Tempus fugit. Dorita García Blanco

0
365

Tempus fugit en cada página de los escritos de Dorita García Blanco, tempus fugit. Huye con tan premura que han pasado más de quince años desde que sus primeras sombras salieron a la luz en forma de versos. Desde entonces se pronuncia con franqueza, inmediatez y con imágenes estremecedoras. Su poesía, la recogida en este volumen, como afirmé en su día, es un ideario, un intimario, una continua confesión de su ser y su estar…; es una inacabada—la palabra poética jamás se da por acabada—colección de inquietudes, desasosiegos y remembranzas. Su palabra es como en la mayoría de los poetas uniforme, constante y porfiada, fiel a su historia y a su manera de concebir el mundo…

Líneas del prólogo de Aurelio González Ovies

 

Las cuestiones y los versos

44

Invito a leer poesía,

a conocer el mundo del poeta,

sentir su presencia por los versos

que serpentean entre las letras.

Compartir las emociones,

el silencio y la tristeza.

Intuir

en sus palabras

lo que está más allá de la memoria

mucho más allá de la cabeza.

La comunicación humana de la poesía

es un océano

en medio del vacío de la vida.

El agua contenida en los versos,

los versos enroscados en las olas,

las olas envolviendo el universo.

La poesía es el alma del poeta:

Su doctrina.

Su agua, su resuello.

Su pan de cada día.

 

****

¿Y si fuese el miedo el autor de los versos?

El amigo invisible

que habita en los sueños,

el que vive entre acero

mientras llora por dentro,

el que canta en los días de lluvia

porque el agua es dolor y lamento.

¿Y si fueran los versos los hijos del miedo?

Los que ven a lo lejos las escenas de riesgo,

los que temen que el tornado envuelva

los versos libres y los devore

antes de que los lleve el viento.

¿Serán los que hacen

que el trigo germine y se haga alimento?

¿Serán el elixir diario, el vino que bebo?

¿Serán los versos el pan de los sueños?

¿Serán los sueños el universo de los versos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here