Galería de semblantes. La duquesa y el botellín. Por José María Ruilópez. 16/01/2009

0
117
 
La Duquesa de Alba ha pedido consejo a la Reina sobre su posible boda.  Veo una foto de la Duquesa con el novio en la parte posterior de un coche, y lo que más me llama la atención es el botellín de agua que porta el mozo, digo mozo en proporción con la edad de ella. Hay una doble apariencia en esta situación de pareja. Por un lado la Duquesa nos traslada en un segundo a la rancia antigüedad de monarquías y nobleza en una amalgama de difícil entendimiento hoy.  Por el otro veo al novio con el botellín, tan actual, que nos define una modernidad al alcance de cualquiera. No hay joven que no salga de casa sin su ración de agua envasada.  Y se bebe desde primera hora de de la mañana en cualquier lugar y modo. Hay un déficit, se supone, hídrico en los organismos jóvenes. Y el novio de la Duquesa es joven todavía en comparación con ella, como digo, por eso lleva su botellín en la mano.

Yo, a estas alturas del noviazgo, ya no sé si la Duquesa le va a preguntar a la Reina por el novio o por el botellín.  Se supone que por el novio.  Digo si le preguntará por el botellín, no con mala intención, sino porque la señora padece hidrocefalia, cosas de la edad, y no debe sentarle nada bien beber mucha agua.  El novio, a su vez, rompe ese glamour noble que la señora porta desde tiempo inmemorial, y se presenta en vaqueros, algo desaliñado, sin afeitar y con su agua adolescente. Bien es cierto que como funcionario, es un servidor de la Monarquía, aunque sea parlamentaria, y eso a la Duquesa le parece muy propio.

Hay un verdadero revuelo entre los hijos de la Duquesa por esta posible boda a estas alturas del Ducado. La alarma no se sabe bien, aunque se supone, si es por el novio o por el botellín. Me inclino a decir que es por el novio. Pues no quieren retirar al chico antes de los 65 como es preceptivo en todo funcionario que se precie. Y éste se precia, vaya si se precia, sus aspiraciones no son baladíes. De llevarse a cabo el enlace, podríamos decir que sería aun boda de conveniencia. ¿Hay alguna que no lo sea? Aquí los herederos caen con todo el equipo. Piensan más en los palacios que en la felicidad. 

 Ante el descubrimiento del caso, o el casorio, ahora la Casa de Alba ha desmentido la posible boda. Pero no se fíen. Tampoco había crisis y ya ven.  Ella, la Duquesa, tiene sus ilusiones. Y él, el novio, su agua.  ¿Dónde está el problema?  No piensen mal, no es en el dinero.  Tampoco en los posibles hijos de la pareja enamorada. El balón ahora está en el tejado de la Zarzuela. Y el problema, de haberlo, está en el botellín: No es agua corriente, es agua bendita.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here