Slawomir Mrozek, in memoriam. Por Ángel García Prieto. 6/09/2013.

0
249

 

Ha fallecido Slawomir Mrozek

dramaturgo y autor de narraciones inteligentes, divertidas e irónicas
 
Por Ángel García Prieto
 
 
El pasado 15 de agosto falleció en Niza, a los 83 años, el conocido escritor polaco Slawomir Mrozek, que alcanzó la fama internacional como autor dramático y como narrador. Nacido en Borzecin (Polonia) en 1930, hijo de un empleado de correos, estudió arquitectura, orientalismo e historia del arte, según los datos oficiales, pero dedicó apenas unos meses a las dos carreras iniciales y en la tercera se matriculó para eludir el alistamiento militar. Tras trabajar en el periodismo y el dibujo satírico, en 1957 comienza a darse a conocer en la literatura polaca como narrador y dramaturgo. Desde que en 1953 consiguiera su primer estreno con El policía, su obra teatral le llevó al reconocimiento y el éxito en su país y fuera de él, sobre todo con Tango. Durante una primera época no tuvo dificultades con el régimen polaco, pero en 1963, tras la Primavera de Praga se exilia primero en Italia y luego en París, mientras es prohibida su obra en Polonia, para establecerse posteriormente en México, donde vivió hasta hace unos veinte años, para regresar a Cracovia. De él ha dicho el famoso crítico alemán Marcel Reich-Ranicki. “Es un humorista, lo que quiere decir que habla con una seriedad total. Es satírico, lo que significa que ridiculiza el mundo para mejorarlo. Es surrealista, es decir, se interesa por la verdad, pero para hacerla comprensible la transfigura en algo extraño a partir de la realidad más radical. Es un hombre absurdo, que significa que evidencia los contrasentidos para estimular la razón”.    
 
» Es capaz de darle un aire fresco a muchos  
serios problemas de nuestra interioridad
 
Su obra, suficientemente conocida en aquel país y en Francia, comenzó a dar sus primeros pasos entre nosotros a mediados de los años noventa. El escritor catalán Quim Monzó conoció algunos relatos que Mrozek había publicado en el semanario The European, y se interesó por su narrativa, para que se hiciese posible la edición en España de sus libros, entre los que destacamos estos tres:
 
La vida difícil (Ed. Sirmio y Ed. Acantilado) es una asombrosa divertida e inteligente colección de treinta y siete irónicos cuentos que forma el adelanto editorial de la obra de este autor polaco en nuestro país. El sarcasmo, la parodia, la ironía y el humor se conjugan con oportuna tranquilidad en una heterogénea muestra de breves relatos, en los que la trasgresión, la caricatura, la fábula se dan cita para mostrar, con una buena dosis de humor y frescura, una aguda crítica a muchos problemas humanos que plantea la irracionalidad de determinadas costumbres, las limitaciones de la vida o simplemente las contradicciones inherentes a nuestra existencia. Algunos cuentos parodian el adoctrinamiento comunista que sufrió Polonia después de la II Guerra Mundial, otros se refieren a las siempre fascinantes y problemáticas relaciones amorosas entre hombres y mujeres, en alguno se critica la vanguardista experimentación genética, hay una serie de ellos basados en tradicionales relatos como los de Caperucita Roja y la Bella Durmiente… Mrozek consigue que nos riamos de todo, es capaz de darle un aire fresco a muchos serios problemas de nuestra interioridad y analiza con elegante socarronería muchos usos sociales establecidos.  
 
» Analiza con elegante socarronería  
muchos usos sociales establecidos
 
El árbol (Ed. Quaderns Crema y Acantilado) es una colección de 42 relatos muy breves – la mayoría no pasan de dos páginas – y como los anteriores son cuentos críticos, irónicos, en ocasiones francamente divertidos y cómicos, con los que el autor es capaz de llegar al fondo de los aspectos más absurdos de la vida, o a reírse del despotismo de las presiones sociales, los juicios categóricos sobre las imposiciones del progreso, o tantas situaciones que llevan anejas una cierta sombra de ridículo.
 
Juego de azar (Ed. Acantilado), es otra serie de relatos, muy brillante y divertida, en la misma línea las anteriores.  

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here