Fundición 2.1, de Javier Lasheras y Las CasiCasiotone. 7/10/2013

0
176

El próximo jueves, 10 de octubre, a las 19,30 horas, en el C.M.I. La Arena de Gijón,
Javier Lasheras y Las CasiCasiotone
vuelven a ofrecer, tras su paso por el Centro Cultural Valey,
el spoken word Fundición 2.1
Una lectura, una música y una atmósfera que te envolverán.

Duración: 45 minutos.
http://fundicion-spokenword.blogspot.com.es/ 

Fundición es un libro de poemas en el que se cuenta la historia de un hombre ante el mundo actual y, al tiempo, ante la experiencia amorosa. Una historia de redención y fundación que, tras pasar por el paisaje de la memoria, propone un clima de emociones viscerales, claras y directas. 

Por su parte, Fundición 2.1 es —heredando el argumento y la atmósfera del texto escrito— el resultado de un diálogo entre el autor del libro y dos creadoras —también lectoras e intérpretes atentas— que, unidos, insinúan al espectador otra perspectiva sensorial, independiente pero complementaria del texto poético y, en cualquier caso, activa. Así, si unas veces es la palabra la que sugiere una música determinada, en otras es un sonido el que complementa la narración, visitando geografías y construyendo arquitecturas distintas a las que suele provocar el texto escrito. Pero no sólo. A veces ocurre que el sonido del lenguaje escrito y el no escrito, sus ritmos, tonos y acentos, evocan una imagen, una emoción o una sensación inesperada. Es aquí, en este encuentro, donde mejor se puede expresar y apreciar ese espacio —«la cálida intemperie de la belleza»— en el que se entremezclan y entrometen la poesía actual de Javier Lasheras y la música electrónica experimental de Eugenia Pañeda y Ana Quiroga, Las CasiCasiotone. 

Este spoken word —o recital concierto— es también una invitación para que el espectador descubra las diversas grabaciones de campo y referencias del imaginario sonoro de Las CasiCasiotone. Grabaciones «artesanales» que han sido modificadas a través de efectos e instrumentos virtuales, generando atmósferas y texturas para el texto literario. 

Al fin, ¿pueden causar la misma excitación las palabras de un verso o el sonido del mar cuando se derrama y penetra en la arena de nuestra mente que los acordes de un fagot, un violín o un piano? Y más allá, ¿podrán complementarse?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here