La isla de los abandonados, de Marius Holst: Sombría y fascinante. Por José Havel. 19/10/2012.

0
149

Sombría y fascinante

La isla de los abandonados, de Marius Holst

Por José Havel

 

A modo de corolario a la trama argumental, ya cerrada, al final de La isla de los olvidados irrumpen en pantalla unas filmaciones históricas, en blanco y negro, que muestran a adolescentes marchando en formación, recogiendo trigo, removiendo piedras. En medio de esta última actividad la imagen se congela sobre uno de esos muchachos, quien, en segundo término del plano, aparece con la cabeza vendada y el rostro tumefacto. Él, ellos, los chicos de las imágenes a las que aludo, son internos verídicos de la Institución Bastøy. Situado 75 km al sur de Oslo, en la isla de Bastøy que le da nombre (una ínsula de 2,6 km cuadrados), este centro de internamiento estatal para huérfanos y jóvenes delincuentes funcionó de 1900 a 1953.

Los orígenes del correccional datan de una decisión del parlamento noruego destinada a ayudar a niños abandonados por sus padres, con la idea de proporcionar una educación correctora más que punitiva, por lo que el reformatorio de Bastøy fue considerado en su día como un modelo a seguir en cuanto a política de reinserción social. Hasta que precipitaron su cierre irregularidades de toda clase: malversaciones y castigos físicos cruentos aparte, los internos más fuertes se veían sometidos a trabajos forzados —en realidad, se les explotaba como mano de obra barata—, mientras que los más débiles suponían presa fácil para abusos sexuales impunes. Lo peor de todo era que la fuga resultaba imposible en aquella isla. Sólo podía salirse de allí con la firma del director.

La isla de los olvidados, estrenada en España con dos años de retraso, da muy documentada cuenta de lo acontecido en la institución escandinava. Ambientado en 1915, este notable filme de Marius Holst sabe tomarse su tiempo en la narración de los acontecimientos previos al esperado motín de los jóvenes ‘humillados y ofendidos’ frente a las formas arbitrarias, absurdas y desproporcionadas de la autoridad. Todo ello se expone a través de una gélida fotografía de cromatismo atenuado, cuya baja temperatura casi corta el aliento, tanto como desazona la no menos fría pintura tenebrista de los espacios interiores, con el noruego Edvard Munch y el danés Vilhelm Hammershoi de principales referencias.

Bajo las medidas punitivas, oficialmente infligidas a los menores en nombre de la moral burguesa que aboga por reconducirlos por el buen camino mediante la educación, se transparentan la voluntad de poder y dominación que mueven a los vigilantes tras la máscara de una hipocresía abyecta. La recreación minuciosa de un internado correctivo de comienzos del siglo XIX no tarda en cobrar valor alegórico acerca de los juegos de poder tejidos sobre la opresión y los crímenes más viles. Y se agradece que el riguroso largometraje de Holst lo haga sin sucumbir a la molicie de las soluciones previsibles, corrientes en este tipo de metáforas simbólicas.

Hoy, tiempos nuevos, tiempos no tan salvajes, la isla de Bastøy alberga una prisión experimental, la primera cárcel ecológica del mundo, con capacidad para 115 reclusos. El equipo de empleados dirigido por el alcaide consta de 69 empleados, de los cuales solamente 5 pernoctan intramuros. Los presos son alojados en cabañas de madera y trabajan en la granja del centro penitenciario; durante su tiempo libre pueden practicar la equitación, la pesca, el tenis y el esquí de fondo. Nadie quiere fugarse ya.

 

LA ISLA DE LOS ABANDONADOS (King of devil’s island / Kongen av Bastøy). Noruega/ Francia/ Suecia/ Polonia, 2010. Dirección: Marius Holst. Guion: Dennis Magnusson y Eric Schmid. Fotografía: John Andreas Andersen. Música: Johan Söderqvist. Montaje: Michal Leszczylowski. Intérpretes: Stellan Skarsgård (Bestyreren), Benjamin Helstad (Erling/ C-19), Kristoffer Joner (Bråthen), Trond Nilssen (Olav/ C-1), Morten Løvstad (Øystein), Daniel Berg (Johan), Magnus Langlete (Ivar / C-5). Duración: 120 minutos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here