Entrevista al pintor Juan Falcón: Pintura y literatura se dan la mano. Por David Fueyo. 16/03/2013.

0
408

 

Entrevista al pintor Juan Falcón
 
» Siempre he pensado que el arte de pintar
y el arte de escribir van de la mano
 
Por David Fueyo
 
 
Juan Falcón (Oviedo, 1985), pintor, grabador y dibujante, ha pasado de ser una esperanzadora promesa del mundo del arte plástico a una firme realidad con todo el futuro por delante dentro del ámbito de las artes. Pese a su corta edad, cuenta con una dilatada experiencia bien curtida en diversas exposiciones en las que ha ido mostrando su evolución en diferentes épocas reconocibles por sus seguidores, y destacadas por su calidad y emotividad por público y crítica. Juan sigue creciendo artísticamente y ustedes se preguntarán ¿Qué hace un pintor en una revista de literatura?, pues créanme que tiene su sentido e incluso su necesidad. Los escritores no debemos encerrarnos en nuestras burbujas de cristal, sino que debemos abrirnos y empaparnos de toda manifestación artística que fluya a nuestro alrededor. Juan ha seguido esta premisa y en esta entrevista nos habla de su interés por la literatura y de cómo las letras y los pinceles pueden maridar de una forma deliciosa en una luna de miel que para el joven pintor y quienes lo acompañan tan solo acaba de empezar. Asómense al arte como él hace. Descúbranlo y disfrútenlo, compártanlo y luego denle vida. ¿Palabras, pinceles…? Van a ver que eso da igual. 
 
 
Los símbolos son continuos en tu creación, ¿por qué no ser explícito?, ¿pretendes crear una especie de complicidad con el espectador transmitiendo sensaciones además de a los ojos también al corazón? 
Las reacciones son importantes. Cada artista espera una reacción y ahí es cuando se completa el círculo de la obra. Mejor dejar que cada persona haga que la obra sea suya y la interprete sabiendo que los sentimientos son fundamentales a la hora de darle un sentido.
 
—De ti se ha escrito que eres el poeta del color. ¿Tiene alguna relación tu obra con la poesía o con la literatura en general?
Mucha, ya que mi entorno vive con intensidad la poesía. Siempre he pensado que el arte de pintar y el arte de escribir van de la mano.  Ya en una de las exposiciones que he llevado a cabo en el 2012 tuve ocasión de colaborar conjuntamente con varios poetas vinculados al fanzine Letra y Puñal. En aquel juego entre las letras y el color cada poeta escribía sobre una mis obras expuestas y el día de la inauguración recitaron, de viva voz, a la propia obra a modo de ritual íntimo. Qué decir que resultó una experiencia inolvidable para mí, para los poetas, y creo que para todos los asistentes a aquel acto.
Además también he ilustrado una escena de Viaje a Londres [Julio 1874], un diario de Vitalie Rimbaud traducido por David González & Dagmar Duchholz.
Dos óleos han sido portada de los últimos libros del escritor Manolo D. Abad. Y he colaborado con la pequeña editorial 45 RPM, con dos piezas: un dibujo que ilustraba la colección de perdedores de David Fueyo, y muy recientemente el retrato de Lauren García en el Joven Irredento.  
 
—Conociendo tu obra nos podemos dar cuenta de que, pese a tu juventud, ha pasado usted por varias etapas, desde la predominancia de colores vivos, amarillos, morados, azules, hasta el beige, y últimamente a los colores derivados de bruma. ¿A qué se deben estas diferentes etapas?
Cada artista evoluciona y experimenta en su obra, tanto en temas, técnicas y colores. Mis inicios han sido de colores vivos y pinceladas más sueltas.  En cuanto a  los temas, algo tiene que ver mi propia vida. En un retrato, por ejemplo, me baso en lo que he vivido con la persona retratada, en cómo la veo y la he visto; sin embargo, no hablo tan solo de una mirada, sino que voy más allá.
En cuanto a la técnica poco a poco he ido perfeccionándola y considero que ahora soy mucho más detallista en la pincelada. Investigar sobre el color ha sido un tema que me apasiona y los resultados de esta continua experimentación  han de verse en una evolución, la cual considero que todo público ha de esperar de su artista. 
 
