50 Festival Internacional de Cine de Gijón (16-24 de noviembre de 2012): La apuesta continúa. Por José Havel. 13/11/2012.

0
49

  50 FICXixón

La apuesta continúa
 
Por José Havel
 
 
 
El Festival Internacional de Cine de Gijón no renuncia a las señas de identidad que le han reportado prestigio en los últimos tiempos. Celebrará su 50º aniversario —entre el 14 y el 26 de noviembre próximos— de la mejor manera posible: haciendo los deberes en unos tiempos de crisis severa poco generosos con la cultura.
La programación del certamen gijonés mantiene su vocacional velocidad de crucero como referente del cine independiente, cada vez más mixturado éste con la producción de género,  de un tiempo a esta parte el FICXixón viene observando de cerca, en una vigilancia que ya forma parte de su personalidad.  Dignos del mayor elogio son, en la presente edición, Géneros Mutantes (aquí descuellan el giallo francés Livide y Mekong Hotel, de Apichatpong Weerasethakul), el ciclo dedicado al nuevo cine de la crueldad francés (Haute Tension, À l’intérieur, Frontière(s), Martyrs) y AnimaFICX , novedad atenta a la cinematografía de animación actual, dentro de cuya oferta recomendamos especialmente Le Magasin des Suicides, de Patrice Leconte y Ernest & Célestine, basada en los deliciosos álbumes de Gabrielle Vincent que incluye.
La Sección Oficial de estas bodas de oro tampoco se queda atrás. Su nivel cumple con lo esperado —en propuesta y calidad— dentro de un evento de las características de nuestro festival. Europa, Asia, EE UU y Ecuador acaparan los títulos a concurso, entre los cuales se hallan algunas de las más reseñables criaturas paridas por el cine de autor último, varias candidatas a competir por el Oscar a la mejor película extranjera y diferentes obras de atractivos cineastas emergentes. Repasémosla película a película. 

 

 

La Sección Oficial, filme a filme
 
 
 
Los demonios de Dios

Beyond the Hills (După dealuri)

Cristian Mungiu. Rumanía/ Francia/ Bélgica, 2012.
 
Una veinteañera rumana, que ha visto mundo, intenta sacar a su mejor amiga del periférico convento ortodoxo donde vive, por más señas bajo la dirección de un sacerdote ultra dogmático. Pero el juvenil conato de rebelión libertaria deriva hacia oscuros terrenos de locura y exorcismo bajo las insidias fundamentalistas. Inspirado en hechos reales acaecidos en 2005, el filme, glacial en la forma, incendiario en su discurso, recibió en Cannes los premios al mejor guión y a la(s) mejor(es) interpretación(es) femenina(s).
 
 
Crónicas de desesperanza

Barbie

Lee Sang-Woo. Corea del Sur, 2011.
 
El título remite a la fascinación que la famosa muñeca ejerce en dos chiquillas surcoreanas, a un sueño americano vendido a crías de un lugar dejado de la mano de Dios. Lee Sang-Woo reincide en el drama de temática miserabilista, pero de cuidada formulación contemplativa; ahora, con el retrato de familias atrapadas en disyuntivas impuestas por la necesidad de supervivencia, alrededor de la elección de la niña coreana a adoptar por parte un norteamericano y el verdadero motivo subyacente bajo esa adopción.
 
 
Exploración del Yo

Approved for Adoption (Couleur de peau: Miel)

Jung, Laurent Boileau. Bélgica/ Francia/ Suiza, 2012.
 
El protagonista, Jung, es uno de los 200.000 niños coreanos diseminados por todo el mundo tras la Guerra de Corea; en su caso, adoptado por una familia belga. Un catártico y emotivo relato autobiográfico en torno a la hibridez identitaria (desarraigo, integración, identidad) que, con poética inventiva visual, amalgama armoniosamente fondo y forma, realidad y ficción, mediante la mezcla de imágenes de archivo y técnicas de animación diversas. Adaptación de la novela gráfica Color de piel: Miel del propio Jung.
 
 
Balada para un perdedor

California Solo

Marshall Lewy. EE UU, 2012.
 
