.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here