Preludio de fuego, de Esteban Greciet. Por Ángel García Prieto (13/10/2009).

0
150

Esteban Greciet,

Preludio de fuego,

DG Edições, Linda-a-Velha (Portugal), 2009.

115 páginas.

12 euros.

 

Esteban Greciet, hijo de asturianos nacido en Santa Clara de Cuba, vive desde hace años en Oviedo, después de una dilatada carrera periodística en la que ha llegado a ser colaborador de los diarios ABC, Arriba e Informaciones y director de otros medios informativos en Asturias, Valladolid, Cuenca y San Sebastián. Columnista de varias publicaciones asturianas, tiene en su haber catorce libros de ensayo y narrativa, entre los que se pueden destacar las novelas Mientras fue verano (KRK, 2000) que obtuvo el premio Casino de Mieres el mismo año de su publicación y La lámpara roja (DG Edições, 2008).

Preludio de fuego es una novela corta sobre la Revolución de Octubre del 34, con el escenario principal de Oviedo, ciudad que fue asaltada por varias columnas armadas paramilitares de trabajadores de izquierdas de las cuencas mineras, en un contingente diez veces superior a los militares, guardias y voluntarios civiles que constituía la guarnición de la capital del Principado. El relato describe con crudeza y con datos históricos los acontecimientos dramáticos que causaron más de tres mil muertos y heridos, la enorme destrucción y desolación de una buena parte de la ciudad y la dinámica de revuelta para conseguir un estado de dictadura del proletariado, finalmente sofocada por unidades del ejército de la República provenientes de otras regiones de España. Además de personajes históricos que en la narración personifican hechos reales, el autor ha añadido otros de ficción , que por tratarse de una novela corta no dejan de ser sólo casi figurantes de una leve trama para dar mayor tensión literaria y humanizar una crónica de acontecimientos. Son dos familias que se entrecruzan con sus ideas, intereses, sentimientos, prejuicios sociales e instintos de supervivencia el maremágnum de persecución, atropello, violencia y confusión provocada por dos semanas revuelta. Al fondo quedan bien claras las razones políticas, el idealismo o fanatismo, la rudeza y los extremismos que desde la capital de España movían unos políticos que hoy pueden valorarse gracias también a esta elocuente, brillante, oportuna – al fin y al cabo se cumple ahora el septuagésimo quinto aniversario de la revolución -, sencilla, y apasionante novela. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here