De cómo conducir ebrio puede hacer bascular la vida de alguien (aquí, la de una ex figura del rock británico con la apariencia de un soberbio Robert Carlyle), hasta el punto de poner en peligro su residencia en los EE UU y reavivar sus demonios interiores. De hecho, la película desvela poco a poco la complejidad íntima de un ser humano presa de la desesperación, trazando un viaje in
iciático de madurez, no exento de implicaciones sociales, en busca de la dignidad personal.
 
 
La guerra inacabada

Children of Sarajevo (Djeca)

Aida Begic. Bosnia-Herzegóvina/ Alemania/ Francia/ Turquía, 2012.
 
No se trata de un relato autobiográfico, si bien la realizadora —quien se nos reveló en 2008 gracias a Nieve (Snijeg)— aborda un estilo de vida y un contexto que conoce de primera mano: el día a día, en el Sarajevo post Guerra de Bosnia, de una joven mujer con velo perteneciente a una generación que no vislumbra más que un futuro incierto, brumoso, aun 20 años después del conflicto bélico, todavía fresco, persistente a través de traumas residuales.
 
 
Folklore neoyorquino

Gimme the Loot

Adam Leon. EE UU, 2012.
 
El graffiti es muy serio asunto. Máxime si el mejor de todos los tuyos te lo arruina una pandilla rival, de la que no queda sino vengarse. El problema está en que esa vendetta requiere de 500 dólares que no se tienen, según le pasa a la pareja protagonista, cuya gráfica venganza desea plasmar sobre la gran manzana de plástico del estadio de los Mets. Radiografía del Nueva York proletario, esta divertida ópera prima obtuvo el Gran Premio del Jurado en South by Southwest.
 
 
El desencanto israelí

Epilogue (Hayuta ve Berl)

Amir Manor. Israel, 2012.
 
La experiencia vital del realizador, como periodista y educador, ha desembocado en un sentimiento de creciente decepción hacia la nueva sociedad israelita, encarnado en su largometraje por una románticas pareja de octogenarios, miembros de la generación de pioneros del estado social judío, cuya desilusión y sufrimiento les llevan a planear suicidarse juntos. El dolor moral ante un modelo de país que no se corresponde ya con la nación tanto tiempo soñada, con los solidarios e idealistas valores fundacionales.
 
 
Connecticut Story

Hello I Must Be Going

Todd Louiso. EE UU, 2012.
 
Tercera obra como director de Todd Louiso, más conocido por su faceta de actor secundario (La roca, Alta Fidelidad), este largometraje con título de álbum de Phil Collins ha pasado con fortuna por numerosos festivales internacionales de cine independiente; entre ellos, los de Sundance y Seattle. Su argumento se centra en una mujer recientemente divorciada que, a sus 35 años, debe volver a la casa de sus padres, pero cuya vida cambia al reencontrar el amor en un joven de 19 años.
 
 
Retrato de familia

Inheritance (Héritage)

Hiam Abbass. Francia/ Israel/ Turquía, 2012.
 
Verano de 2006, en una localidad del norte de Galilea próxima a la frontera con el Líbano, una familia palestina se reúne, bajo un clima de guerra, para celebrar una boda. Cuando el patriarca cae en coma, los conflictos internos desgarran la armonía familiar. Debut como realizadora de la actriz Hiam Abbass, que protagoniza una gran conocida de Gijón: Hafsia Herzi (Le Roi de l’évasion, L’Apollonide), quien en este 50 FICX también presta voz a la bella Zlabya de Le Chat du Rabbin en Animaficx.
 
 
La Corte de los Milagros

La venta del paraíso

Emilio R. Barrachina. España, 2012.
 
Escrita por Gonzalo Suárez, Andrés Acevedo y el mismo Emilio R. Barrachina, el tercer largometraje de éste trata de la inmigración a través de una historia con elementos de realismo mágico. Su protagonista, la mexicana Aura María (Ana Claudia Talancón), llega a España bajo promesas de trabajo a la postre falsas. Entonces debe refugiarse en una peculiar pensión madrileña que es todo un mundo en sí misma. Entre otras cosas, allí conviven vivos y muertos sin que podamos diferenciarlos hasta el final.
 
 
Las adicciones peligrosas

Mejor no hablar de ciertas cosas (Porcelain horse)

Javier Andrade. Ecuador/ EE UU, 2011.
 
