El parque dos poetas, por Ángel García Prieto. 23/01/2011

0
131

EL PARQUE DOS POETAS

 

 
 
Oeiras es un concejo de más de ciento sesenta mil habitantes ya sin solución de continuidad con Lisboa, donde el río Tejo confluye con el Atlántico. Su Forte de São Julião da Barra, -que en la actualidad es la residencia del Presidente de la República- constituía antaño con la Torre do Bugio, construida en el s. XVI en medio del cauce del río, un sistema artillero para cruzar fuego y defender la entrada del estuario del Tejo.
Oeiras alza modernas construcciones, shoppings, parques empresariales y confluentes vías de comunicación de la gran Lisboa. Pero también guarda y mima nobles e históricas edificaciones como es el Palacio del Marqués de Pombal -también Conde de Oeiras- que fue primer ministro del rey D. José y reconstructor de Portugal tras el terremoto de Lisboa en 1755.

 

 

Rodeado de un precioso jardín, al que hoy separa una calle y se ha hecho público, el palacio es una construcción rica del s. XVIII en el que destacan sus azulejos y estucos que adornan salas y capilla, así como por dependencias de la quinta que evocan la vida de una gran propiedad agrícola de aquella época. La Fábrica de Pólvora de Barcarena es otro espacio paisajístico y de recreo cercano, que alberga el museo de una antigua fábrica de pólvora reconstruida.
Hay algunos otros monumentos artísticos e históricos, pero quizá sea muy destacable el moderno Parque dos Poetas. Aunque no ha alcanzado aún su total desarrollo según el proyecto, en la actualidad ya abre diez hectáreas de jardines, fuentes, plazas y alamedas en una colina desde la que se avista el mar.
 
Allí se recuerdan algunos de los más famosos poetas portugueses del s. XX, como Fernando Pessoa, Sophia de Mello Breyner Andersen, Florbela Espanca, Teixeira de Pascoaes, Natalia Correia, Eugenio de Andrade y Rui Belo, entre otros. La notable obra artística del escultor Francisco Simões representa a cada uno de estos poetas con su estatua de piedra, en un jardín con forma de pétalo que lleva su nombre y en cuyo pavimento se ha esculpido un significativo poema del autor. El paseo, en un paisaje lleno de luminosidad, con ese ambiente abierto entre el jardín y la poesía se hace una visita deliciosa, que permite recordar, una vez más, que Portugal es una tierra de poetas.
 
Ángel García Prieto es escritor y psiquiatra.   
                                                                                               
 
 
 
 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here