Reseña de Viajes con letra y música, de Ángel García Prieto y Miguel Ángel Fernández. Por Violeta Varela. 22/06/2009

0
105

 

Otros viajes con letra y música (Visitas, narrativa literaria y world music de siete países de Europa).

Ángel García Prieto y Miguel Ángel Fernández

DG Ediciones, 2009.

El libro que me dispongo a reseñar es una publicación de difícil clasificación, lo cual, se lo digo extraoficialmente, me gusta, y más en un tiempo en que cada vez lo cuadriculamos todo en mayor medida.

A primera vista podría parecer un libro de viajes, que no una guía turística: la literatura de viajes goza de una larga tradición que nada tiene que ver con los cuadernillos para turistas que nos acechan en las oficinas de turismo de medio mundo. Decía que, a primera vista, estamos ante un libro de viajes, y en cierta manera lo es, pero en los viajes caben muchísimos matices, como en todo, y la calidad del recorrido depende en gran medida de la persona que nos acompañe. Estamos, pues, ante un libro de viajes elaborado por dos viajeros atentos y, sobre todo, muy cultos. Eso hace que el camino se enriquezca con disertaciones acerca de la historia, la música, la literatura y la cultura de los distintos lugares recorridos. Por eso se trata también de un libro inclasificable, porque reúne pinceladas de crítica literaria, notas de crítica musical, apuntes de historia, añadidos de arquitectura, consideraciones estéticas sobre el paisaje, unos pequeños toques de psiquiatría y otros muchísimos aspectos que van marcando un ameno recorrido.

Se trata de un libro amable, es fácil introducirse y perderse en él, y se trata de un libro con muy variados registros anímicos: desde la ternura que despierta el oír hablar de nuevo de Claudina y Alberto Gambino (lo cual es muy emocionante para alguien que se crió oyendo sus voces y la del también mentado Paco Ibáñez) hasta el horror que se evoca en el capítulo dedicado a Polonia, ya que, por muchas veces que alguien lo oiga contar, los terribles crímenes que tuvieron lugar en la Segunda Guerra Mundial siguen teniendo la capacidad de ponerle a uno los pelos de punta tanto como el primer día.

A lo largo de sus páginas vamos descubriendo los distintos territorios a través de su vida intelectual, de su espíritu, dirían los románticos, y con una información detallada acerca de las manifestaciones artísticas de mayor calidad, dándonos una completa perspectiva del estado actual de la cultura en zonas muy distintas, y todo ello con exquisita precisión, lo cual no es fácil.

Por último, quisiera resaltar el capítulo dedicado a Portugal, una delicia para todos los amantes del país vecino, tan cercano y, por desgracia, tan desconocido para tanta gente. Afortunadamente, en esta ocasión, contamos con cicerones de excepción para recorrerlo.

Una lectura, en definitiva, amena y de calidad, pero eso tendrán que descubrirlo ustedes mismos, como ocurre siempre con la lectura y con todas las actividades que merecen la pena.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here