Nunca antes había competido en Gijón largometraje ecuatoriano alguno. El primerizo Javier Andrade ha roto el maleficio con una ficción sobre dos hermanos, igual de drogadictos pese a sus en apariencia distintos estilos de vida, cuyo motor descansa en un hecho real: un asesinato habido en su ciudad, Por
toviejo, dentro de una familia con problemas de adicciones varias. Como en El Padrino de Coppola, una tragedia familiar múltiple supone el verdadero tema de fondo más allá de las vicisitudes argumentales.
 
 
Vivir el presente

About the Pink Sky (Momoiro Sorawo)

Keiichi Kobayashi. Japón, 2011.
 
Rodado en elegante blanco y negro, con largos planos-secuencia deudores del modo documental, el primer largometraje de Keiichi Kobayashi es una tranche de vie adolescente, alrededor de una estudiante nipona que se encuentra un monedero con una pequeña fortuna y de las consecuencias de ese hallazgo. Un canto a la vida en tiempo presente que antepone la austeridad de un naturalismo narrativamente nebuloso al desarrollo concreto de una historia, privilegiando a los personajes y sus emociones.
 
 
Vínculos de sangre

Shadow Dancer

James Marsh. Reino Unido/ Irlanda, 2011.
 
De cómo una activista del IRA (Andrea Riseborough) se ve obligada a transformarse en informadora del MI5 para evitar la prisión tras una tentativa de atentado en el metro londinense, teniendo como enlace secreto al oficial Mac (Clive Owen). Antes que estudiar la amplitud histórico-política o un caso individual extremo, esta adaptación del libro de Tom Bradby se decanta por un relato que disemina pistas sobre los profundos traumatismos que el conflicto irlandés ha hecho germinar en tantos hogares.
 
 
Cólera afgana

The patience stone (Syngué Sabour)

Atiq Rahimi. Afganistan/ Francia/ Alemania, 2012.
 
El escritor Atiq Rahimi ha llevado a la pantalla su propia novela, La piedra de la paciencia, con la ayuda de Jean-Claude Carrière en la elaboración del guión. Poética y descarnada diatriba contra la guerra, el fanatismo y la opresión de las mujeres desde la perspectiva de una mujer afgana que, llena de rabia y desesperación, le confiesa a su marido, en estado vegetativo a causa de una bala alojada en la nuca, todo lo que nunca se atrevió a decirle.
 
 
La melancolía del idealista

Teddy Bear

Mads Matthiesen. Dinamarca, 2012.
 
Dennis, un romántico culturista de Copenhague, y guarda de seguridad a tiempo parcial, se va a la lejana Tailandia en pos del amor de su vida. Tal cual, por erróneo que pueda parecer a priori dicho destino para semejante asunto. Súmesele a ello la circunstancia de una madre posesiva como pocas. El primer largo de Mads Matthiesen desarrolla con más detalle la tierna crónica sentimental de Dennis, un cortometraje del propio cineasta danés también protagonizado por Kim Kold.
 
 
En busca del tiempo perdido

Viaje a Surtsey

Javier Asenjo, Miguel Ángel Pérez. España, 2012.
 
«Aaah, cómo hemos cambiado, qué lejos ha quedado aquella amistad…». La conocida canción de Presuntos Implicados viene como anillo al dedo para resumir la filosofía argumental de esta obra dirigida a cuatro manos, pues el suyo es el relato de una amistad y un reencuentro con los quebrantos del tiempo entremedias. Y ya se sabe que el transcurso de éste es irreversible, por mucho que nos esforcemos por encontrar en el mismo espacio aquel tiempo pasado que ya no ha de volver jamás.  
 
 
Reinventando el amor

88

Jordi Mollà. España, 2012. 90 minutos.
 
Diez años después de No somos nadie, el actor-director catalán reincide detrás de las cámaras con un thriller psicológico acerca de los miedos en una relación de pareja. Un matrimonio entra en crisis cuando pierde a su hijo en un accidente de tráfico. Al ver imposible seguir adelante, decide viajar al pasado para revivir los momentos claves en la creación de su pareja. Mollà opta por el despojamiento como estrategia narrativa a fin de esencializar en pantalla el doloroso problema de la incomunicación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here