Una entrevista ligera a David Fueyo, por Javier Lasheras y José Havel. 5/09/2012

0
39

 

Una entrevista ligera a David Fueyo

» Admiro a la gente que ha cumplido toda la vida
bien con su trabajo, son un ejemplo a seguir.
 
Por José Havel y Javier Lasheras.  

 

 
¿Qué valora más en un viaje? 

Que pueda mostrarme las antípodas de mi entendimiento.

¿Qué es lo que más le gusta hacer a las 8 de la tarde?

Soy hombre de gustos sencillos, disfruto mucho tomándome una cerveza en buena compañía.

¿Cuál es el riesgo principal de viajar con usted?

Soy bastante imprevisible. Un simple cartel o un ramalazo puede romper de cuajo todos los planes establecidos.

¿Qué valora más para elegir un acompañante?

La conversación. Sus recursos cuando los míos se agotan.

¿Cuál es ese lugar al que siempre le gustaría volver y por qué?

Fuerteventura. Soy un enamorado de esa isla en la que predomina el silencio.

¿Cuál es su principal defecto?

Me encanta cuando en Trainspotting ante esa pregunta Spud responde eso de «Quizá soy un pelín perfeccionista»".

¿Y su principal cualidad?

Dicen que nunca dejo de sorprender. Otros dicen que les descoloco. Creo que eso es una virtud.

¿Qué libros lee cuando viaja?

Los más densos que tengo en la lista de espera. Para el último me he llevado Las Pirañas de Sánchez-Ostiz.

¿Y qué está leyendo ahora?

Siempre estoy con dos o tres lecturas a la vez. Ahora mismo leo Las afueras, un poemario de García Casado, un cómic sobre la historia de Estados Unidos y Otro día más con vida de Kapucinski

¿Es usted de los que leen con lápiz y papel a mano?

No, y creo que es un defecto. Siento que con ello de alguna forma violo el texto.

¿Cuál sería su mayor desdicha?

Quedarme ciego y solo.

¿Qué obra publicada le hubiese gustado firmar?

Poeta en Nueva York de Lorca en poesía, Rayuela de Cortazar en novela, Ébano de Kapuscinski en ensayo

¿Dónde le gustaría vivir?

Me gustaría vivir a caballo entre Fuerteventura, París y Oviedo, aún así me siento afortunado de vivir en Oviedo.

¿Cuál es su bebida favorita?

Digamos que zumo de naranja, aunque es conocida entre mis allegados mi receta secreta para el licor-café casero.

Dígame un par de grandes novelas que se le atragantaron o nunca pudo terminar de leer.

Tengo como asignatura pendiente el Ulises de Joyce. También La saga-fuga de JB de Torrente Ballester. Este verano posiblemente me quite al menos una de las dos espinas.

¿Cuál es su ciudad preferida?

Oviedo.

¿Quiénes son sus escritores favoritos?

García Lorca, Jose Luís Rey, Stanislaw Lem, Nabokov…

¿Cuáles son sus palabras predilectas o su frase favorita?

Carpe diem, vive el momento. Un día en un ramalazo me lo tatuaré en la espalda.

¿Qué música suele escuchar?

Metal. No heavy metal, sino metal a secas. Para mí es un género que unifica potencia y delicadeza. Todo el mundo debería escuchar un disco de los madrileños Skunk DF, de Dredg, de Deftones… por decir algo más conocido me encantan Nirvana y los Beatles, pero reivindico con todas mis fuerzas el metal como género musical a disposición de todos los públicos.

¿Con que personajes históricos y personajes ficticios le gustaría pasar una velada?

Con Salvador Dalí, Julio Cortazar, Groucho Marx y Funes el memorioso. Sería una velada surrealista y estupenda.

¿Por cuánto sale, más o menos, una ración de 100 gramos de jamón ibérico puro de bellota, una copa de vino, un libro de poemas y una onza de chocolate?

Con 25 euros podría traerte todo ello y de calidad.

Recomiende un par de obras de arte.

En el interior de la Sagrada Familia sufrí el síndrome de Stendhal. Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar de Dalí me impresiona cada día ya que una lámina de este cuadro preside mi habitación. Dark side of the moon de Pink Floyd es una obra de arte musical.

¿En la escritura de qué se halla usted ahora inmerso?

En un artículo acerca de los lugares ocultos que pude conocer en mi último viaje a Nueva York. También perfilo un poemario relacionado con Platón, el mito de la caverna y el amor que apenas dura segundos, ese que surge con la chica que se sienta al lado en el autobús o con la que subes en el ascensor.

¿La crítica literaria la prefiere con agua, con hielo o a solas?

Se me puede considerar de alguna manera crítico literario por mi trabajo en la revista de literatura infantil y juvenil Platero, así que a solas y con cierto respeto por la misma aunque no haya mejor crítica literaria que la opinión de mis amigos.

¿Qué detesta, odia y le cabrea a un mismo tiempo? ¿Y por separado?

No hablemos de política, por favor. Unos se exaltan y gritan en el fútbol, yo viendo el telediario, juro que es verdad.

Recomiéndenos un libro que aún no haya leído.

El Libro del desasosiego de Pessoa. He picado entre sus páginas, pero no he tenido oportunidad de dedicarle una lectura detenida.

Díganos un par de películas que todo el mundo debería ver.

Voy a mencionar dos películas muy poco conocidas y muy recomendables, por un lado El custodio de Rodrigo Moreno, pura poesía en imágenes, y por otro lado Olvídate de mí de Michel Gondri, la típica película que siempre me ha funcionado para la primera cita en mi casa o en la suya.

¿A través de qué película llegó a leer un libro estupendo?

A través de Lolita de Kubrik pude descubrir Lolita de Nabokov. Me quedo sin duda con el libro, el cual me parece sencillamente maravilloso. Algo parecido me ha pasado con Tiempo de silencio.

¿Qué suceso de la historia admira más?

El descubrimiento de la penicilina, ya que creo que es el acontecimiento que más vidas sigue salvando de la historia de la humanidad. Aún así creo que la vida está llena de pequeños acontecimientos anónimos admirables que jamás pasarán a la historia. Admiro a la gente que ha cumplido toda la vida bien con su trabajo, son un ejemplo a seguir.

¿Qué red social de internet prefiere?

Me alucinó en su momento el fotolog. Ahí fuí consciente de las concepciones tan diametralmente opuestas que puede tener la vida en el mismo lugar y en el mismo tiempo. En serio que esa red abrió mi mente. Ahora uso facebook. Ha sustituido casi por completo al típico cartel para anunciar recitales o eventos literarios entre otros.

¿A quién le hubiese gustado entrevistar?

A Lorca en una primavera en Granada, a Salvador Dalí en su patio de Portlligat en verano, a Julio Cortazar en un café de París en otoño y a John Lennon en Nueva York en invierno. Las ciudades, las canciones y la ropa tienen su estación propia, ¿Porqué no también las entrevistas?

Y por último, ¿cómo se declara usted, culpable o inocente?

Todo es relativo, así que por si acaso me encantará declararme culpable y luego ya veremos de qué. 

 

 
 
David Fueyo es profesor y escritor.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here