Entrevista a Raúl de la Cruz-Linacero. Por Virginia Gil Torrijos. 26/09/2013.

0
345

  

Entrevista a Raúl de la Cruz-Linacero  

«Internet puede ayudar mucho a la literatura y a los autores»

Por Virginia Gil Torrijos   

 

Hoy damos la bienvenida como nuevo miembro de la AEA a Raúl de la Cruz-Linacero (Madrid, 1965). Desde que hace cinco años coincidí por primera vez con Raúl de la Cruz en el Máster de Escritura Creativa del mítico Hotel Kafka en Madrid, mi percepción de la realidad ya nunca volvió a ser la misma. Raúl tiene no sé si la virtud o la desgracia, de hacerte sentir sobre todo, mucho vértigo, al sacudirte de súbito de tu plácido y cadencioso letargo poético. Abres los ojos y eres consciente del océano infinito de ceros y unos de este matrix en el que todos estamos inmersos. Compañero entonces en las fatigas de corregir textos, de comentar libros y de escuchar e intentar chupar unas gotas de sabiduría a grandes maestros, hoy quedo con Raúl en La Red, siempre en La Red, en la que se mueve no sé bien si deciros como Neo, o como un Don Quijote del siglo XXII y es que Raúl vive siempre cien años por delante. 

 

—Raúl de la Cruz ha sido y es, muchas cosas: emprendedor, empresario, alto directivo en compañías multinacionales, columnista, conferenciante, experto en nuevas tecnologías, bloggero, profesor de creatividad empresarial y también escritor. Dinos Raúl, una persona tan inquieta como tú ¿qué busca y qué encuentra en la Literatura? 

A la Literatura me acerco como me acerco a los rastrillos de pueblo: no busco realmente, pero intento encontrar todo lo que me falta, fundamentalmente valor, el valor que me proporciona el saberme dentro de un entorno intimista y personal.   

—Nunca has renegado de haberte criado en un barrio marginal, como puede ser Carabanchel. ¿Crees que sigues manteniendo esa mirada crítica de outsider? ¿Cómo la usas en tu escritura?  

¡No me digas que Carabanchel es un barrio marginal! ¿Sí? Jajaja…

¿Sabes? Nunca lo viví así cuando era niño; para mí Carabanchel era tiempo en la calle, puertas abiertas de los vecinos, olor por la escaleras a arroz hecho en olla a presión, corralas donde jugar a las chapas e incluso al fútbol en días de lluvia,… aunque también de envidias entre vecinos, y peleas entre payos y gitanos…

Seguro que alguna vez soñé con vivir en Argüelles, donde vivía mi abuela, el barrio donde veía los coches grandes, los parques con flores, y los supermercados. Carabanchel era más de furgonetas, parques con arena y tiendas de ultramarinos.

De cualquier manera, siento profundamente que mi Carabanchel, mi infancia, la educación que me dieron mis padres, mis vivencias de adolescencia en ese considerado barrio marginal, ha conformado de manera incuestionable mi manera de mirar, de observar, de leer, de escribir, de pensar, de soñar, ¡incluso de andar o relacionarme! ¿Outsider? Tal vez. Pero si lo soy ahora también lo era entonces por soñar. Me dicen que se nota tanto en el cómo, como en el qué. Escribo demasiado directo, sin tapujos, con sangre, con enfado y rencor. Como si en vez de utilizar pluma, utilizara una barra de acero afilada que empuñara con toda la mano para marcar un pliego de hierro.  

» Escribo demasiado directo, sin tapujos,
con sangre, con enfado y rencor.   

 —¿Te consideras más bloggero, narrador o poeta?

 Me gustaría que me consideraran narrador. Sí.

¿Bloggero? Nooooooooo. No creo en la bloggería, ni en la omblogosfera. No me busquéis allí cuando no me encontréis.

¿Poeta? Ojalá dios me hubiera dado ese don.  

 —¿Cuál es tu vinculación con Asturias?

