Livraria Lello & Irmâo, Rua das carmelitas, 144. Porto. Portugal. Por Ángel García Prieto (25/06/2009).

0
77

La bella ciudad de Porto es atractiva y envolvente. Desde el río, el eterno Douro que llega allí para hacerse al océano, se ve el caserío que asciende en un tumulto y se ordena por la colina terminada en el perfil barroco de la Torre dos Clérigos. Los puentes que unen las dos orillas hacen de la aglomeración urbana un todo que conocemos aquí como Porto, pero en realidad se trata de dos ciudades enfrentadas, aunque se complementen muy bien. Vila Nova de Gaia, en la ribera izquierda tiene todas las bodegas famosas del vino de Porto y se continúa con un industrioso y comercial entramado ciudadano. Gaia – derivación del Cale romano y de donde se origina el nombre de Portugal = Porto-Cale – ha cedido sin remedio la fama mundial del conocido vino y ve al otro lado del río las cenicientas torres monumentales, las fachadas de los palacios o el sinfín de castizas pequeñas edificaciones de los Cais (muelles del puerto) da Ribeira, detrás de los que se extiende en forma de mancha de aceite la moderna, bulliciosa y próspera ciudad de Porto.

Los puentes, los puentes son el embrujo de Porto y de Gaia. Traen al sentimiento ese halo de progreso que a finales del s. XIX y principios del s. XX iba a llenar la esperanza de la belle epoque. El puente de Luis I, más espectacular, con dos calzadas a distintas alturas para permitir unir los barrios altos y bajos de las dos orillas. Tan de hierro y tan entramado como su pariente próximo, el ferroviario de María Pia que fue proyectado directamente por Eiffel, como si fuese una torre horizontal sobre el imponente, serio y bello Duero, Douro.

En esa ciudad, que fue invitada por Europa a ser su cabeza cultural en el año 2001, se ha urdido hace cien años – fue inaugurada el 13 de enero de 1906 – la vida de una librería muy peculiar, punto de referencia para lectores y lugar de interés turístico. Ocupa la finca del número 144 de la Rúa das Carmelitas, en un lugar muy céntrico de la ciudad de comercios caros de época, cercano a la emblemática torre dos Clérigos y a las iglesias das Carmelitas y do Carmo. Las dos fueron construidas juntas, pared por pared, en un estilo barroco muy rico y la segunda de ellas está decorada en su exterior con un amplio panel de típicos azulejos.           

Se trata de un edificio de estilo neogótico de dos pisos, diseñado por el ingeniero Xavier Esteves. La fachada la constituye un arco abatido en la primera altura, debajo del que está la puerta de entrada central y dos escaparates simétricos. Sobre el arco hay una triple ventana cerrada a la que flanquean dos figuras para simbolizar el Arte y la Ciencia y todo está rematado por un frontón superior y un festón terminado en pináculos típicamente góticos. El interior es una amplia sala, envuelta en maderas trabajadas en los estantes libreros, los rincones, los zócalos y las alturas. Los pilares tienen bajorrelieves con bustos de escritores portugueses. En la mitad de la sala hay una tan singular como bonita y elegante escalera ornamental de caracol que se abre después del primer tramo único hacia los dos lados, para acceder al primer piso y deja pasar luz al bajo a través de su balaustrada. El techo común de las dos plantas es también de madera labrada y se extiende en torno a un amplio vitral de colores, muy decorado, con la figura principal del ex libris de Lello & Irmão, que tiene la leyenda Decus in Labore.

La librería ha sido recientemente restaurada y dotada con los medios actuales, sin perder nada de lo tradicional. Y ahora, las mesas para la exposición de novedades se llenan con libros de los autores portugueses o extranjeros del momento, pero la Livraría Lello & Irmão no ha olvidado que nació como sucesora de los fondos de la antigua Libraría Internacional de Ernesto Chardron y tampoco ha olvidado que a lo largo de sus casi cien años ha publicado obras de escritores portugueses, así como de Flaubert, Renan, Haeckel, Strauss, Shakespeare, etc.


En la actualidad su fondo bibliográfico ronda los sesenta mil títulos, dispone de un fichero bibliográfico informático, una sección discográfica, otra con libros antiguos, así como un área de venta de revistas periódicas y especializadas, galería de arte permanente y una pequeña cafetería donde los artistas pueden presentar su obra o donde tertulias literarias enriquecen el ambiente cultural de la ciudad portuense, punto de referencia principal y obligado de ese norte atlántico portugués que, con palabras de Orlando Ribeiro, es "o tronco antigo e robusto de Portugal".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here