Verso de mujer adentro en Blogger. Por Lauren García (05/10/2010).

0
239

Igual que un dulce arañazo de mujer que condena a los crueles achaques de la vida, poesía de entraña femenina que sale de los blogs como una flecha y que retuerce el mundo con una sacudida que espanta el dolor y las medias tintas. Se trata de La manera de recogerse el pelo-Generación Blogger, editado por Bartleby Editores. El libro recoge una muestra de treces mujeres poetas hermanadas por su juventud y su fogoso verso: Silvia Oviedo, Ester García Camps, Gloria Gil Romera, Déborah Vukusic, Lucía Fraga, Ana Vega, Nuria Mezquita, Ana Pérez Cañamares, Cristina Morano, Inma Luna, Begoña Paz, Isabel Bono y Lola Lugo. Además el libro incluye un dvd realizado por Patty de Frutos, que ilustra y recrea el espíritu del libro con una deslumbrante visión creativa. Un cóctel que recae en la utilidad y proyección de la poesía como un imán atrayente hacia el lector. Un fino prendedor contra la vida enquistada.

En el prólogo José Ángel Barrueco se refiere al temperamento de las escritoras sin miramientos: “Poetas al margen, casi todas. Duras. Guerreras. Alternativas. Escriben con el cuchillo entre los dientes y tienen los ovarios bien puestos”. Naturaleza femenina innata e intocable como añade el prologuista: “Las palabras casan con esa delicadeza artesana y natural que poseen las mujeres para agrupar sus cabellos con un prendedor, una goma para el pelo o un simple lápiz”. El antólogo David González alude a la heterodoxia del libro que abandona moldes tradicionales ya que “huye sobre todo de la poesía institucional; en especial de los tópicos temáticos de dicha poesía oficial, apegada aún a la tradición más rancia de la poesía española. La antología propone otras alternativas, otra manera de decir”. Una respuesta al mundo editorial dominante como apunta González “hay muchos amiguismos y poetas mediocres, queríamos reparar en un diálogo y comunicación con los lectores de igual a igual, una poesía que habla de lo que realmente le importa al común del pueblo; son escritoras que defienden al mundo con su poesía”.

La poeta asturiana Ana Vega (1977) resume así el carácter femenino que imbuye el libro: “este libro supone un punto de inflexión importante, no sólo en lo personal y profesional, sino también por todo lo que supone y ha logrado: tejer una especie de red fuerte y firme de mujeres que escriben, que pelean y luchan por sus derechos y libertad. Mujeres que se defienden no con su imagen sino con sus palabras y trabajo. Con mis compañeras de libro he establecido una especie de cordón umbilical difícil de romper”. Para Ana Vega hay un nexo común entre todas las escritoras que es “decir la verdad aunque duela. Y saber encajar golpes. No hay demasiadas discrepancias”. Internet ha hermanado a todas estas escritoras como un fabuloso escaparate, como señala Vega “es una herramienta que hay que saber utilizar, con un poder asombroso y también terrorífico. Dejarte el alma en todo lo que haces y que el tiempo haga su propio trabajo”. 

Para la poeta gallega Begoña Paz (1965) su aportación al libro se resume en “capturar sensaciones. Sí es cierto que tiendo a capturar momentos de dolor, de perplejidad, de esa extrañeza que provoca reconocerse en uno mismo o en el otro. Siempre escribo en gallego y me he traducido al castellano. Sobre la capacidad de Internet para cambiar los cimientos literarios Begoña Paz cree que “hay cierta tendencia a la condensación tanto en poesía como narrativa, porque sigue siendo molesto leer textos largos en pantalla. La brevedad es un valor en alza en este mundo en el que vivimos y no sé si será bueno. A veces, para reflexionar hace falta espacio; como lectora y escritora no me gusta la impaciencia ante libros de gran extensión”.

El blog es un óptimo escaparate para el intercambio de ideas, para que la literatura fluya como argumenta la poeta canaria Ana Pérez Cañamares (1968): “cuando abrí mi blog en el 2006, empecé a subir poemas escritos por mí, y a tantear la opinión de los lectores, lo que me animó a escribir más; mi poesía funcionó muy bien gracias a ese boca a boca. Con este libro he aprendido de la generosidad de las poetas participantes; es una forma de dejar constancia de que los antiguos roles y esquemas en la edición y la distribución comienzan a convivir con formas diferentes”. La etiqueta de poesía femenina no es certera ya que según Pérez Cañamares “es demasiado general. Yo no me siento cercana a cualquier autora, a priori, por ser mujeres ambas. Las mujeres que participamos en la antología escribimos con una honestidad y desgarramiento que rompen clichés que en otras épocas podrían haberse adscrito a la poesía femenina”. Un libro, pues, que expulsa desde sus pulmones aire de mujer que vive con prominencia el  hoy.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here