» No hablo tan solo de una mirada, sino que voy más allá  

—Tu obra ha servido de inspiración para varios recitales poéticos en los que los autores le recitaban a tus obras. ¿Qué sensación te ha producido ver como sus pinturas pasaban a las palabras?

Es algo conmovedor, ya no solo cierras el círculo de la obra de arte plástico, sino que se cierra con otro arte como es la poesía.   
 
—También has ilustrado la portada de varios libros, desde poemarios a cuento corto, y también una novela. ¿Por qué crees que los autores te eligen para ilustrar sus obras literarias?
Tenemos un vínculo muy fuerte que ayuda a confiar entre nosotros y pienso que también los autores se han sentido muy identificados con las imágenes al igual que yo con sus escritos.
La confianza entre nosotros es tal, que en una sola conversación hemos conseguido la imagen precisa que aúna la esencia de la obra literaria. 
 
—Los escritores solemos tener dos o tres tótems literarios que, sobre todo en nuestros comienzos en la literatura, suelen servirnos como guía hacia lo que queremos hacer, hacia cómo queremos escribir. Supongo que en el ámbito de las otras artes esto sucede de igual forma, así pues: ¿cuáles serían tus referentes en el ámbito de la creación p
ictórica?
Rubens y Otto Dix son mis principales referentes artísticos.
 
—¿Crees en la simbiosis entre los diferentes tipos de creadores (pintores, escritores, músicos, realizadores…?
Sí, creo firmemente en ella. Y es más, considero que esta unión es muy enriquecedora, tanto para nosotros como artistas como para la obra final.
 
» Mis obras evolucionan gracias a las personas que las disfrutan  
 
—¿Qué te inspira a la hora de llevar a cabo una obra pictórica?
Lo primero que me obsesione.  
 
—¿Crees que son buenos momentos para la creación independiente?
Yo siempre he estado en la creación independiente y estoy muy a gusto en este ámbito. Tengo buenos apoyos a mi alrededor que hacen que pueda trabajar de manera independiente. El reconocimiento se consigue trabajando duro, soy consciente que mi profesión es una carrera de fondo.  
 —¿Qué te comentan tus clientes acerca de tus obras pictóricas?
Mis clientes son muy fieles, hay quienes me siguen de hace años, otras personas se han incorporado hace poco, y enganchado rápidamente. Eso es señal de que les gusta y quieren más. A veces me da la sensación hasta que se contagia. Por otro lado, creo que las piezas, una vez que entran en la casa de mis clientes, forman parte de las vidas de las personas que allí viven, y que están a buen recaudo. Y no solo eso, sino que además estas obras evolucionan gracias a las personas que las disfrutan.  
 
—Expones a partir del próximo viernes 15 de marzo en la sala ovetense LocalizARTE, ¿Qué va a encontrar allí el visitante?
La exposición que presento en LocalizARTE es una muestra de mi trabajo más actual. La muestra, titulada “Ambulo”, viaja a mundos insólitos que hacen posar nuestra mirada en imágenes donde aparece la bruma junto a arquitecturas y escenarios imposibles. Además presento mi obra inédita en grabado, en la que he estado trabajando recientemente gracias a la estancia que me ha concedido el taller de Litografías Viña, Gijón. Como muestra de esta unión entre arte plástico y literatura, en el mismo acto presentaremos la última plaquette de 45 RPM, El joven irredento, escrita por el escritor ovetense Lauren García, a la cual ha querido poner como portada un retrato suyo del cual soy autor. 
 
—¿Cuáles son tus proyectos futuros en el ámbito artístico?
Un proyecto con la danza contemporánea, es algo que me inspira y que tiene mucha relación con lo que hago.   
 
 
 
 
 
 
Muestra pictórica “AMBULO”
Del 15 de marzo al 30 de abril
LocalizARTE
C/ San Melchor 15, OVIEDO

 

 

 

 

 

 David Fueyo es escritor.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here