Si la vida me deja. A Marian Suárez

0
150

Por María Esther García López

Presidenta de la Asociación d’Escritores d’Asturies

Esta mañana recibí la triste noticia de la muerte de la poeta Marian Suárez. Sentí muncha pena. Sentí munchu fríu. Sentí’l amargu dolor que nos embarga cuando parte una amiga. Güei la poesía ta de lutu, non solo n’Avilés, si non fuera de nuestres llendes. Fóisenos una gran poeta, con una voz singular, una voz que  siguiremos sintiendo viva los que la conocimos. Quédannos la so pallabra, pa siempre, pa siguir siempre viviendo los sos versos.

Nun morirás del too, Marian. El to corazón queda impresu na to estensa obra. Deseamos, querida amiga, qu’esti últimu recorríu tea enllenu de paz. Nosotros siguiremos percorriendo contigo la sienda de la poesía y andarémosla cola emoción que siempre nos tresmitisti. Delles veces tuvi’l  gustu de compartir versos contigo y de pasar agradables momentos celebrando la poesía. Too me paez que foi ayeri, pero’l tiempu nun se detién. Seguro, Marian, qu’ehí onde nos esperes, nun cuenta’l tiempu. Tampoco habrá escuridá y hasta les solombres tendrán lluz. Agora tu tamién yes lluz. Too será lluz al to alredor. Sé que yá nun pues sentir los nuestros afalagos, pero toi convencida de que te llegarán  y que nel sosiegu y paz na que ya descanses amosarásnos una sonrisa.

“Si la vida me deja”. Así termina Marian el testu d’introducción a la so antoloxía poética: “Puente colgante sobre el abismos de las sensaciones”, un fermosu llibru  que recueyi parte de la so obra; ye la muerte la que taraza la vida y nun dexa siguir  por más tiempu. Qué triste esi dicho que nos recuerda de que “nacimos pa morir”. Y sí, güei tenemos que despidite d’esta vida, anque nos cueste, como nos alviertes nun emotivu versu “la vida es solo un pretexto para decir adiós”. Sicasí negámonos a dicite adiós porque  sigues ente nosotros, ente los que t’admiramos en vida y que te siguiremos admirando siempre, siempre, por siempre.

A Olga y a Pino, el mio más sentíu pésame, nel mio nome y nel nome de la Asociación d’Escritores d’Asturies. Pa vosotres, un abrazu y una flor. Sé lo que se siente cuando se pierde una madre. Dende güei Marian ye una estrella más nesi cielu de la lluz y de la paz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here