Descubrí Asturias hace apenas 11 años, y desde entonces vivo, emocionalmente, aquí. Aquí paso mis días de vacaciones estivales, aquí me escapo cada vez que me falta la paz, aquí tengo a mis mejores amigos, y aquí quisiera retirarme cuando me toque la lotería. Me siento asturiano, o mejor dicho, siento que me gustaría haber nacido en Asturias para poder presumir y no tener que contar por qué siento lo que siento por esta Tierra.  

—Desde tu gran experiencia en el mundo digital, ¿cómo crees que esa endiablada vorágine está afectando a la Literatura?

Lamentablemente, si la comparamos con otras artes, creo que la Literatura es, por ahora, la que menos ha sido afectada por el “Leviatán” de Internet.

Y digo lamentablemente porque me da la sensación que lo peor aún está por venir. No hay escapatoria, no hay razón para enfrentarse ni para luchar contra Internet. Debiéramos cambiar nuestra percepción sobre esa herramienta, canal, medio o zoco comercial.

Como recuerda Victoria Camps en su libro Creer en la Educación sobre la afirmación de Giovanni Sartori, hemos pasado del Homo Sapiens al Homo Videns, donde el vídeo ha matado a algo más que a la estrella de la radio. Según expone Sartori, “la palabra está destrozada por la imagen”.

Hoy todo el mundo “escribe”, todos tienen un blog, todos twittean, postean, mailean y whatsappean. Todos son/somos escritores, periodistas, bloggeros… no hay distinción. Cualquiera tiene al alcance de la mano publicar sus pensamientos, sean buenos o malos, verdad o mentira, sin intermediarios. Pero, hay una gran diferencia con respecto a la música o al vídeo o al cine: tanto para escribir como para leer necesitas tiempo, mucho tiempo, y no vas a dedicar mucho de tu tiempo a leer algo que es malo. Puedes descargarte 10.000 canciones, e incluso puedes ser capaz de escucharlas todas en apenas unas semanas; puedes hacer una película c
on la cámara de tu teléfono y ganar dinero con la publicidad de las visitas que recibas en Youtube, o puedes descargarte miles de películas porque han sido anunciadas en televisión, y almacenarlas en un disco duro para ver una de vez en cuando. Pero no veo a muchos ni “perdiendo” su tiempo en escribir (porque necesitas algo más que un móvil de última generación) ni descargándose libros y libros por el mero hecho de almacenarlos digitalmente.

Internet, aunque no lo parezca, puede ayudar mucho a la literatura, y a los autores. Los internautas leen más que los no internautas; así que tenemos dos obligaciones: 1) conocer los vericuetos de la Red para convertirla en “amiga”, y 2) entender que el homo ahora es videns. 

» No hay razón para enfrentarse
ni para luchar contra Internet.  

—¿Amazon será la única alternativa? ¿Qué está sucediendo hoy en Estados Unidos que se replicará en breve en España en general y en Asturias en particular?.

No, Amazón no es ni será la única alternativa.

Ya tenemos servicios que se anuncian a bombo y platillo como los Spotify, o los Netflix de los libros; es decir, aplicaciones que ponen a tu disposición miles de libros distintos por una cuota mensual para que leas todo y cuanto quieras. Algunos ejemplos son Oyster (EEUU) o 24Symbols (España). Su capacidad de subsistencia, como es lógico, será directamente proporcional a su capacidad de atracción de editoriales que les permitan publicar sus libros en el servicio y de usuarios dispuestos a pagar. Hasta ahora, no se ve un modelo sostenible en torno a este sistema de pago por cuota, y es que son tantos los intereses económicos de las grandes distribuidoras, productoras o editoras,… Apenas vemos la punta del iceberg de la gran transformación que está por venir.
 

—Gracias Raúl. En nombre de la AEA, te reitero de nuevo nuestra más cálida bienvenida como socio. Nos vemos, por ejemplo, en Pravia. 

 ¡Gracias a vosotros! Nos vemos en Pravia. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here