Una entrevista ligera a Pepe Monteserín, por J. Havel y J. Lasheras. 5/07/2012

0
250

  

Una entrevista ligera a Pepe Monteserín.
Por José Havel y Javier Lasheras.
 
»Sólo puedo leer libros míos, jamás uno prestado,
porque los subrayo y acoto y opino al margen.
 
 
¿Qué valora más en un viaje?
Encontrarme con mis mitos.
 
¿Qué es lo que más le gusta hacer a las 8 de la tarde?
Mirar al mar tomando un chato de vino. Si hay una puesta de sol, mejor que mejor.
 
¿Cuál es el riesgo principal de viajar con usted?
Que arriesgo todo por encontrarme con mis mitos.
 
 
¿Qué valora más para elegir un acompañante?
Que adore las mismas cosas que yo. O lo consienta.
 
¿Cuál es ese lugar al que siempre le gustaría volver y por qué?
Al País de Nunca Jamás, para poder volar.
 
¿Cuál es su principal defecto?
La miopía.
 
¿Y su principal cualidad?
La miopía, porque como no veo un pimiento, me obliga a imaginar una vida mejor.
 
¿Qué libros lee cuando viaja?
Los mismos que cuando no; es decir, los que hubiera elegido aunque no viajara.
 
¿Y qué está leyendo ahora?
Rojo y negro, de Stendhal; ¡Tierra, tierra!, de Sándor Márai; el libreto (letra y música) del Magnificat, de Bach; un libro de Matemáticas, de la Secundaria que acabó mi hijo; un libro sobre los repollos, para una novela que estoy escribiendo…
 
¿Es usted de los que leen con lápiz y papel a mano?
Por supuesto. Sólo puedo leer libros míos, jamás uno prestado, porque los subrayo y acoto y opino al margen. Tampoco los presto, porque los acoto y opino al margen.
 
¿Cuál sería su mayor desdicha?
Vivir en vano.
 
¿Qué obra publicada le hubiese gustado firmar?
Peter Pan, de J. M. Barrie; El retrato de una dama, de Henry James; el Lazarillo de Tormes, que no sé de quién es.
 
¿Dónde le gustaría vivir?
En una casita muy pequeña, cerca de una ría donde se aprecien las mareas.
 
¿Cuál es su bebida favorita?
Vino tinto y frío, a la temperatura de los que no entendemos de vino.
 
Dígame un par de grandes novelas que se le atragantaron o nunca pudo terminar de leer.
El hombre que fue jueves, de Chesterton; cualquiera de Pío Baroja, si es que escribió grandes novelas, que creo que no. Perdón.
¿Cuál es su ciudad preferida?
Pravia. Villa y corte. También Oviedo, Gijón o Santander. Jamás Madrid.
 
¿Quiénes son sus escritores favoritos?
Proust, Homero, George Eliot, Henry James, Cervantes, Tolstoi, Dostoievski, Albert Camus, Sándor Márai, por decir uno más reciente…
 
¿Cuáles son sus palabras predilectas o su frase favorita?
«I’ve grand memory for forgetting» («Tengo una gran memoria para olvidar»), no recuerdo de quién es. Y ésta, que es mía: “Gracias a mi mala memoria soy original”.
 
¿Qué música suele escuchar?
Toda la buena. Voy a la ópera de Oviedo, a los conciertos de la OSPA en el Auditorio, escucho a los cantautores de los 70 en el radiocasete de mi coche…
 
¿Con que personajes históricos y personajes ficticios le gustaría pasar una velada?
Con Homero, con Cristo y su Madre, con Alonso Quijano (no con el Quijote) y con su padre, con Hernán Cortés, con Peter Pan y sobre todo con el Capitán Garfio. Tampoco me importaría tener una historia con Campanilla, me pone.
 
¿Por cuánto sale, más o menos, una ración de 100 gramos de jamón ibérico puro de bellota, una copa de vino, un libro de poemas y una onza de chocolate?
Del libro y el vino controlo precios, de lo otro no tengo ni idea.
 
Recomiende un par de obras de arte.
Citaré una escultura-cuadro: Yellow, de Anish Kapoor; y una escultura-escultura: El beso, de Brancusi.
 
¿En la escritura de qué se halla usted ahora inmerso?
En una novela sobre una coral polifónica. Es una novela coral.
 
¿La crítica literaria la prefiere con agua, con hielo o a solas?
Apenas leo crítica literaria. Digamos que no la prefiero.
 
¿Qué detesta, odia y le cabrea a un mismo tiempo? ¿Y por separado?
La pereza, la vagancia, las personas que quieren hacer algo pero no son capaces por culpa de su abulia. Al mismo tiempo, admiro la capacidad de aguantarse sin hacer nada. Aspiro a eso.
 
Recomiéndenos un libro que aún no haya leído.
La novela de Genji (Esplendor y Catástrofe), de Murasaki Shikibu.
 
Díganos un par de películas que todo el mundo debería ver.
Ojos negros, de Nikita Mikhalkov, y Amarcord, de Fellini. Aunque, bien pensado, prefiero que no las vean, así tomo ventaja.
 
¿A través de qué película llegó a leer un libro estupendo?
La muerte en Venecia, de Visconti/Mann. Aunque lo de “estupendo” le queda corto.
 
¿Qué suceso de la historia admira más?
Cuando Peter Pan deja a Wendy en su casa de Kensington y se regresa al País de Nunca Jamás. Sí, “de la historia”, ya lo entendí.
 
¿Qué red social de internet prefiere?
Sólo conozco Facebook y Twitter, y le encuentro pocas ventajas.
 
¿A quién le hubiese gustado entrevistar?
Al Capitán Garfio. Por Peter Pan no pasaba el tiempo, pero al Capitán Garfio lo perseguía el tiempo, como a mí. No sé qué me da más miedo si los relojes o los cocodrilos.
 
Y por último, ¿cómo se declara usted, culpable o inocente?
Absolutamente inocente. Hice lo que pude.
 
Pepe Monteserín es escritor y arquitecto técnico. Colabora diariamente en el periódico La Nueva España.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here