Reseña del último libro de Paco Velasco

0
168

 . Francisco Álvarez Velasco. Gijón. La Buena Letra. 19.4.18

Por Aurelio González Ovies

Este libro que Paco Velasco nos brinda sirve ante todo para demostrarnos, una vez más, la magnífica capacidad  del autor para la recreación poética del lenguaje del niño, trabajando siempre con natural brillantez el ritmo y esas elementales estructuras típicas de la lírica ‘romántica’ más rica y las conocidas cantinelas de todos los tiempos.

 

Engarzado con ingeniosa habilidad e Ilustrado con mimo y con una belleza tierna e inocente, esta perfecta y polifónica conjunción se amolda a todas las clasificaciones que suelen hacerse de este tipo de literatura, por llamarla de alguna manera, popular. “Tres tigres per un trigal”, además de ser un trabalenguas rimado, en su mayoría en hexasílabos, es susceptible de convertirse en un cantar de amor, un cantar de naturaleza, una endecha de faena, una letrilla de fiesta y juego o hasta un cantar humorístico.

Es además una copla unitaria, que a la par que comporta gran carga psicológica, al modo de las mejores piezas de antaño, nos habla de las épocas de la vida humana, de la historia acotada de un ciclo anual: primavera de alegría y goce, verano de catástrofe y otoño-invierno de esperanza. Una historia infantil, y por infantil quiero referirme a oral y por oral quiero que entiendan aquello que es irreductible ni clasificable por edades (niñez/madurez), pues su edad es la que corresponde a la fantasía o la imaginación.

Un libro, ya lo comprobarán ustedes, que ha de servirnos en contextos muy distintos y con fines muy diferentes: mudarse en nana, utilizarse como adivinanza, interpretarse como canción escenificada o por supuesto valernos de trabalenguas, su aspecto primerizo. Una composición, en cualquier caso, que nos pone tanto en el lugar del niño que escucha como en el del mayor que narra, entablando entre ambos una real y eficaz comunicación. Todo un ejercicio intelectual, y en cada ilustración un hechizo naïf con constantes juegos de palabras que nos magnifican los campos significativos y nos compilan expresiones sonoras de ilógica significativa. Léanlo, obsérvenlo, pues como les comentaba, en cada pincelada de Josefina Junco fluye como un ambiente de sueño indígena, como la sensualidad misma de la naturaleza, como la armonía intacta de los primeros visos de la infancia. Paco nos adentra e inaugura, con estos tigres mutantes, en la lírica popular moderna.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here