Literatura y periodismo cultural en la red, por Nieves Viesca. 11/11/2011

0
254
 Literatura y periodismo cultural en la red
 
 
 
Unir los términos literatura y periodismo cultural siempre ha sido como intentar que dos líneas, cuyos destinos divergen a puntos opuestos, se estrechen. Y, sin embargo, gracias a la era digital este antagonismo, día a día, parece contradecirse.
En unos tiempos fronterizos donde la crisis, los cambios tecnológicos y el imperativo asomo de otra escala de valores empujan a que nos acerquemos hacia otras realidades, otros mundos que nos tarareen las mismas letras pero al compás de diferentes melodías, se hace necesario el ‘cliquear’ porque sólo desde el ‘cliqueamos, ergo existimos’ parece que nos reorientamos a la gráfica presencia de la palabra.
La inmediatez y gratuidad que la Red ofrece, la difusión y la multiplicidad de posibilidades hacen que las dificultades anteriormente mencionadas planteen diversas cuestiones relativas al
 
el futuro de la literatura tradicional
y el futuro del periodismo cultural
irán estrechamente unidos
 
nuevo paradigma de la escritura y la lectura puesto que, en la actualidad, es probable que suplementos culturales y revistas literarias hayan dejado de ser el mejor canal para difundir ese periodismo libre y sin patrocinador que hable e informe sobre libros y autores.

Ahora bien, conviene tener en cuenta que estos cambios de soporte determinados por la inmediatez de lo obsoleto arañan la fijación y la quietud, adheridas siempre a la lectura. Ante esta nueva experimentación de la palabra donde documento y lenguaje se reprograman por igual, el diálogo del lector con el texto ha dejado de ser atemporal, aquella idea que Nabokov apoyaba: “Un buen lector es un relector”.Tampoco el cruce de creatividad entre escritor y público parece librarse de la ‘multimedialidad’, de la invasión de eselector-digital caracterizado en muchos casos por la impaciencia y la inconstancia y ese autor-intrusista  quien en unión de blogs y a través de una estética capaz de hacernos creer que se es un refutado letrado por sentirse dominador del juego virtual por medio del continuo espacio dedicado a opiniones personales; ofrecen la   sensación de que los autores permanentemente están ahí detrás de cada ‘metasitio’, visita o comentario dando una idea de comunicación permanente.        Ante esta invasora perspectiva el futuro de la literatura tradicional y el futuro del periodismo cultural irán estrechamente unidos al porvenir de unas tangibles esperanzas de autores que desde la intrínseca potencialidad que ofrece Internet sean capaces de alterar las reglas; francotiradores de la palabra, poetas, novelistas, escritores y periodistas de raza capaces de distinguir en verbo la diferencia entre luz e imagen (analógica o digital)  y, desde la valentía de su independencia, soledad y talento refunden La Palabra en un lenguaje para nuevos lectores que anhelen encontrar (como en los libros) sobre un corazón de tinta, labios con pulpa de cereza.

Nieves Viesca es escritora                                                                                     

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here