Espías en la sombra: Mujeres de armas tomar. Por José Havel. 15/04/2009

0
53

 

Mayo de 1944. Resistente francesa contra la ocupación nazi como francotiradora, Louise Desfontaine (Sophie Marceau) decide abandonar Francia tras morir su marido en una celada contra los alemanes. En Gran Bretaña se encuentra con su hermano Pierre (Julien Boisselier), quien la capta para el Special Operations Executive, servicio secreto de inteligencia y sabotaje dirigido por Churchill. Como miembros de la “Sección Francesa” del SOE, ambos reciben el encargo de formar un comando femenino que deberá infiltrarse en un hospital alemán de Normandía para realizar allí acciones que faciliten el desembarco aliado en el Día D, además de rescatar a un agente británico caído en manos de los alemanes y eliminar al coronel Heindrich (Moritz Bleibtreu), jefe del contraespionaje nazi. Las mujeres de dicho comando tienen que ser elegidas especialmente según las necesidades específicas de la operación. En el reclutamiento cualquier medio es válido: mentiras, chantaje, anulación de penas capitales… Las compañeras de misión de Louise y Pierre serán la ex prostituta condenada a muerte por asesinato Jeanne (Julie Depardieu), la bellísima cabaretera Suzy (Marie Gillain), antigua amante de Heindrich, y la joven experta en explosivos Gaëlle (Déborah François); su enlace, la aristócrata judía italiana María (Maya Sansa). Cinco mujeres lejos de ser heroínas antes de la guerra, pero que durante ésta llegarán a serlo.

Parece que, por fin, Jean-Paul Salomé ha conseguido realizar el filme popular y eficaz que llevaba queriendo hacer desde hacía tiempo. Luego de las más que simpáticas películas de aventuras La máscara del faraón (2001) y Arsène Lupin (2004), la primera de ellas también protagonizada por Sophie Marceau, el cineasta francés ha encontrado el tono general justo para entrecruzar un gran tema histórico para debatir en animada tertulia (como es el lugar-papel de la mujer durante la Segunda Guerra Mundial) y la tensión dramática efectiva. La maquinaria narrativa –y novelesca, en el buen sentido del término— de Espías en la sombra funciona a buen rendimiento. El suspense no abandona nunca, siempre esta ahí, presente sobre todo en las secuencias de acción, como el golpe de mano en el hospital normando, gracias al cual se exfiltra al agente inglés herido, o la emboscada en la estación de metro, con miras a abatir al coronel Heindrich. Ambas son sencillamente impecables.  Con sus intérpretes principales, todas en estado de gracia, Jean-Paul Salomé consigue insuflar vida verdadera a cinco protagonistas carismáticas y bien diferenciadas, cada una con su particular herida interior. Poco acaban importando las notas falsas, que alguna hay, en este concierto globalmente bien orquestado. Espías en la sombra ofrece en generosas dosis aquello que precisamente el espectador va a buscar en ella: entretenimiento de calidad al clásico estilo, sin nada que envidiar a las producciones hollywoodienses de similar estilo, antes al contrario. La de Salomé es una buena, muy entretenida película; el más vibrante filme actual sobre la Segunda Guerra Mundial después de El libro negro (Paul Verhoeven, 2006).

 

ESPÍAS EN LA SOMBRA (Les femmes de l’ombre). Francia, 2008. Dirección: Jean-Paul Salomé. Guión: Jean-Paul Salomé y Laurent Vachaud. Música: Bruno Coulais. Fotografía: Pascal Ridao. Montaje: Marie-Pierre Renaud. Intérpretes: Sophie Marceau (Louise Desfontaine), Julie Depardieu (Jeanne Faussier), Marie Gillain (Suzy Desprez), Déborah François (Gaëlle Lemenech), Moritz Bleibtreu (Karl Heindrich), Maya Sansa (Maria Luzzato), Julien Boisselier (Pierre Desfontaine), Vincent Rottiers (Eddy), Volker Bruch (teniente Becker), Robin Renucci (Melchior)… Duración: 116 minutos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here