Paranormal Activity: La violencia de la mirada. Por J. Oxendain (19/12/2009).

0
139

El gran mérito de Paranormal Activity consiste en saber gestionar con un presupuesto minimalista, y unos medios casi ridículos, un trabajo sobre el miedo en que pocas maquinarias pesadas de la industria cinematográfica logran buenos resultados, pese a toda su panoplia de efectos especiales. En esta pequeña producción norteamericana el terror surge de la capacidad del realizador para manejar las emociones del público a través de las virtudes solas de su labor de dirección. Oren Peli firma un largometraje eficaz, envolvente y opresivo, desde recursos simples pero hábiles. La experiencia, centrada en una pareja joven que sospecha que su casa está endemoniada, no resulta ni mucho menos tan visceral como la de The Blair Witch Project, en la que se inspira abiertamente. Su logro atañe, más que al flujo del horror, a ciertas intuiciones con garra que hacen de esta obra una auténtica curiosidad.

En el fondo se trata de dos filmes. Una película doméstica que describe una relación de pareja, diario familiar filmado con todos los tics del género (encuadres amateurs y cámara nerviosa por toda la casa); otra relativa a la parte del misterio nocturno, a fin de registrar los fenómenos de los que es víctima la pareja protagonista en su dormitorio (cámara fija sobre trípode, aunque parece dotada de vida propia, cuando inquietantemente acelera de súbito el tiempo para llevarnos a una hora concreta de la noche). La sección diurna presenta menor interés, teledirigida como está por un guión al que se nos insta a aceptar sin más, en lugar de reposar en la observación implacable de las relaciones asimétricas que se dan entre la pareja. En compensación, las tomas nocturnas entrañan algo verdaderamente terrorífico, más allá de los acontecimientos extraños, cuando la cámara, inmóvil e impasible, parece adquirir autonomía con respecto a los personajes, abandonados a su vulnerabilidad de durmientes, entregados a la violencia de nuestro voyeurismo.

 
 
PARANORMAL ACTIVITY. EE UU, 2009. Dirección y guión: Oren Peli. Intérpretes: Micah Sloat (Micah), Katie Featherson (Katie), Mark Fredrichs (psicólogo), Amber Armstrong (Amber), Ashley Palmer (chica en Internet). Duración: 86 minutos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here