Skyfall, de Sam Mendes: Un buen Bond. Por José Havel. 03/11/2012.

0
161

 Un buen Bond 

Skyfall, de Sam Mendes
 
Por José Havel
 
 
Dice el director de Skyfall, el británico Sam Mendes (American Beauty, Camino a la perdición), que en su película la confrontación entre el pasado y el mundo contemporáneo alimenta debates contradictorios a propósito de la pertinencia actual de James Bond, pero que los argumentos negativos podrán refutarse siempre y cuando exista el personaje.
 
Cincuenta años de vida cinematográfica —ésos han pasado ya desde que la serie Bond naciese en 1962 con Agente 007 contra el Dr. No— son motivo de celebración, también ocasión de hacer balance. Algo que la saga viene haciendo intermitentemente, oscilando entre pasado y futuro, entre tradición y relectura moderna, con ciertos tics de esquizofrenia a veces. Conviene plantearse a cada nueva entrega cómo reutilizar la fórmula de siempre dando sensación de novedad, aunque sin renunciar a los atributos y convenciones más característicos, tan del gusto de los bondófilos.
 
En este sentido, Skyfall, largometraje nº 23 del agente secreto con licencia para matar más famoso de la historia, reflexiona acerca de la vigencia de este longevo ente de ficción, creado por el novelista Ian Fleming en la novela Casino Royal (1954) casi una década antes del primer filme de la franquicia. Mendes revisita el universo Bond sin vergüenzas, con frescura, insolente por momentos. A medio camino del homenaje y de la ruptura, su voluntad es la de dinamitar los códigos establecidos en títulos anteriores. Como Christopher Nolan en sus Batman, bucea en lo esencial de la serie a fin de deconstruir el mito.
 
El cineasta inglés, fiel a su estilo, se decanta hacia el trabajo psicológico de los personajes, alejándose de la habitual línea clara bondiana —he aquí uno de los puntos de interés—, con lo cual toma distancia respecto de espídicos productos a lo Jason Bourne. Se advierte un cierto retorno al clasicismo por medio de la realización, menos testosterónica y superflua que en entregas precedentes; más generosa y comprensiva con los personajes, los silencios, las miradas, llegando incluso a la suntuosidad en el episodio asiático, mixtura de Orson Welles y Wong Kar-wai. Un clasicismo que igualmente reverbera en el villano de la función, un mabusiano malo de antología compuesto por Javier Bardem, con el pelo teñido de rubio platino, quizá en simultáneo tributo a Almodóvar y los Coen.
 
Reinventarse conforme a los tiempos en curso ha sido una de las grandes preocupaciones de la serie Bond desde el fin de la época dorada de Sean Connery. Sam Mendes aporta con Skyfall una posible solución al problema.
 
 
SKYFALL. Reino Unido/ EE UU, 2012. Dirección: Sam Mendes. Producción: Barbara Broccoli y Michael G. Wilson. Guion: John Logan, Neal Purvis y Robert Wade; a partir de los personajes creados por Ian Fleming. Fotografía: Roger Deakins. Música: Thomas Newman. Montaje: Stuart Baird. Interpretación: Daniel Craig (James Bond), Judi Dench (M), Bérénice Marlohe (Sévérine), Javier Bardem (Silva), Ralph Fiennes (Gareth Mallory), Ben Whishaw (Q), Naomie Harris (Eve), Helen McCrory (Clair), Albert Finney (Kincade), Ola Rapace (Patrice)… Duración: 143 minutos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here